7 Consejos para el Cuidado Básico del Cuerpo de tu Cámara

cuida

Desde el momento en el que adquieres tu primera cámara fotográfica y empiezas a adentrarte con ella en el apasionante mundo de la fotografía, estableces una relación de cuidado y cariño hacia tu equipo fotográfico.

La fotografía es un hobby caro (¿para qué vamos a engañarnos?) y, por eso, cuidar de todo aquello que tenemos es totalmente imprescindible. Sea como sea tu cámara, debes cuidarla. Debes evitar que se dañe. Sólo así podrás disfrutar de ella durante mucho tiempo. Hacemos grandes inversiones económicas para mejorar o ampliar nuestro equipo. ¿Somos conscientes de lo que tenemos que hacer para cuidarlo?

Aunque quizás la parte más importante de la cámara es el objetivo (la lente determina, casi por completo, el resultado final de la fotografía que vas a hacer) en el cuerpo se encuentra el alma de la cámara. Los elementos que en él se encuentran son también muy importantes: el visor por el que encuadramos, los espejos que hacen que podamos ver a través del visor, el sensor que capta las imágenes, los circuitos internos que hacen que todo funcione a la perfección. Es por esto imprescindible que tengamos mucho cuidado del cuerpo de nuestra cámara.

Almacenaje y Protección

Tanto si tenemos una cámara con objetivos intercambiables como si no, es importante que, mientras no la usemos, la guardemos en un sitio seco, fresco y limpio. No nos interesa que nuestro equipo fotográfico entre en contacto con humedades y suciedades que puedan llegar a su interior y estropearlo.

Siempre que puedas, guárdala en una bolsa o mochila adecuada para cámaras. Y, si tu equipo está formado por una cámara de objetivos intercambiables y deseas guardarla sin tener un objetivo colocado, acuérdate de tenerla, siempre, con la tapa protectora colocada.

El hecho de disponer de una bolsa o mochila especialmente diseñada para guardar y transportar cámaras es muy importante. Durante el transporte, una cámara mal protegida puede llevarse golpes o arañazos que, seguro, no le harán ningún bien.

Evita llevar la cámara suelta dentro de un bolso o mochila con otros elementos. Invierte un poco de dinero en conseguir un método de transporte que te asegure que la cámara vaya bien sujeta y acolchada y que, además, evite que entre en contacto con otros elementos de tu equipo fotográfico para, de nuevo, evitar golpes y ralladuras.

Mientras tomemos fotos deberemos prestar especial atención al clima. En ambientes con polvo o mucha humedad (playas, cascadas, nieve...) intentaremos tener la cámara expuesta lo menos posible para evitar, todo lo que podamos, el contacto con estos elementos que pueden llegar a ser muy dañinos.

Si necesitamos protección extra en estas circunstancias, debemos ser conscientes de que existen armaduras de goma o, incluso, carcasas para fotografía acuática que, además de evitar que la cámara se moje, reducirán, también, la posibilidad de que un golpe la dañe.

Otra manera de cuidar la cámara de caídas y golpes y que, además, nos ayudará a evitar temblores y trepidaciones en nuestras fotos es el hecho de agarrar bien nuestra cámara y, sobre todo, no dejar nunca suelta la correa.

Si siempre tenemos la correa en el cuello (incluso cuando la cámara esté colocada en un trípode), estaremos reduciendo al máximo las posibilidades de que caiga al suelo. Además, mientras no utilices la cámara, si la dejas sobre una superficie como una mesa, asegúrate de que la correa no queda nunca colgando. Así evitarás que mascotas y niños tiren de ella o que cualquier otra persona la estire sin querer y, por lo tanto, la cámara termine en el suelo.

Cómo Cambiar el Objetivo de Manera Segura

La principal ventaja de disponer de una cámara con objetivos intercambiables es, precisamente, poder utilizar el objetivo que mejor se ajuste a cada situación fotográfica. El hecho de separar lente y cuerpo es una situación crítica, pues es una puerta de entrada para suciedad a la parte interior de nuestro equipo fotográfico. Por eso, hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando cambies de objetivo:

  • Hazlo en un lugar limpio. Libre de polvo, arena o corrientes de aire. Si puedes cambiar de objetivo en casa, antes de salir al aire libre, mejor.
  • Hazlo con el cuerpo de la cámara mirando, siempre que sea posible, hacia abajo. Evitarás que caiga suciedad en el sensor.
  • Ten el sensor al descubierto el menor tiempo posible. Escoge antes de desmontar la cámara qué objetivo vas a colocar después.
  • Práctica muchísimo para que tus movimientos al cambiar de objetivo sean rápidos y precisos.
  • Pero hazlo con cariño, no seas agresivo en el momento del cambio. Un simple golpe puede ser suficiente para romper alguna parte del delicado engranaje que comunica cuerpo y objetivo.

Cuidados de las Baterías

Las baterías son lo que hace funcionar todos los circuitos internos de nuestra cámara, así que nos interesa que tengan, también, una buena salud. Además, una batería en mal estado puede llegar a destruir la parte interna de una cámara de fotos, así que mucho cuidado. Algunos consejos para cuidar las baterías:

  • Haz el ciclo completo. Esto significa que las cargues y las descargues a tope. Utiliza la batería hasta que se muera (o sea, hasta que no puedas hacer más fotos con ella) y, entonces, cárgala del todo. Este es el mejor secreto para alargárle la vida a una batería (sea de una cámara de fotos, de un portátil o de cualquier otra cosa)  Con la tecnología de las actuales baterías (artículo publicado en ene 2014) esto ya no es necesario (muchas gracias por las aportaciones en los comentarios para aclarar este punto)
  • Guárdalas con su funda. Algunas baterías vienen con una funda o un plástico que protege los elementos más sensibles para evitar que éstos entren en contacto con suciedad. Úsalos siempre que no tengas las baterías colocadas en la cámara.
  • Evita darle golpes. De lógica, ¿no? Los golpes pueden dañar la estructura interna y externa de las baterías.
  • Cuidado con las temperaturas muy bajas. A temperaturas bajas una batería puede descargarse más rápidamente. Un truco para evitar esto es llevar las baterías que no estés usando en un bolsillo que esté en contacto con tu piel, así siempre tendrá una temperatura más agradable.
  • Si no vas a usar la cámara en mucho tiempo, quítale las baterías.

Limpieza de una Cámara de Fotos

Aunque vayamos con todo el cuidado del mundo, siempre habrá algún momento en el que necesitemos limpiar nuestra cámara de fotos por dentro. La manera de saber si ha llegado el momento de limpiar nuestro sensor es muy fácil de identificar: bastará con que cerremos el diafragma todo lo que podamos (usando un número f alto) y hagamos una foto a, por ejemplo, el cielo. Si nuestro sensor está sucio, en la fotografía aparecerán pequeñas manchas oscuras. Si esto ocurre, ha llegado el momento.

Pero antes de ver cómo podemos limpiar el sensor de nuestra cámara, es importante remarcar una cosa. El interior del cuerpo de una cámara de fotos es muy delicado. No sólo por el sensor, también por mecanismos tan delicados como los cristales que nos permiten ver el encuadre antes de disparar. El mínimo desajuste hará que queden inservibles y la verdad es que el mínimo contacto puede llegar a desajustarlos. Limpiar un sensor no tiene mucha complicación pero al ser un elemento tan delicado, puede darnos miedo hacerlo. Por esto, si no estamos muy seguros de lo que vamos a hacer es mejor que acudamos a un especialista para que nos limpie la cámara.

Si finalmente decides que sí quieres limpiar tú mismo la parte interna de tu equipo fotográfico, en este artículo encontrarás una buena manera de hacerlo. Simplemente asegúrate de trabajar con los materiales adecuados, en un ambiente limpio y con mucha paciencia.

¿Y tú? ¿Qué Cuidados Tienes con tu Cámara?

¿Alguna experiencia que compartir con nosotros? ¡Cuéntanos tus secretos en un comentario!

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. ORIN dice:

    Yo si la veo con suciedad, o arena de playa de inmediato la limpio. Si es lluvia pues lo mismo intento protegerla. Aunque he de reconocer, que el cambio de objetivo es mi asignatura pendiente aunque lo hago con cuidado no siempre se puede hacer con la máxima limpieza ni en el lugar más adecuado.

  2. frtz dice:

    Lo de “haz el ciclo completo” es falso. Lo peor es que se descarguen completas.
    Las baterías de Li-Ion están hechas para pequeños ciclos de carga, cuando su carga cae, se dañan.

    Es la razón de porque las baterías de celular o notebook al año ya “no duran lo que duraban”.

    Por cierto, no es necesario asustar tanto a los primerizos con tantos cuidados. Las réflex normalmente aguantan mucho abuso sin problema. Mucho mejor la filosofía de “No mimes a tu cámara. Usa y abusa de ella”.

    • Gabrielgmz dice:

      Concuerdo, las réflex son los tanques de la fotografía; apenas llevé mi Nikon al desierto, se golpeó, se cayó, la utilicé todo el tiempo, arena, polvo, frío, calor, agua… no la he limpiado hasta la fecha y como si nada hubiese sucedido.

      • Lazaro Gonzalez dice:

        Gabrielgmz, sin acritud y con todos mis respetos, pero eso no te lo crees ni tu.
        Es cierto que las DSLR vienen bien selladas; unas más o mejor que otras (los objetivos, sobre todo las de focal variable, no tanto. Pero si la has usado en un entorno tan abrasivo como el desierto, sin precaución y sin limpiarla, la tienes que tener de pena.
        Límpiala hombre que no cuesta tanto ;-)
        Saludos

  3. resorte32 dice:

    Algo que yo hago y es una buena opcion, es llevar en el bolso junto con mi equipo, algunas bolsas hermeticas tipo Ziploc del tamaño de mi camara y los lentes. En caso de ir a algun ambiente agresivo (playa, medanos, lluvia, etc) puedo guardar mis elementos en las bolsas y reducir la posibilidad de que le entre arena, tierra o agua.

  4. elzuma dice:

    Yo cuando la tengo llena de polvo o arena la meto debajo de la ducha. Ventajas de las cámaras selladas.

    Si quereis ver mi galeria de flckr os dejo un enlace a continuación.

    http://www.flickr.com/photos/bajodetorax/

  5. jslsvg dice:

    Completo artículo.
    Yo añadiría el nunca soplar dentro del cuerpo, siempre sale vaho y alguna que otra microgota de saliva que puede acabar en el sensor.
    Lo mejor, la pera de toda la vida, comprada en farmacia, bien barata y que bien limpia.
    saludos

  6. nenegrande dice:

    Como bien dice frtz, las baterias antiguas se estropeaban con cargas a medias, pero hoy en dia el consejo que nos das no es acertado, no hay cosa peor que bajar la carga de una bateria moderna por debajo del 20%. Por lo demas muy buen articulo, gracias,

  7. fotografo1 dice:

    una vez me comentaron que las camaras cuando estan fuera de su estuche, se deben poner con el lente para arriba , asi no se apoya el lente , sera cierto eso?

  8. laze609 dice:

    Buen artículo en general, pero la parte de las baterías está equivocada y creo que se debería corregir. Siendo un sitio de referencia en fotografía y con tantos lectores, no está bien que se dé información errónea que lleva a estropear antes de tiempo un componente importante de la cámara. Además el hecho de encontrar un fallo así en la información proporcionada puede hacer perder credibilidad al resto del artículo a pesar de ser cierto.

    Las antiguas baterías de Níquel había que descargarlas y cargarlas por completo, no sólo por alargar la vida sino por evitar el efecto memoria. Las actuales baterías de Litio, que no tienen efecto memoria, no conviene descargarlas nunca al máximo ya que se dañan. Igualmente la carga máxima es perjudicial, aunque la mayoría de las baterías vienen capadas de serie y nunca pasan el 90% de carga (aunque nosotros vemos 100%).

    Hago este comentario con todo el respeto del mundo, ya que en general este blog es un gran sitio estupendo donde encontrar información muy interesante y creo que hay muy buenos redactores. Espero seguirlo durante mucho tiempo.

    Un cordial saludo.

  9. ReyCuba dice:

    Hay momento en los cuales debemos repasar las virtudes y defectos de diferentes cámaras, yo estuve dos años trabajando con una Nikon D90, luego dos años más con una Nikon D300s y nunca tuve que limpiar el sensor de ambas, ahora sin embargo poseo una D600 que en múltiples ocasiones he tenido que limpiar el sensor, en mi experiencia ya acumulo unos 16 000 disparos con la D600 y aun tengo manchas en el sensor con determinada frecuencia. Continuó o trabajando con el mismo cuidado cada vez que cambio los lentes, sin embargo no siempre gozó de tomar fotos con diafragma cerrado debido al trabajo que luego supone limpiar las decenas de puntos en la imagen. Por otro lado pienso que tampoco estoy pagando lo que vale una D4, asi que me aguanto jajajjaja. Nada solo quería compartir parte de mi experiencia con esta cámara, por otro lado no tengo quejas en cuanto a la alta calidad de sus imagenes, como decimos por acá (Cuba)… sales a la calle con dos jabitas, una para traer y otra para llevar.

    http://www.flickr.com/photos/reycuba
    https://www.facebook.com/ReyCubaPhotography

  10. nir Ekdes dice:

    Un par de sobres de sílica gel en el estuche de la cámara vienen bien para absorber la humedad, estos pueden secarse y reutilizarse.
    Excelente articulo!

Opina