10 Errores Fotográficos Muy Habituales Y Cómo Evitarlos

En ocasiones, la mejor forma de continuar mejorando en esto de la fotografía es identificar claramente nuestros errores y la forma de evitarlos para así no volver a caer en ellos. De lo contrario, de forma periódica es posible que caigamos en ellos y no sepamos cómo poder superarlos y dejarlos atrás.

En el artículo de hoy vamos a ver 10 errores cuya aparición en las imágenes de aquellos a los que nos gusta este arte ha supuesto, y a menudo supone, un obstáculo para mejorar nuestros resultados fotográficos. Y, lo más importante, no sólo vamos a ver los errores, vamos a ver cómo ponerles remedio, ¿qué te parece?

#1 Olvídate Del Centro De La Imagen

Existe una tendencia natural a ubicar al protagonista de nuestra escena en el centro geométrico de la imagen. Pensamos que así le dotamos de una mayor importancia en nuestra imagen. Esto, salvo en composiciones simétricas, no es muy apropiado. ¿O es que no has oído hablar de la regla de los tercios?

¿Qué debemos hacer? Muy sencillo, en lugar de situar al sujeto principal de nuestra imagen en el centro de ésta, debemos buscar situarle en una de las líneas o bien puntos fuertes del encuadre. ¿No sabes qué es esto? Descúbrelo en este sencillo artículo sobre la regla de los tercios.

#2 Da Aire Y Espacio A Tu Composición

Otro punto en el que solemos caer es en el de centrar excesivamente nuestro encuadre en el sujeto a fotografiar, con lo que "asfixiamos" a éste dentro de la composición. Es cierto que para determinadas tomas, como, por ejemplo, el retrato, o la fotografía macro se recomienda rellenar el encuadre. Sin embargo, piensa en otras situaciones en la que se muestra a un sujeto en movimiento, ¿no crees que en ese tipo de tomas deberíamos dejarle algo de campo libre en nuestras imágenes?

¿Qué debemos hacer? Existe una regla conocida como regla del movimiento y una regla hermana que es la de la mirada, que hablan de la necesidad de ofrecer esta porción de imagen para que el sujeto tenga espacio en nuestra escena. Por otro lado, existe también un concepto conocido como espacio negativo que, precisamente, también recoge esta necesidad de dejar espacio en nuestras fotografías para dar más fuerza al protagonista de la imagen, o incluso para convertir a este espacio en el protagonista de la misma.

#3 Elige Bien El Balance de Blancos

Aunque a los humanos nos resulta sencillo determinar el blanco en una escena, para nuestra cámara no es fácil y por eso tenemos que darle información sobre el tipo de iluminación que está presente en la imagen y, en función de este tipo de iluminación, la cámara podrá "interpretar" adecuadamente el blanco y devolvernos colores adecuados.

Si lo hacemos de forma incorrecta y, por ejemplo, seleccionamos un balance de blancos para un día soleado cuando, en realidad está nublado, nuestra imagen se teñirá de una dominante azulada. Sé que muchos configuramos el balance de blancos en modo automático, tampoco es solución, pues nuestra cámara puede tomar una decisión equivocada.

¿Cómo resolverlo? En primer lugar, dispara siempre en RAW para poder variar el balance de blancos sin pérdida de información en la postproducción de la imagen. En segundo lugar, ayúdate de elementos como tarjetas de grises o de color para un adecuado balance.

#4 No Sobreexpongas o Subexpongas Tus Imágenes

Decíamos que la cámara no sabe determinar el blanco a nivel de color, pero lo cierto es que tampoco sabe determinarlo a nivel de exposición. De hecho, nuestra cámara, como ya hemos contado en más de una ocasión, busca una exposición adecuada para lo que se conoce como gris medio.

Para aquellas imágenes que no ofrecen en promedio una respuesta similar a la que devolvería una escena completamente formada por este color, la cámara va a cometer un fallo. Son muchas las situaciones en las que sucede, créeme, y en las que, por tanto, tendremos que ayudar a nuestra cámara.

¿Cómo resolverlo? Haz uso de los ajustes de compensación de la exposición que ofrece tu cámara, vigila el histograma tras cada fotografía y procura evitar tanto quemar luces, como empastar sombras. Si el rango dinámico de tu cámara no permite proteger tanto sombras como altas luces, expón para altas luces, pues nuestros ojos son más tolerantes a las sombras empastadas que a las luces quemadas.

#5 Enfoca Sobre El Punto de Interés

Por muy bien pensada que esté la composición de la escena que estés fotografiando, sabes que nuestros ojos sólo podrán "descansar" sobre aquellos sujetos que estén correctamente enfocados y nítidos.

Imagina que has realizado una imagen en la que es respetado lo comentado en el primer consejo sobre la regla de los tercios, pero cuyo enfoque no ha sido realizado correctamente y, bien presenta cierta trepidación, bien no es lo suficientemente preciso. El resultado será que quien observe la fotografía no obtenga la misma satisfacción que si el centro de atención estuviese perfectamente nítido.

¿Cómo resolverlo? En primer lugar hay que conocer todos los modos de enfoque que ofrece nuestro equipo, garantizar que existe suficiente contraste sobre la superficie que se pretende establecer el plano de enfoque, hacer zoom sobre el plano de enfoque para garantizar un enfoque correcto, utilizar un tiempo de exposición adecuado en función de la focal y del movimiento del sujeto y por último, mantener una adecuada posición y controlar la respiración, para, por último, realizar un buen disparo.

#6 Busca Un Buen Fondo

Cuando vamos a tomar una fotografía, nos centramos en el protagonista, aquello sobre lo que llamaremos la atención del espectador y, una vez que lo tenemos claro, tendemos a buscar disparar rápidamente. Sin embargo, esto conlleva no pensar que el fondo de la composición puede arruinar el primer plano, por muy bueno que sea éste, sino trabajamos también en lograr un fondo apropiado.

¿Cómo resolverlo? Muy sencillo, una vez que tengas claro el sujeto principal de la composición, olvídate de él y céntrate en limpiar el fondo, suavizarlo y adecuarlo para que el protagonista tenga aún más protagonismo si cabe. Para ello, muévete, varía el ángulo de la toma, la dirección de la misma, o incluso actúa sobre el fondo si tienes la posibilidad.

#7 Consigue Un Horizonte Recto

Este error también suele originarse por centrarse excesivamente en el sujeto principal de la composición y olvidar que es más que recomendable que la línea del horizonte esté recta. Pues, de lo contrario, generará cierta ansiedad en el observador al dar una sensación de desequilibrio. Ojo, a veces puede buscarse esto, pero en esos casos el desnivel del horizonte suele ser importante.

¿Cómo resolverlo? Trata de resolverlo en el momento de tomar la fotografía mediante niveles físicos o electrónicos (algunas cámaras ofrecen esta funcionalidad en el display) o, si ya es demasiado tarde, endereza la fotografía en el prostprocesado.

#8 Simplifica Tus Imágenes

Éste es otro error habitual: tratar de incluir multitud de elementos en la fotografía. Bien porque hay muchos en la escena, bien porque resulta difícil separarlos del objeto al que se quiere dar el verdadero protagonismo en la imagen. Estas situaciones originan que ante fotografías muy "pobladas" el resultado no sea bueno y no sea fácil "leerlas".

¿Cómo resolverlo? Al igual que decíamos con el consejo sobre la simplificación del fondo, es importante trabajar en aislar al verdadero protagonista mediante el cambio del punto de vista, la variación del encuadre o focal, la reducción de la profundidad de campo, etc. El caso es lograr reducir el número de elementos en la imagen, o bien difuminar aquellos objetos que resulten secundarios.

#9 Busca Profundidad Para Superar La Bidimensionalidad

Este error no es fácil detectarlo sin la debida experiencia, aunque cuando te lo cuentan, empiezas a darte cuenta de que, efectivamente, hay que superar la limitación que impone la fotografía: sólo son dos dimensiones. Y estamos tratando de reflejar una escena cuya realidad está formada por tres dimensiones.

¿Cómo resolverlo? Para lograr acercarnos a esa tridimensionalidad podemos hacer uso de focales cortas que refuerzan la perspectiva, situar objetos en distintos planos de la imagen, emplear líneas que ayuden a quien ve la fotografía a recorrerla en esa tercera dimensión que buscamos reflejar, etc.

#10 Analiza La Luz De La Escena Antes De Disparar

De nuevo un error que cometemos al centrarnos en el sujeto a fotografiar y no considerar elementos fundamentales para el resultado final como es la luz de la escena. Cuando hacemos esto puede que retratemos un momento único, que esté bien enfocado, incluso que el fondo no esté mal, pero si la luz no ha sido cuidada tendremos un problema: es posible que no tengamos una exposición homogénea, o que tengamos un sujeto iluminado de forma irregular.

¿Cómo resolverlo? Sin duda, la forma de evitar esto es prestar mucha atención a la luz antes de la fotografía y buscar variar la posición del sujeto, o bien modificar esta luz (con difusores, por ejemplo), o complementarla (con flash de relleno, reflectores, etc.)

¿Algún Otro Error Y La Forma de Resolverlo?

Dicho esto, es tu turno de aportar el #11, o bien de proponer otras alternativas para resolver alguno de los errores mencionados. Que seguro que tienes soluciones alternativas, ¿a que sí?

Y, por supuesto, ahora ya no podemos seguir cometiendo estos 10 errores, sino que debemos tratar de aplicar los consejos indicados para obtener mejores fotos.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Pablo_Baeza dice:

    Interesante artículo. No llamaría errores a tendencias compositivas que van de la mano de nuevas corrientes artísticas. La regla de los tercios cada vez va perdiendo adeptos y con justificada razón. Los ángulos aberrantes (mal llamado “holandés”) también va tomando valor en la composición, por lo que eso de horizontes alineados es una alternativa más que un “adecuado” o “inadecuado”. Eso en mi humilde opinión.
    Algo similar ocurre sobre lo de poner el foco en el punto de interés, que hace décadas ya no es regla obligatoria (a veces rechazada) en temas de fotoperiodismo de alto impacto o la fotografía de ensayo y autoral.
    Saludos.

  2. Totalmente de acuerdo con Pablo. La fotografía se ha popularizado tanto y las técnicas han evolucionado hasta tal punto que ya no existe el concepto de “error”. La componente subjetiva es de tal calibre que han desaparecido los cánones. Hoy en hoy lo que a unos nos parece una aberración a otros les parece una obra de arte. Y no tiene nada de malo.

    • Gracias a Pablo y a ti por estos comentarios, sin duda, sirven para aportar la necesaria reflexión sobre la evolución que ha sufrido la fotografía en los últimos tiempos.

      Aunque, quizás, los puntos comentados en el artículo aseguran una foto con más probabilidades de ser considerada “buena” o “correcta”, que otra en la que no se sigan. Ésta última, como bien comentáis, es posible que sea más rompedora, pero quizás su consideración positiva deba estar sometida a otros factores menos controlables por el fotógrafo.

      ¿Qué opináis?

  3. Para mi la #11 es que no hay reglas, sino conceptos. Lo digo más por la #1 que por el resto, que creo que es muy acertado el recordar ciertas pautas que ayudan para hacer que una foto tenga el interés que queremos expresar.
    La composición es fundamental y todo ello lleva a que sea el atractivo de una foto

  4. lordmilius dice:

    No cabe duda de que las normas están para romperlas , pero para hacer nueva cocina primero hay que conocer la clasica ,no se pueden romper esquemas que no se conocen , primero aprende estos conceptos básicos y entonces podrás cambiar los esquemas en busca de nuevas formas de expresion fotografica …pienbso yo

  5. LoiX dice:

    La primera foto se salta la regla número 2, deja respirar.

  6. salvador1 dice:

    Muy bien, hasta ahora lo mejor encontrado. Para mi es necesario la suscripción a Premium.

  7. DZoomPablo dice:

    Muy interesante artículo… Muy bien explicado y escrito. Al mismo tiempo me parece muy atinada la observación de Pablo_Baeza. No obstante a mí se me ocurre una “hipótesis en el camino” por decirlo de algún modo… Creo que romper las reglas y lograr una obra artística de valía implica un desafío mucho mayor que hacerlo desde reglas preestablecidas. Digo esto sin perder de vista la subjetividad que implica la evaluación de algo como artísticamente bueno o malo (Esto es siempre discutible, aunque en lo personal creo que hay ciertos patrones mínimos). Entiendo que estos son buenos elementos que nos pueden ayudar a los fotógrafos aficionados, para luego ir tras la alternativa de romper las reglas; que por cierto es sumamente atractivo porque tiene la cuota de riesgo que encierra ir por otros caminos. Como siempre, sumamente enriquecedor como todos sus artículos; y además interesante la interacción de comentarios. Buen comienzo de año para todos; saludos desde Argentina.

Opina