¿Cómo Crear Fotos de Comida que Resulten Apeticibles?

Cabecera-(3)

La peor foto es aquella que mata la realidad cuando realmente se busca lo contrario. Esto ocurre especialmente en la fotografía gastronómica, la de comida de toda la vida.

Nada tienen que ver el encuadre, la calidad de la luz, el ángulo de esta, la perspectiva…; todos ellos son valores añadidos que resultarán, en caso de sumar, en una fotografía que triunfará. Lo que aquí importa es la textura y la reproducción fiel del color. ¡Ah, y el enfoque! Mejor dicho, la zona enfocada. Estos no restan, si no están presentes no hay foto buena. Excluyo las expresiones fotográficas en nombre del arte.

Foto-1

¿Cómo se Atreven a Comer lo que Fotografían?

Me espanto cuando veo gente dispuesta a ingerir lo que parecen –a juzgar por las fotos que publican- productos, ya no de dudosa calidad, sino directamente en mal estado. Todos parecen salivar ostensiblemente dedicando, no pocos elogios, al fotógrafo, a la comida y a los locales. Sinceramente, viendo las fotos, ni me planteo pisarlos.

Siendo honestos, cabe matizar dos cuestiones innegables: que la gente sigue viva tras comerse lo que fotografía y que los restaurantes, bares, taperías…, de los cuales se muestran los platos que la gente dice comerse, todavía no han sido cerrados por Sanidad. Así pues, hemos de concluir que muchas de las fotografías compartidas en las redes sociales no son un fiel reflejo del plato.

En fin, todo resulta un tanto extraño.

Foto-2

La Lista de la Compra

La fotografía de alimentos es un mundo aparte dentro del mundo de la fotografía, un arte en sí misma, que va ganando adeptos. Sea cual sea el interés que os mueva, compartir el momento, obtener un recuerdo, conseguir una imagen para la publicación de un blog…, considero importante esforzarse para conseguir la imagen más fiel posible.

Las fotografías que se muestran en publicaciones culinarias y en muchos restaurantes, han sido realizadas por fotógrafos profesionales, además en ocasiones, de primer nivel. Fotógrafos que comparten protagonismo con estilistas de comida, sí, cuyo cometido es conseguir que los platos luzcan de la mejor forma posible.

Tanto es así que muchos cocineros famosos tienen un fotógrafo trabajando a tiempo completo para ellos, dedicados en exclusiva a fotografiar sus platos para, posteriormente, utilizar esas fotos para su promoción.

Por tanto, ya tenemos alguna pista de lo que podremos, o no podremos, obtener. Quien piense que con su móvil será capaz de acercarse a la calidad de las mencionadas fotos, casi con certeza, puedo afirmar que verá sus expectativas defraudadas.

a

Por consiguiente, las claves principales para obtener fotografías de comida apetecibles, pasan por imitar lo que hacen los profesionales.

  1. En la fotografía profesional de alimentos se utilizan productos que no son comestibles, los cuales están orientados a mejorar el aspecto de los alimentos fotografiados y a evitar aquellos que se deterioran rápidamente. No ocurre así en los restaurantes, donde la buena presencia depende únicamente de las habilidades del personal y de la calidad de los alimentos. La foto debe de realizarse inmediatamente, una vez que nos han servido.
  2. La iluminación profesional está muy estudiada y controlada, tanto si es natural como artificial. En los restaurantes encontraréis tantas posibilidades de iluminación como locales. La iluminación que generan los focos de los locales, raras veces tiene la consideración de idónea.
  3. Los equipos que utilizan son profesionales, no hacen fotos con la cámara de un móvil, ni siquiera con la del último modelo comercializado.
  4. Se usan reflectores, espejos y otros complementos, para conseguir llevar la luz allí dónde se necesita. Tened en cuenta que en muchas ocasiones se utilizan contraluces o luz lateral.
  5. Usan un trípode, lo que permite trabajar son ISO's bajas y profundidades de campo adecuadas, evitando además, la trepidación. Hay locales oscuros como cuevas, donde la exposición requiere el uso de ISO elevada, grandes aperturas y velocidades lentas.
  6. Fotógrafo y cocinero trabajan sincronizados. Los platos se sacan cuando ambos están preparados. Las salsas, aliños, etc, se añaden en el último momento para dar una apariencia de recién preparado.
  7. Algunos alimentos pierden sus cualidades fotogénicas a los pocos minutos de ser emplatados, por ejemplo la pasta. Haz las fotos lo antes posible.
  8. Y por supuesto, las fotos son procesadas antes de ser expuestas.

Si al llegar hasta aquí, todavía no has desistido de hacer fotos en restaurantes, te voy a explicar lo que hago yo cuando decido hacer fotos de lo que como, fuera de mi casa.

Foto-3

Las Principales Consideraciones

Convirtiendo los puntos anteriores en requerimientos, ya estarían enunciadas. ¿Cuántos de ellos podéis cumplir cuando vais a cenar a un restaurante? Si digo uno o dos no me equivoco mucho.

  1. Si tienes una réflex, úsala. Su sensor de mayor tamaño ofrecerá mejor resultado en el tratamiento del ruido y en el manejo de las ISO's elevadas.
  2. Es fundamental respetar al máximo texturas y colores. Así, el ajuste preciso del balance de blancos es importante, evitando –por ejemplo- que el pulpo adquiera una tonalidad amarilla o verdosa, sinónimo de que no está bien.
  3. Si las luces del restaurante no rinden todo el espectro cromático se producirán dominantes de color que afectarán a los colores de los alimentos. En muchos casos, tienen difícil, incluso imposible, corrección.
  4. Si vas a usar tu móvil o una cámara compacta, debes de saber que en condiciones de baja iluminación la calidad que ofrecen es escasa y que generarán mucho ruido. Hoy existen smartphones con cámaras con aperturas de f/1,8 (el mío, je,je) lo que está francamente bien, pero no es suficiente en muchas ocasiones porque la ISO necesaria es elevada. Por tanto, intenta que la luz no le llegue totalmente a contraluz, mejor lateral.
  5. Continuando con los Smartphones, sujétalo bien, porque bajará tanto la velocidad que tendrás riesgo de trepidación. Es fácil encontrar velocidades por debajo de 1/30.
  6. Siempre que puedas, mientras tengas luz natural, elige sentarte al lado de una ventana. Tendrás más luz. La única precaución es situar el plato fuera del alcance de los rayos solares.
  7. Con la luz natural también se pueden introducir algunas dominantes de color indeseadas si, por ejemplo, la luz llega tamizada a través de un toldo o de unas cortinas de color.
  8. Puedes girar el plato para buscar el mejor ángulo, no te quedes con la posición en la que el camarero te ha dejado el plato.
  9. Apaga el flash de la cámara, de cualquier cámara, incluido el móvil. Si no hay luz suficiente no hagas la foto, disfruta de la comida, y no incordies al resto de comensales.
  10. Procesa la foto: un poquito de luz aquí, algo de saturación, un ajuste preciso del balance de blancos, un poquito de relleno a las sombras, quizá un poco menos de contraste, un pelín de nitidez y un marco delicado, harán que la foto luzca mejor. Hay muchos programas de edición, pero si hablamos de móvil, a mí me gusta SnapSeed. ¡Nada de filtros!
  11. Sobre la perspectiva, encuadre, formato… hay mucha literatura en internet. Quizá en otro artículo me decida a hablaros sobre ello.

Resumiéndolos todos en uno: recuerda que el interior del pulpo es blanco, ni verde ni amarillo. Si presenta alguno de ellos, no lo comas y si no puedes conseguir una foto de él con su interior blanco, haz fotos alternativas, del local, de los cubiertos, de los muchos detalles que cualquier local ofrece.

Foto-5

Para Finalizar

Muchos locales venden una imagen cuidada, de presencia exquisita, con productos de primera calidad y preparaciones de alta cocina, con meticulosos emplatados y, muchos de ellos, con chefs de primer nivel. Si has quedado satisfecho, ayuda al restaurante.

Se honesto si no has sido capaz de hacerle justicia al plato y avisa a tus lectores indicando que el plato real presenta un aspecto mejor del que muestra la foto. Diles que había poca luz, o que una dominante de color arruinó la toma. Haz buenas fotos: tus lectores lo agradecerán, pensarán que su aspecto es saludable y se plantearán seriamente ir al restaurante.

Me sorprende que los restaurantes todavía no se hayan planteado prohibir las fotos que se realizan de sus platos. Sé que es un tema controvertido, ya que existen derechos por ambas partes, local y comensal, difíciles de dirimir. Pero hay un aspecto claro, un restaurante vende comida y la imagen de lo que vende debe de ser adecuada a su nivel y pretensiones. Y en muchas ocasiones, las fotos que se suben a las redes sociales no lo son. Hasta qué punto favorecen o perjudican al restaurante, lo desconozco.

Si yo tuviese un restaurante, ofrecería la posibilidad de que la gente se descargase las fotos de los platos que se está comiendo. Sería una promoción increíble, adaptada a mis intereses.

Por último, suelo realizar fotos en los restaurantes, pero siempre pido permiso antes, no uso flash y no me levanto para, girando alrededor de la mesa, buscar el mejor ángulo para cada plato; todo ello con el fin de no perjudicar la experiencia del resto de comensales que, al igual que yo, también van a pagar su cubierto y tienen derecho a disfrutar sin que nadie les de la comida/cena.

Foto-6

 

Guillermo D. Cobelo. La Coruña (1970). Fotógrafo, no profesional; autodidacta, por convicción; desde que era niño, cuando utilizaba la cámara de su padre durante los viajes que realizaban. En permanente búsqueda de oportunidades y retos, para fotografiar lo desconocido. Su objetivo es seguir aprendiendo y mejorando la calidad de sus fotografías.  Si tuviese que elegir dos tipos de fotografía, elegiría la de producto y el paisaje. Y los retratos, como no. Lo encontrarás en su blog, La luz del Tiempo, Facebook o Twitter.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Hola! Me encantan todos los artículos de dzoom, me los leo y los aplico casi siempre. Pero este la verdad es que tiene afirmaciones que son rebatibles.
    He tenido problemas con mi blog y no puedo pasaros mi dirección, pero en mi perfil Flickr (https://www.flickr.com/photos/aldelatorre/ ), podéis ver que tengo varias fotos gastronómicas. No soy una super-profesional, pero considero que la mayoría son bastante buenas.
    Creo que este artículo va más enfocado hacia grandes líneas de restaurantes o restaurantes de grandes chefs más que hacia publicaciones culinarias. Tengo que salir en defensa de muchos bloggers que hacen lo que pueden para sacar muy buenas fotos.
    Y yo como blogera y fotógrafa en continuo aprendizaje, me gustaría recalcar:
    – En mi caso, todo lo que he fotografiado me lo he comido después. No he utilizado ningún elemento nocivo. Hay trucos que hacen que la comida parezca más apetecible en una foto.
    – No he utilizado iluminación profesional. Sólo una ventana y una hoja de papel blanca.
    – En ocasiones la foto está hecha al día siguiente de cocinarlo y aún así parece que está recién sacado de la cocina. Como digo, hay trucos…
    – Muchos bloggers que hacen fotos muy buenas y tienen muchos seguidores hacen fotos con el movil. Por ejemplo, la cuenta deliciousmartha en instagram.
    La verdad es que este otro artículo me pareció muy acertado en temas de fotografía gastronómica. http://www.dzoom.org.es/5-consejos-fundamentales-para-fotografiar-comida/
    Igual me he equivocado y lo he leído mal. Si es así, lo siento!!
    Saludos a todos

  2. PgomezP dice:

    Muy buen artículo y totalmente de acuerdo.
    Cuando se hace referencia a que el producto de la fotografía de ciertos alimentos es algo que no tiene nada que ver con lo que nos comemos, me acuerdo especialmente de los helados. Del mismo modo, cuando se quiere ver el laborioso trabajo que hay tras una de estas fotografías culinarias no hay más que buscar, a modo de ejemplo, alguno de los videos que circulan en internet sobre una conocida marca de hamburguesa.
    Resulta interesante lo que has comentado acerca del derecho que tiene el cliente a hacer una foto de lo que se come y el dueño del restaurante a saber si está bien hecha para su posterior publicidad (buena o mala) según la calidad de la fotografía, es algo realmente difícil de dilucidar, por eso creo que lo mejor es lo que dices, avisar de que vas a fotografiar y, al hacerla, pasar lo más desapercibido posible.
    Terminaría diciendo que es obvio no recomendar, para quien empieza a adentrarse en el mundo de la fotografía, que empiece por este tipo de contenido. Son muchos los factores a tener en cuenta para que el resultado sea bueno, algunos de ellos no controlados por el fotógrafo.
    Te felicito por el contenido, claro y preciso.

    • GCobelo dice:

      Buenas tardes PgomezP:
      Gracias por tu lectura y por tomarte la molestia de valorarlo. Y gracias por la buena valoración.
      Afortunadamente para los restaurantes, pocos valoran la posibilidad de visitar un sitio por las fotos que se publican en Internet, apañados iban. Aunque no deja de ser paradójico, que no cuiden lo que venden, sus platos, su estética. Yo lo tendría claro.
      Sí, me parece todo un reto la fotografía gastronómica, no es fácil, los entornos no suelen ayudar y -como mínimo- es necesario cuidar distancias y encuadres, para que los platos luzcan mínimanente.

      Lo dicho, gracias y un saludo.

      • PgomezP dice:

        De nada Guillermo, gracias a ti por la respuesta y, como mencioné anteriormente, por el artículo publicado.
        Un saludo.

  3. konkavo dice:

    Hola Guillermo. Gracias por el artículo. Es claro y da ese tipo de consejos que nunca están escritos en los libros.
    Tengo una pregunta que no sé si querrás responder. Veo que las fotos del artículo llevan tu firma. Son buenas fotos. ¿Podrías decir si están hechas en restaurante, al modo que dices, o están hechas en casa?
    Gracias y buen provecho.

    • GCobelo dice:

      Buenos días:

      Todas las foros que están publicadas han sido realizadas en salidas particulares a restaurantes, por lo que todas están realizadas de la forma descrita. La mayor parte con luz natural que entraba por las ventanas.
      Saludos

  4. Uy! con todo respeto, es uno de los artículos menos cuidados de dZoom.

    Me parece que comenzar con quitarle la importancia a la luz y al encuadre en la fotografía (De cualquier área) es como renunciar a la profesión (Aunque después si hablas de lo importante que es).

    Me parece que no deberías satanizar las prácticas que comentas, como bien sabrás, incluso dentro de la fotografía de alimentos hay distintas necesidades, no es igual fotografiar alimentos en estudio, que hacerlo en el restaurant o documentar fielmente el trabajo de un chef, etc. Por lo cual cada situación será diferente. Esto sin mencionar que faltan muchas especificaciones de la técnica.

    En fin, es mi opinión y la expreso con todo respeto a tu redacción, al final, de eso se trata ¿no?

    Saludos.

    • GCobelo dice:

      Buenos días Blademir:

      Comienzo por el final de tu comentario. Se agradecen todas las opiniones, siempre que como la tuya, sea expresada con respeto.

      En relación con el artículo es justo lo contrario de lo que has interpretado; indicar que una buena foto gastronómica requiere el esfuerzo de varios profesionales y la consideración de múltiples favítores. Pero lo he expresado como una crítica a las fotos que mucho comensales realizan cuándo comen en estos locales. Por tanto, sin perjuicio de que mi exposición pueda no ser del todo precisa, creo que si lo lees nuevamente descubrirás la retranca que encierra.
      He tenido las ocasión de realizar algunas fotos en colaboración cocineros y con preparación de iluminación, equipo en general… y te aseguro que soye consciente de ello.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

  5. tropofoto dice:

    Que hambre me está entrando… 😛

    Yo acerté a hacer esta hace tiempo
    http://www.tropofoto.com/2011/03/10/huevos/

  6. Excelentes tips!
    Sobre todo lo de no levantarse para no “perturbar” al resto de comensales 😉
    Aquí os dejo una muestra de fotografía gastronómica, para que le echéis un vistazo:
    http://www.connectus.es/fotografo-profesional-barcelona-andorra-lleida-girona/gastronomico-alimentacion-restaurantes/
    Saludos!

    • GCobelo dice:

      Buenos días:

      Gracias. He visto vuestra web… ¡que envidia! Me encantaría poder dedicarme a esta pasión, pero… a veces la vida te lleva y tú te dejas.

      Obviamente, la realización de fotografía profesional no era el objetivo del artículo. Evidentemente, las necesidades profesionales están a años luz de lo que cualquier aficionado avanzado busca cuando hace una foto a un plato en sus vacaciones. En mi opinión, el conocimiento lo es todo. Sin duda, cualquier oportunidad será mejor aprovechada si al menos eres consciente de lo que debes hacer, lo que puedes y lo que está fuera de tu alcance.

      Gracias por vuestro comentario.

      Saludos.

  7. zonaocho dice:

    Buen post. Está claro que las fotos realizadas por los comensales nunca serán la mejor carta de presentación para el resturante en cuestión, pues las fotos que van a realizar no tendrán ninguna de las características que se necesitan para hacer una buena foto gastronómica y probablemente desmerecerá mucho el plato.

    Llevo tiempo realizando este tipo de fotografía gastronómica y es muy importante tener en cuenta absolutamente todos los detalles, ver con los ojos del cliente final y utilizar la psicología como consumidor de qué es lo que nos gusta y como consecuencia, compraríamos. Hace un tiempo escribí un post sobre este tipo de fotografía en donde doy algunos consejos y trucos. Aquí os dejo el enlace: http://www.zonaocho.com/retales-fotograficos-photographic-patchwork/fotografia-gastronomica/

    • GCobelo dice:

      Buenos días:

      Gracias. Totalmente de acuerdo. Grandes fotos las que aparecen en tu página. Es un mundo que me apasiona. He leído tu blog y me gusta. Buenos consejos. Lo seguiré con interés.

      Un saludo.

Opina