Cómo Evitar Que Roben Tu Equipo Fotográfico

Mayte: Hola, hoy os presento a Sandra Vallaure, una apasionada de la fotografía y los viajes que nos quiere dar unos buenos consejos para evitar que te roben tu equipo fotográfico. ¿Quieres saber cuáles son?

Por desgracia, los fotógrafos somos una presa codiciada por los ladrones. Llevamos con nosotros equipos caros, a veces incluso de última tecnología, que son fácilmente vendibles en el mercado de segunda mano.

Seguramente eres de los que piensa que éso le pasa a los demás, no a ti. Sin embargo, estos incidentes suceden en el momento y lugar menos insospechado, incluso en tu propia ciudad. Y te amargarán el día, o peor aún, las vacaciones si te encuentras de viaje.

Para evitar este mal trago, no tienes más que seguir estos consejos. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Sé suficientemente precavido

Toda medida es poca, aunque no te lo parezca. Hay ladrones extremadamente hábiles capaces de desplumarte en unos segundos sin que te des cuenta de nada.

Antes de que éso ocurra, es mejor ser precavido y poner todas las trabas a tu alcance para entorpecer su misión.

Registra siempre tu material

La gran mayoría de fabricantes permiten que registres a través de su página web cualquier producto suyo que hayas comprado. A pesar de que la mayor parte de las ventajas que proponen no te resulten motivo suficiente (por ejemplo, notificarte actualizaciones o enviarte consejos), mi consejo es que le dediques unos minutos y registres todo tu material antes incluso de estrenarlo.

Y esto es por varios motivos:

  1. Al fabricante le será más fácil localizar tu objetivo o cuerpo si alguna vez tienes que contactarlo para solicitar asistencia técnica.
  2. Si te roban tu equipo, ponte en contacto con el fabricante para notificárselo. Si has registrado tu equipo, el fabricante te reconocerá como el dueño original. En caso de que el ladrón contactara al fabricante o vendiera tu material a un tercero y éste lo quisiera registrar, el número de serie aparecerá marcado como robado.
  3. Este registro actúa como base de datos a la que podrás acceder en caso de verte en la necesidad de poner una denuncia a la policía en caso de robo.

Además, te sugiero que uses Lenstag, un servicio de registro completamente gratuito.

Te permite tener los datos de todo tu equipo en un mismo lugar y con un acceso inmediato a través de tu móvil. Otra de sus características es que rastrea la red para comprobar los sitios web en los que se han publicado fotos hechas con tu cámara.

Lo único que tienes que hacer es darte de alta como usuario y bajarte la aplicación (disponible para iOS y Android).

Haz un inventario detallado

Esta tarea puede resultar un poco pesada pero, como más vale prevenir que curar, no te arrepentirás de haberlo hecho en caso de necesitarla en un futuro.

La forma más sencilla de tener todo tu equipo inventariado es la siguiente: abre un documento de texto e incluye los datos de cada uno de los elementos de tu equipo:

  • Marca
  • Modelo: especifica claramente la nomenclatura que usa el fabricante para evitar posibles confusiones.
  • Número de serie
  • Fotos: trata de fotografiar tu equipo desde varios ángulos y no te olvides de hacerle una foto al número de serie también.
  • Factura de compra: hazle una foto a la factura o incluso varias para que se vean todos los detalles.
  • Garantía: muchos fabricantes ofrecen un periodo de garantía que puede incluir desde reparaciones hasta robo.
  • Seguro: si has tomado la precaución de asegurar tu equipo, añade aquí también la documentación del seguro.

Guarda el documento en un servicio de almacenamiento en la nube (Dropbox, GoogleDrive, Box o cualquier otro) de tal forma que puedas acceder a él desde cualquier ordenador y lugar del mundo. ¡Si te roban estando de viaje necesitarás disponer de estos datos cuanto antes!

Por último, no dejes de actualizar tu inventario siempre que sea necesario.

La idea es que tengas toda esta información al día, en un mismo lugar, y que sea rápidamente consultable.
Como-evitar-que-te-roben-tu-equipo-fotografico1

Estudia contratar un seguro

Lo primero que tienes que evaluar es si te merece la pena contratar un seguro de este tipo, no vaya a ser que te cueste más el collar que el perro. Determina aproximadamente el valor de tu equipo. Te servirá de referencia a la hora de determinar si contratas un seguro o no.

Ahora es cuando viene la parte más tediosa: buscar y comparar. La oferta es tremendamente extensa y tendrás que analizar con detenimiento elementos como el precio, la cobertura (robo, pérdida, accidente, daños) y otras condiciones.

Finalmente, si decides contratar un seguro, no te olvides de leer todo el contrato. Todo significa en su totalidad ya que puedes encontrarte con clausulas abusivas, absurdas o con las que no estés de acuerdo.

Antes de terminar el proceso, intenta leer opiniones de otros clientes para hacerte una idea del servicio que presta la compañía y si realmente es de fiar.

Mantén todo tu equipo etiquetado

Aunque te parezca una obviedad, etiquetar tu equipo es una buena medida de seguridad para prevenir posibles robos. Es más, puede llegar a disuadir al ladrón ya que vender material etiquetado es mucho más difícil. El comprador se dará cuenta rápidamente de que es robado y seguramente no lo quiera.

Por otro lado, también le facilitarás a la policía su trabajo. En caso de que encuentren todo o parte de tu equipo robado, disponer de una etiqueta con todos tus datos les permitirá localizarte inmediatamente. No des por sentado que se pondrán en contacto con el fabricante para comprobar quién es el dueño porque no lo harán.

¿Eres reacio a etiquetar tu equipo? No sería la primera vez que alguno de mis amigos fotógrafos me dice que no quiere etiquetar su equipo porque puede tener un impacto negativo en el precio de venta. Si bien esta afirmación es cierta, siempre respondo lo mismo: “¿Y por qué no usas ese elemento a tu favor en la venta? Lo único que tienes que hacer es transferir el registro al comprador una vez se lleve a cabo el pago. De esta forma le vendes el material junto con el registro.”

Por supuesto, además de etiquetar todo tu equipo con algunas de las opciones que veremos más adelante, también te sugiero que siempre pongas una etiqueta con tus datos en la mochila, bolsa o maleta en la que lleves el equipo. Aunque esta medida no es específicamente disuasoria, sí puede servir si pierdes tu bolsa. La persona que la encuentre podrá contactarte con facilidad.

No detalles más que tu nombre y una dirección de email en la etiqueta. ¿Por qué? Porque si pones tu dirección de casa nadie te va a mandar la bolsa allí ¡y mucho menos si te encuentras de viaje sabiendo que puede que no haya nadie!

Todas las compañías de etiquetado ofrecen productos y servicios similares: una serie de etiquetas con códigos de barras inalterables que se pueden registrar. Aparecerán como robados si así lo notificas y esta información puede ser consulta por la policía.

Estas son algunas de las compañías que te recomiendo para etiquetar tu equipo.

  • 1. Mi opción preferida: STOP.
    Es la más cara pero también la que ofrece más garantías. Una vez que pegas la etiquetas, es prácticamente imposible despegarla. Si un ladrón consiguiera hacerlo, la etiqueta deja una marca invisible que indica que es un objeto robado.
  • 2. Otra alternativa igualmente válida: Immobilise.
    La ventaja de esta empresa es que todos los objetos que registres tienen un mismo número de seguimiento por lo que puede ser útil se te roban un cuerpo y un objetivo.

2. Sobre el terreno

Por desgracia, los equipos fotográficos son objetos muy codiciados por los ladrones: son fácilmente vendibles y valen mucho dinero. La probabilidad de que alguien intente robar todo o parte de tu equipo fotográfico es relativamente alta.

Y no olvides que nunca estás a salvo del riesgo. No importa que estés viajando por un país donde la población tenga un bajo poder adquisitivo o que estés paseando por tu ciudad. No hace falta más que un ligero despiste para que alguien se quede con lo que no es suyo.

Como-evitar-que-te-roben-tu-equipo-fotografico3

Pon en práctica unos consejos básicos

  • El más importante es que nunca pierdas de vista tu equipo, igual que no harías con tu móvil o con tu cartera. No lo dejes nunca desatendido. Si estás con otras personas y tienes que dejarlo momentáneamente, pídeles que lo vigilen por ti. Y si estás sólo, llévalo contigo a todas partes (incluso al baño).
  • Haz todo lo posible por pasar desapercibido. Cuanto más llames la atención más riesgo corres de ser una presa apetecible. En este sentido, procura llevar una mochila discreta que no tenga la marca de ningún fabricante, cambia la correa de tu cámara por una genérica y si estás paseando por un lugar potencialmente peligroso, no lleves la cámara colgando.
  • Mantente alerta y emplea el sentido común.
  • No dejes que te distraigan: si presencias alguna escena extraña como por ejemplo una disputa airada, no sueltes tu equipo y aléjate lo antes posible.
  • Tampoco hagas caso de gente que trate de llamar tu atención gratuitamente o que intente distraerte.
  • Y si te encuentras en un lugar abarrotado, ponte la mochila o la bolsa contra el pecho y sujétala con ambos brazos para evitar que algún desconocido la abra.
  • No lleves más equipo del necesario: elige con cuidado el material que vas a utilizar durante el día y deja el resto en un lugar seguro. No sólo evitarás que te lo quiten, tu espalda también lo agradecerá.
  • En la medida de lo posible, no dejes tu equipo en el coche: sé especialmente precavido si se trata de un coche de alquiler ya que son un verdadero imán para los ladrones. Si no te queda otro remedio que dejar ahí tu equipo, escóndelo lo mejor posible en el maletero y procura ser discreto mientras lo haces.
  • Evita dejar tu equipo en el hotel en el que te alojas: aunque es poco probable que ocurra, no dejes que la persona que va a limpiar tu habitación caiga en la tentación. Recuerda que los hoteles sólo se responsabilizan por robos en la caja de seguridad, por lo que deja ahí tu equipo. Si el hotel no dispone de ese servicio tienes dos opciones: la primera es llevar todo contigo y la segunda es esconder a conciencia el equipo que vayas a dejar.
  • Una regla de oro para tus viajes en avión: no factures jamás tu equipo. Tu maleta se puede perder, llegar con varios días de retraso o incluso romperse. Eso significa que no podrás hacer fotos durante una parte o todo tu viaje.
  • Si viajas con tu equipo y te quedas dormido, asegúrate de que nadie te lo puede quitar. En ese caso yo suelo usar dos trucos. El primero es pasar los brazos por las correas y dormir abrazado a ella. A veces también lo hago con las piernas. El segundo es usar la mochila o bolsa como almohada y apoyar todo mi cuerpo sobre ella.

Si consideras que estos consejos no son suficientes y tu equipo corre el riesgo de ser robado, existen otros métodos preventivos. A veces, dependiendo del destino al que vayas o el marco en que se desarrolle tu actividad fotográfica, toda precaución es poca.

Introduce una alarma en tu mochila

Uno de los elementos que puedes utilizar para proteger tu equipo es una alarma. Existen dos tipos.

A. Alarma de movimiento

Se activan emitiendo un fuerte pitido en cuanto alguien coge tu bolsa y sale corriendo. Su mecanismo es muy sencillo: pones la alarma dentro de la mochila, bolsa o maleta mientras que te quedas con el mando a distancia en tu bolsillo. Este mando te permite activar/desactivar la alarma siempre que lo necesites.

¿Quieres poner una alarma de movimiento en tu trípode? Nada más fácil. Compra una alarma para bicicletas. El agarre tubular te permitirá fijarla a una de las patas de tu trípode.

En general, estas alarmas suelen ser bastante baratas aunque su fiabilidad es muy relativa. Si estás pensando en comprar una alarma, te sugiero que optes por las que describo a continuación.

B. Alarma de proximidad

La ventaja de esta alarma es que te permiten programar varias funciones. Se pueden activar si tu bolsa se mueve o si se aleja de ti más de una distancia determinada. Esta ultima función puede ser especialmente útil si eres una persona despistada que tiende a olvidarse la mochila en una cafetería o en la puerta de embarque.

Si tienes un iPhone, mi opción favorita es hipKey. Y si buscas algo más barato, prueba Kensington Proximo Tag.

Si tienes un móvil Android, puedes elegir entre iFi Smart Tag, Zoom Wireless Leash, y el más económico, Button TrackR.

¿Sigues con dudas? Entonces te recomiendo que le eches un vistazo a este completo análisis que publicó Mashable.

Usa un localizador con GPS

Los localizadores con GPS son bastante más caros que cualquiera de las alarmas que te he recomendado anteriormente. Además de que el precio del aparato es más alto, (unos 100 euros al menos) tendrás que pagar una cuota mensual para poder realizar el seguimiento a través de una aplicación generalmente disponible también para tu móvil.

Obviamente, eres tú quien debe evaluar si te merece la pena un gasto de esta magnitud, sobre todo dependiendo del valor de tu equipo. Si lo que tienes es una réflex básica con el objetivo que te venía en el kit, seguramente obviarás esta opción. Pero si te paseas por el mundo con una Leica M-9 o un equipo en el que te has gastado varios miles de euros, igual merece la pena que lo pienses.

El mejor dispositivo es, sin duda alguna, Amber Alert GPS (disponible para iOS y Android). Es el que ofrece más y mejores prestaciones. Por ejemplo, el poder configurar zonas de seguridad, alertas a varios teléfonos móviles simultáneamente o el permitir comunicación por voz.

Otra muy buena alternativa es Pocket Finder (disponible para iOS y Android) aunque, a pesar de costar más o menos lo mismo, no tiene la herramienta de voz.

Si buscas más alternativas, no te pierdas esta comparativa de 10TopTenReviews.

Invierte en tarjetas de memoria con Wi-Fi

La ventaja principal de este tipo de tarjetas de memoria es su capacidad de transferir tus fotos directamente a un ordenador, tableta o móvil de forma inmediata. Así te aseguras de no perder tus fotos si se estropea la cámara o, peor aún, te la quitan.

Supongamos que ocurre esto último.

¿Qué pasaría si alguien usa tu cámara con esa misma tarjeta y ves fotos en tu ordenador que no son tuyas? Esas fotos podrían darte pistas (como por ejemplo datos de geolocalización) de dónde está tu cámara o quién te la ha quitado.

Actualmente las principales marcas son Eye-Fi, Trascend y Toshiba.

3. Y si te roban…

Lamentablemente, a veces ocurre. Puede ser por un despiste o por la habilidad del ladrón. En cuanto te des cuenta de que algo falta, mantén la calma y actúa con rapidez.

No sirve de nada dar vueltas sobre ti mismo lamentándote de tu mala suerte.

Denúncialo inmediatamente a la policía

Lo primero que debes hacer, sin perder más tiempo, es ir a la comisaría más próxima y poner una denuncia.

Aquí es dónde tu inventario o el registro en Lenstag, que te he recomendado tener actualizados, te serán de gran utilidad. Accede a él a través de cualquier conexión a internet y facilita al agente una declaración detallada de todo lo que echas en falta.

Una vez que tengas la denuncia en tu poder, escanéala o hazle una foto y añádela a tu inventario. Es tu justificante para cualquier reclamación incluida, por supuesto, la que debes notificar a tu seguro (si es que lo tienes).

Recuerda también que si logras recuperar todo o parte de tu equipo, deberás volver a la policía a quitar o modificar la denuncia para que ese material deje de figurar como robado.

Localiza tu equipo

Si lo que te han robado es un cuerpo, aún tienes alguna posibilidad de recuperarlo. Por desgracia, recuperar un objetivo es mucho más complicado ya que es mucho más difícil de rastrear.

¿Sabes lo que son los datos EXIF? Es la abreviatura de exchangeable image file format y se trata sencillamente de un estándar que almacena los metadatos de las fotos hechas con tu cámara. Estos datos se incrustan en la imagen e incluyen, entre otros, la cámara con que se hizo la foto, los parámetros de disparo o la fecha y hora de esa foto.

Esto significa que los datos EXIF son la huella digital del cuerpo de tu cámara.

Gracias a esta información y a las fotos que hayas tomado con ella antes de su robo, podrás rastrear si alguien más ha hecho fotos con ella. Para ello puedes utilizar alguna de estas herramientas.

  • 1. Stolen Camera Finder:
    Esta web gratuita tiene un mecanismo es muy simple. No tienes más que arrastrar una de tus fotos en la ventana principal y el sistema barrerá la red en busca de todas las fotos que contengan los mismos datos EXIF.
    Además, puedes registrar el número de serie de tu cuerpo para agilizar el proceso.
    Si encuentras fotos posteriores a la fecha del robo ¡bingo! Alguien está usando tu cámara.
    Fíjate también si alguna de esas fotos está hecha con tu(s) objetivo(s). Si es así, son buenas noticias, ya que el ladrón o el posterior comprador, no han separado el cuerpo del objetivo.
  • 2. Cameratrace:
    Este servicio también barre la red en busca de imágenes pero la gran diferencia es que también escanea las principales plataformas sociales de fotografía (como Flickr y 550px).
    No obstante, tendrás que registrarte para poder acceder a su servicio (10 USD/cámara). Como compensación te mandarán una etiqueta con un número de serie único para que la puedas pegar en tu cámara por si alguien la encuentra y lo reporta.
  • 3. Camerafound:
    Esta página es relativamente reciente pero cuenta ya con 21.000+ usuarios registrados y la mayor parte de sus servicios son gratuitos.
    Sirve no sólo para denunciar la pérdida o robo de una cámara, sino también para notificar cámaras encontradas. Por ahora, no tiene tanto alcance como las dos anteriores pero merece la pena darle una oportunidad.
    Nunca se sabe si alguien ha podido encontrar tu cámara por casualidad.

nikon-515883_1280

Resumiendo: Preocúpate lo justo

Tu cámara es un botín muy apetecible para cualquier ladrón. Por eso, no te confíes. Toma todas las precauciones necesarias y evita que un bonito paseo o un viaje de vacaciones se convierta en una pesadilla por culpa de un oportunista.

Pero tampoco hace falta que te obsesiones. Lo importante es que emplees siempre el sentido común, evites situaciones de riesgo y, en la medida de lo posible, le pongas muchas trabas a cualquiera que se quiera llevar lo que no es suyo.

Como es habitual, si conoces alguna otra precaución que no haya detallado en el artículo, no dejes de contárnoslo en los comentarios.

Sé cuidadoso y ¡disfruta de tu cámara!

Sandra Vallaure es una apasionada de la fotografía y de los viajes. A través de su blog Sifakka ayuda a fotógrafos principiantes a mejorar su técnica y estilo para conseguir imágenes espectaculares durante sus viajes. Suscríbete y consigue ya su guía gratuita “Viajar Fotografiando”.

Enlaces relacionados

Comentarios

  1. nitrosito dice:

    Gran articulo! Gracias por compartirlo.

    Una cosa, que quereis decir con.. :
    “¿Qué pasaría si alguien usa tu cámara con esa misma tarjeta y ves fotos en tu ordenador que no son tuyas? Esas fotos podrían darte pistas (como por ejemplo datos de geolocalización) de dónde está tu cámara o quién te la ha quitado.”

    Las tarjetas WIFI que yo sepa, su función es crear una red inalambrica, y ya desde tu ordenador/movil te conectas a esa red y descargas las fotos a través de un programa, o vía navegador,smb,etc…

    Para poder ver fotos que no son tuyas deberian robarte la cámara, disparar con ella, y andar cerca tuya para que te llege bien la wifi.

    La opción interesante (que creo que no está implementada todavia), seria que esas tarjetas se conectaran automaticamente a una determinada wifi (la de nuestra casa), o a las wifis abiertas, y que subieran las fotos automaticamente a la nube (dropbox,mega,etc).

    • vallausa dice:

      Hola nitrosito, me alegro de que el artículo te parezca útil. ¡Esa era la intención!

      Quizá la frase no ha quedado lo suficiemente clara, pero en ningún momento estaba hablando específicamente de una tarjeta de memoria WiFi, si no de una tarjeta normal y corriente.

      Lo que quería decir es que puede que el ladrón, una vez haya robado la cámara, no se moleste en formatearla o en cambiar ninguno de los parámetros con los que tengas configurada la cámara. Eso significaría por ejemplo, que las fotos podrían llevar datos incrustados que te ayudarían a recuperarla. En mi caso, por ejemplo, todas las fotos que salen de mi cámara llevan mi nombre y apellidos incrustados en los datos EXIF.

      No sé si ahora te ha quedado más claro. Espero que sí.

  2. jslsvg dice:

    Un artículo muy completo.
    Gracias por compartir
    Saludos
    José L.

  3. negu85 dice:

    Interesantisimo artículo y muy completo. Los consejos que das son muy útiles. Por desgracia por muchas precauciones que te tomes a veces los ladrones consiguen su objetivo con sus sucias técnicas… De todas formas creo que con estos consejos y con un poco de sentido comun no tenemos que dejar de disfrutar de este apasionante mundo de la fotografía.
    Personalmente yo siempre llevo la camara y la bolsa bien vigilada y por suerte hasta la fecha no he tenido ningun problema. Toquemos madera…
    http://www.ikainphoto.com

    ¡Saludos!

    • vallausa dice:

      ¡Muchas gracias! Esa era la intención del artículo: que fuera de utilidad. Aunque estoy de acuerdo contigo en que por muchas precauciones que tomes, desgraciadamente, si te quieren robar a veces lo conseguirán. Como bien dices, lo más importante es el sentido común. A mí tampoco me han robado nunca a pesar de haber viajado a muchas partes del mundo, así es que no te tienes que temer siempre lo peor. Es cuestión de prudencia ¡y a disfrutar!

  4. sonia garcia sastre dice:

    Hola! Desgraciadamente, yo he sido una victima fácil de lo ajeno… “Perdí” una Cámara Réflex Canon. En un lugar publico. Con cámaras y sin ninguna intención, de revisarlas, por el Dueño. En fin, fue denunciado, sin ningún éxito hasta ahora. Todo apuntaba a un seguimiento de mis pasos y en un segundo… desapareció de mi estuche. Por eso todas las precauciones son pocas.
    Os agradezco, infinitamente, vuestro articulo. He puesto mucho interés en algunos de vuestros consejos que desconocía. Seguramente, me serán de utilidad.
    Mucho cuidado! Todas las precauciones son pocas.
    Gracias por vuestros consejos.

    • nitrosito dice:

      La policia es cosciente de que las camaras de seguridad han grabado el suceso? Y no hacen nada por revisarlas? o.O

    • vallausa dice:

      Vaya Sonia, cuánto lo siento. La verdad es que cuando ocurren cosas de este tipo la impotencia que uno siente es indescriptible. Y lo peor de todo es que recuperar una cámara robada es complicado. Espero que, al menos, los consejos te sean útiles a partir de ahora.

  5. Muy interesante el artículo, ya que vale para los robos en casas, locales y demás como para los descuidos

  6. ariodante dice:

    Muy interesante el articulo, a pesar de tener registrado mi cámara así como mis objetivos en la web del fabricante bajarme la app Lenstag me va venir bien par tenerlo siempre a mano ya que viajo con bastante frecuencia y quizá sea bastante confiado aunque hasta ahora nunca me había ocurrido nada excepto hace u par de meses que en Istambul me robaron el ipad que llevaba metido en el bolso, así que me abrieron la cremallera y cuando llegue al hotel note la falta de ipad.
    Volveré nuevamente mañana a repasar todo el articulo que ya es tarde.
    Un saludo

    • vallausa dice:

      El servicio que facilita Lenstag (tanto a través de su web como de la app) es tremendamente útil. Siento mucho lo que te pasó en Estambul. Yo estuve allí hace más de 4 años y no tuve ningún problema, pero es lo de siempre, carteristas hay en todas partes e ir con 1.000 ojos a veces no es suficiente.

  7. NATURA2M dice:

    Hola Vallausa,

    En primer lugar, darte la enhorabuena por tu post; sin duda, el mejor que he leído en mucho tiempo. Además de su utilidad, se agradece el formato tan claro que has empleado… Aunque lo ví hace un par de meses, no ha sido hasta ahora que he encontrado la tranquilidad suficiente para ¡revisarlo como merece!

    He estado analizando las distintas aplicaciones y dispositivos que mencionas, y me han surgido una serie de dudas que abusando de tu generosidad confío que puedas aclararme (gracias de antemano):

    – ¿Donde puedo comprar el sistema stopthef? En la página web sólo sirven a US y Canadá…
    – En cuanto a HipKey, he leído (por encima) bastantes críticas negativas, y que su distancia máxima es de 50 metros… (de nuevo abusando de tu tiempo y conocimiento) ¿Conoces algún sistema que tenga mayor alcance?

    Muchísimas gracias, ¡Saludos desde Sevilla!

    • vallausa dice:

      Hola,

      En primer lugar, ¡muchas gracias por tu comentario! Me alegro mucho de que te haya resultado útil.

      En cuanto a tus preguntas, espero que te sirvan estas respuestas:

      – Estoy haciendo más averiguaciones sobre STOPTheft, en cuanto me respondan te aviso. Quizá te pueda servir como alternativa StopTrack (http://www.stoptrack.com/en/)

      – Efectivamente, el alcance máximo de HipKey es de 50 metros. En principio es un dispositivo para no perder las llaves, pero yo sugiero la posibilidad de utilizarlo de otra forma. Otros productos similares (Smart Key, Zomm) ofrecen un alcance mucho menor, generalmente inferior a 20 metros, por lo que esta me parece la mejor alternativa. Pero si encuentras algo mejor ¡no dejes de compartirlo con nosotros!

      Gracias a ti :))

      • vallausa dice:

        Hola de nuevo,

        Me han respondido de STOPTheft para decirme que sí se pueden hacer pedidos internacionales aunque el formulario no lo permita. Para ello, facilitan las formas de contacto habituales, incluyendo un número de teléfono.

        ¡Espero que esto haya resuelto tu duda!

  8. uri buchalter dice:

    Hola Sandra, todo muy util ,no me imaginaba que hubiesen tantos metodos y recursos que nos puedan ayudar a defendernos de los amigos de lo ajeno. Desgraciadamente el mundo y la delincuencia estan cambiando rapidamente, ymi temor, si es que lo tengo con respecto a “perder” mi camara ya se esta quedando relegado a un segundo plano en algunos lugares de nuestro mundo.Me refiero a que estos senores no se contentan con robar,simplemente con un arma en la mano, cometen el asalto sin ningun tipo de escrupulos, y ya no hay nada que hacer.incluidos paises con lugares tan hermosos que son ampliamente conocidos por todos.No quiero dar nombres,pero esto sucede a diario.Lamentablemente,es la realidad.Gracias por toda la informacion,siempre la tendre en cuenta,sinceramente,Jorge.

  9. zuubik dice:

    Yo suelo viajar seguido y lo mejor es un buen seguro.
    Si te roban la camara con las fotos… y… buhe… lo principal es que no te lastimen. Siempre que te amenazen , no te hagas el valenton, dales lo que quieren y listo.

Opina