La Proporción Áurea: Qué Es y Cómo Puede Ayudarte en la Composición de tus Fotos

aureo

Hemos hablado muchas veces en dZoom de la famosa regla de los tercios y de cómo ésta puede ayudarte a componer tus fotografías para que el resultado sea mucho más atractivo a la vista. Pero ¿de dónde sale la regla de los tercios? ¿Es realmente una regla o más bien una orientación? ¿Hay reglas de composición que sean primas-hermanas de la Regla de los Tercios? ¿Qué diferencias se generan en una fotografía dependiendo de dónde se coloquen los sujetos? En este artículo intentaremos arrojar un poco de luz sobre todo esto. Empezamos!

Todo Empezó con Leonardo Pisano y el Número Áureo

Leonardo Pisano, también conocido como Fibonacci, fue un famoso matemático italiano que difundió por Europa el sistema de numeración árabe (1, 2, 3...) con base decimal y con un valor nulo (el cero). Pero el gran descubrimiento de Fibonacci fue la Sucesión de Fibonacci que, posteriormente, dió lugar a la proporción áurea.

¿Qué es la Sucesión de Fibonacci? Se trata de una serie númerica: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, etc. Es una serie infinita en la que la suma de dos números consecutivos siempre da como resultado el siguiente número (1+1=2; 13+21=34). La relación que existe entre cada pareja de números consecutivos (es decir, si dividimos cada número entre su anterior) se aproxima al número áureo (1,618034) que se identifica con la letra Phi () del abecedario griego.

Los Números Están Bien, Pero a Mi me Tiran Más las Imágenes

Bien, pues apliquemos todo esto al mundo visual. Creemos un rectángulo cuyos lados midan dos de los números de la serie de Fibonacci:

Y ahora vamos a dividirlo siguiendo la serie numérica:

Si dibujamos una línea que una todos estos pequeños recuadros, quedaría algo parecido a esto:

La espiral resultante (conocida como Espiral de Oro) está permanentemente presente en la naturaleza: en las semillas de un girasol, en las conchas marinas... Componer una imagen siguiendo esta espiral nos resulta agradable visualmente porque las proporciones que se obtienen nos parecen naturales.

Es importante tener en cuenta que las fotografías no acostumbran a tener unas proporciones áureas (y si se trata de cámaras de medio formato, cuyos sensores suelen ser cuadrados, todavía menos) así que la espiral de Fibonacci debe ser sólo una guía que te ayude a componer y nunca una regla intocable que te cierre puertas creativas. También es cierto que muchas veces, componemos según la espiral de oro sin ser conscientes de ello, simplemente porque la composición que hemos creado nos ha parecido atractiva visualmente. La imagen anterior es un ejemplo de ello, pues la imagen se tomó y luego, para la redacción de este artículo, se le añadió la espiral, momento en el que mi di cuenta de que había seguido la proporción áurea en su composición, sin ni siquiera percatarme de ello. Siguiendo la proporción áurea puedes tener una idea de dónde situar el horizonte o los puntos más importantes de tu fotografía. Lo importante es ser consciente de que no es una ley que se deba cumplir a rajatabla y de que en absoluto asegura la calidad de la imagen final. A veces puede salir una fotografía más atractiva visualmente rompiendo esta regla que siguiéndola, todo es cuestión de probar. Un claro ejemplo de ello son las imágenes simétricas.

Y la Regla de los Tercios, ¿cuándo aparece?

Ya habrás imaginado que todo esto te lo estoy contando con un fin y que, seguramente, ese fin sea llegar al origen de la Regla de los Tercios. Bien, pues ha llegado ese momento. Seguimos con el cuadro que hemos utilizado anteriormente. Lo que hacemos ahora es colocar cuatro espirales en el mismo rectángulo. Colocándolas de manera que se inicie una espiral en cada una de las cuatro esquinas del recuadro:

¿Qué? ¿Te suena lo que ves? Vamos a marcar en rojo el centro de las espirales:

Señoras y señores, ¡aquí tenemos nuestra querida Regla de los Tercios! Así que ha quedado demostrado que las matemáticas nos ayudan a componer fotográficamente. Con este dibujo, además, se ven de manera muy gráfica y evidente, las zonas con más interés visual: las esquinas. Como se puede apreciar en el esquema, el centro de la imagen es la zona "menos interesante" de un encuadre (hablamos en general; como ya hemos descrito anteriormente, existen fotografías que rompen por completo esta concepción y, aún así, son muy atractivas visualmente.)

Como has visto, la regla de los tercios es una versión de la proporción áurea; en general, resulta más sencillo componer una fotografía con la regla de los tercios en mente (o superpuesta en la pantalla de la cámara a modo de guía) que con la Espiral de Oro.

¿Dónde Ubico mis Sujetos?

Si decides utilizar la Regla de los Tercios, sabrás que debes colocarlos en uno de los puntos fuertes. Pero ¿en cuál de ellos? ¿Y si no quieres utilizar los Tercios? Depende de lo que quieras transmitir, unos puntos te ayudarán más que otros.

Lo importante es que en la composición de tus fotografías dejes el aire que el sujeto necesite para realizar su movimiento. Si debe moverse, déjale espacio por delante. Si ya se ha movido, el espacio debe estar detrás. Si debe caer, por abajo. Si quieres transmitir que el sujeto se encuentra atrapado por algo, cierra el plano para que "se ahogue" y si quieres mostrarlo libre, sitúalo en una composición muy abierta, en la que el aire lo rodee.

Si, además de todo esto, añades en la composición líneas que acompañen todo lo que intentas transmitir con la composición, tu fotografía será, probablemente, un éxito: hasta la infinidad se ha comentado la importancia de las líneas dentro de una composición fotográfica pero es especialmente importante en el caso de las líneas diagonales que aportan a la fotografía un alto grado de dinamismo y, además, ayudan al espectador a leer la imagen. Ten en cuenta que, en el mundo occidental, el ojo está acostumbrado a leer empezando por la esquina superior izquierda y terminar por la inferior derecha, así que si una imagen tiene en su composición líneas que sigan esta dirección, la lectura de la imagen será muy rápida (como si fuera cuesta abajo). En cambio, si utilizamos líneas diagonales ascendentes, de la esquina inferior izquierda a la superior derecha, la lectura será más pesada (como si fuera cuesta arriba).

Por supuesto, todo esto es sólo una guía orientativa y todo lo antes descrito es completamente subjetivo. Dependiendo del sujeto, del lugar, de la luz que utilices, del ángulo de visión, etc. puedes conseguir el mismo efecto con una composición distinta. Es cuestión de saber mirar y de tener reflejos a la hora de componer las imágenes para que nuestras fotografías mejoren sustancialmente. Las reglas de composición no son leyes inmutables, cada imagen y cada situación son únicas e, incluso, cada fotógrafo puede utilizarlas de una manera distinta y con resultados muy dispares.

La Regla de los Tercios vs la Simetría Dinámica

No te creas que todo se acaba en la Regla de los Tercios. Hay gente que opina que los puntos de esta regla, generados por la sección áurea, son demasiado regulares y estables visualmente para que llamen la atención a aquellas personas que ven las fotos y que, de hecho, las fotos más interesantes no son las que tienen los elementos situados exactamente en los puntos que define la Regla de los Tercios, sino aquellas que desplazan los elementos ligeramente para que llamen la atención más al receptor. Para ello, se ha desarrollado la regla de la Simetría Dinámica, que está explicada en este artículo. Básicamente, consiste en trazar unas diagonales situadas en ángulo recto con las diagonales principales del encuadre para que salgan unos nuevos puntos de interés:

Los puntos resultantes de esta técnica son muy cercanos a los de la Regla de los Tercios pero al no ser tan "perfectos" y estables, llaman más la atención, generan más tensión visual y, por lo tanto, las imágenes que siguen esta regla de composición pueden resultar más atractivas visualmente.

Ya para acabar...

Ahora ya sabes un poquito más acerca de los cimientos de la composición fotográfica que, posiblemente, te ayude a la hora de aplicarla en tus fotografías. ¿Tienes alguna imagen de la que estés especialmente orgulloso por su composición? ¿Algo a comentar? Anímate en los comentarios!

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. kerontide dice:

    buen articulo!!, explicando la proporcion aurea aunque eso de las “reglas” en fotografia…

    parte de la fotografia para mi es arte y entonces me surge una duda…si el arte no tiene reglas, algun que otro fundamento, estilos, pero reglas ?

    Gracias por el articulo.

    • En absoluto! Yo opino como tú (: Cada fotografía pide sus propias reglas. Es por eso que he ido poniendo que todo lo que se decía era subjetivo y que es cierto que en la mayoría de veces funciona, pero en otras muchas ocasiones, es más útil salirse de las reglas/normas/directrices. Un saludo!

    • Cristian PC dice:

      Me gusta la tegla de los tercios.Pero en mi Nikon d3200 en vez de dividir la pantalla en 3×3 la divide en 4×4 y eso me tiene loco no se ni cuales son los puntos de interés

  2. kerontide dice:

    hay estamos Monica, exacto, no todo es proporcion aurea, tambien existe como has dicho la simetria, o el caos, componer en Z o romper la simetria o con… 😉

    Por cierto, me he dado una vuelta po tu blog. Gran trabajo el tuyo!!

    • Y no olvides la regla más importante de todas: “hacer lo que te salga del disparador” xD A veces las mejores fotografías salen sin fijarte mucho en la composición, el azar a veces ayuda (:

      Muchas gracias ^^

      • Felipe_Silverstorm86 dice:

        Tienes toda la razon monica. A mi en variadas ocaciones he tenido que tomar hasta mas de 15 fotografias para obtener un buen resultado, y en otras solo disparo y listo, aun cuando voy en movimiento.
        Saludos!!

        http://www.flickr.com/photos/silverstorm86/

        • kerontide dice:

          si, pero eso no es siempre real, aunque cada uno de nosotros creamos estan en poder de la verdad absoluta je je je, a mi personalmente, las unicas fotos que son “al salto de mata” son las de reuniones familiares, algun momento en alguna boda…no todos porque hay momentos que veo lo que quiero y lo espero con impaciencia 🙂

          Pero las que quiero tener un buen resultado son meditadas, previamente concebidas y alli mismo, en el lugar de los hechos, jejejeje son compensadas y llevadas a termino. Por lo que sueles realizar 2 o tres tomas hasta que tienes lo que buscavas. Teniendo en cuenta que una buena foto (no una grandisima foto) empieza por ningun error/fallo aparente…

          felices fotos.

          • En mi opinión, no considero que disparar y que salga una buena foto se de por que si. Existe en nuestro sistema nervioso un mecanismo de automatización, por lo tanto al incorporar un conocimiento y ponerlo en practica reiteradas veces hace que nuestro cerebro deje de pensar consientemente en lo que va a hacer y lo hace de forma automática o sea sin pensarlo.
            Seria como andar en bicicleta, una vez que aprendiste a hacerlo no necesitas pensar en como hacerlo…

  3. Si que es cierto que las reglas estan para cumplirlas o para saltarselas, pero para eso es conveniente aprenderlas y dominarlas.

    • Al naz dice:

      Coincido contigo totalmente
      Sí las des conoces nunca podrás favorecerte con ellas

  4. la verdad siempre procuro jugaar con “los tercios” es una buena manera de encuadrar, lo aprendi en 3 de eso por que un profesor de prastica era un obseso del arte (pintura sobre todo) y nos lo explico entonces, creia que no lo utilizaria nunca pra nada, que estaba zumbao el profe este, pero me di cuenta que lo que me enseño no fue una tonteria si no la gran arma para encuadrar bien las fotos y conseguir buenas compasiciones!!!

    visiten mi blog: http://desdeelotroladodelobjetivo.blogspot.com.es/

  5. Dave Mata dice:

    Estoy de acuerdo que la fotografia ni el arte tiene reglas. Pero usar esto me ha ayudado un monton. Sobretodo en los recortes y fuera de la fotografia en el diseño. Desde que vi las clases de el numero aureo intento ponerla en practica.

    Esta me salio bastante natural sin reglas, sin necesidad de recortes.
    http://www.flickr.com/photos/jdavidrm/7641130826/in/photostream

  6. PEnsaba que no iba a poder opinar. Yo traté de sacar algo parecido en una pequeña vidriera de una iglesia en un viaje, aplicando este principio.

    http://www.flickr.com/photos/jasonmirandes/7000607801/in/set-72157628514852141

    y lo de las reglas…están para romperlas. En una clase magistral que recibí de un grandísimo fotógrafo, lo primero que dijo es que no hay que seguir reglas, sino buscar la composición correcta.

  7. sergio_rivcam dice:

    Hola, Mónica. Ya veo que han solucionado el problema con los comentarios. Aquí os dejo dos aportes de mi cosecha:

    http://www.flickr.com/photos/sergio_rivcam/6156332995/in/photostream

    http://www.flickr.com/photos/sergio_rivcam/6156289217/in/photostream

  8. bolonia06 dice:
    • Sebastian Elverdin dice:

      Es cierto lo de romper las reglas..pero viendo tu ejemplo….la dirección que lleva a la foto hace que pierdas interés en 3/4 de la fotografía…y eso me hace pensar si tiene una composición acertada o no..! SAludos

  9. bolonia06 dice:
  10. joselitojoss dice:

    muy ineresante

  11. Rio J As dice:

    Hasta k supe que era la PORCION AUREA!!!!

  12. Exelente articulo!
    Les dejo mi blog
    http://dabphotos.blogspot.com.ar/
    Saludos

  13. Leonardo Da Vinci dibujó esta figura 2000 años despues que los arquitectos griegos. En una busqueda objetiva a la figura humana. Pablo Picaso nacio casi 400 años despues que Leonardo.
    Y la susesión numerica a la que te referis, fue el Italiano Leonardo de Pisa. Aclarado esto, dejo un saludo para todos los lectores.

    PD: En cuanto a la fotografía comparto lo que varios han dicho sobre la propoción áurea. Sirve claro! pero también hay que confiar en el ojo y disfrutar de capturar momentos! Saludos!

  14. fotoyfotos dice:

    Muy interesante artículo, realmente nunca me había puesto a pensar en la forma en que se relaciona la regla de los tercios con la proporción áurea. Particularmente creo que es bueno conocer las reglas, para poder romperlas! pero con conocimiento de causa. Saludos!

  15. excelentes sus articulos soy aficionada tengo poco tiempo apreendiendo sobre la fotografia y me encanta aqui dejo

  16. excelentes sus articulos soy aficionada tengo poco tiempo apreendiendo sobre la fotografia y me encanta aqui dejo una
    http://www.flickr.com/photos/patypatypp/7809631120/

  17. Este mismo tema tan interesante tenía yo tratado en mi web, aunque con variaciones. Podéis verlo aquí.

    http://www.almandaba.nixiweb.com/index.php/tecnica/componer-fotografias/componer-fotografias-i-regla-de-los-tercios

  18. walimai dice:
  19. Raul Lago dice:

    Hola.

    Lo primero, aprovechar para felicitaros por el blog, que sigo desde hace tiempo y en el que he aprendido cosas que me han resultado muy útiles.

    Sobre este artículo:
    Desde el punto de vista práctico y puramente artístico, tal vez no sea necesario ser demasiado precisos con estas cosas. Nadie va a medir con regla cada punto, además de que los elementos que aparecen en una fotografía no son puntos sino que ocupan cierta área y por tanto no podemos hablar de que los coloquemos en un punto exacto. Con todo creo que es un ejercicio interesante experimentar con este tema. Pero como se ha teorizado basándose en elementos matemáticos, tengo que hacer unas puntualizaciones.
    Empezando con un poco de Historia, el artículo dice que la sucesión de Fibonacci posteriormente dio lugar a la proporción áurea. Es cierto esta sucesión está relacionada con la proporción áurea, pero esta proporción ya era conocida por los griegos y ampliamente utilizada en arquitectura, pintura y escultura mas de mil años antes de que Fibonacci naciera.
    El rectángulo áureo tiene la característica de que si le cortas un cuadrado, el rectángulo que queda tiene exactamente la misma proporción que el rectángulo original. Esto permite cortar otro cuadrado obteniendo otro rectángulo semejante y continuar con el proceso hasta el infinito, obteniendo en cada corte un cuadrado y un rectángulo áureo. Si en cada uno de los cuadrados vamos dibujando un arco obtenemos una espiral áurea, como se ve en el artículo. Una propiedad fundamental de la espiral áurea es la autosemejanza, es decir, el hecho de que la misma imagen se repita indefinidamente con distinto tamaño pero siempre con las mismas proporciones.
    El problema es que el rectángulo del artículo no es exactamenta áureo. Las razones entre cada dos términos consecutivos de la sucesión de Fibonacci se van aproximando a la razón áurea pero no son iguales. El método con el que se construye en el artículo el primer rectángulo puede ser muy aproximado para hacer un solo rectángulo pero si empezamos a construir la espiral hacia adentro, según vamos quitando cuadrados, los rectángulos que quedan se van alejando de la proporción, hasta que llega un momento en el que queda un rectángulo con el doble de largo que de ancho, si le quitamos un cuadrado queda otro cuadrado y si por último quitamos otro cuadrado ya nos quedamos sin nada, con lo cual es imposible continuar la espiral. Es necesario poder seguir la espiral porque ésta se va acercando infinitamente a un vértice que es un punto muy importante en todo lo que se está hablando. ¿Por qué es un punto importante? Pues porque es uno de los puntos áureos que el artículo señala con un círculo rojo. Si no se completa la espiral no hay ningún punto definido que marcar.
    A continuación el artículo identifica estos puntos con la regla de los tercios. Esto no es muy exacto pero casi podría aceptarlo porque son puntos que están bastante cerca de los cruces de los tercios. Lo que sucede es que a continuación se hace otra construcción usando la simetría dinámica para indicar otros “puntos destacados”. Pues bien: los puntos que se obtienen con la simetría dinámica en un rectángulo áureo son exactamente los vértices de las cuatro espirales áureas. Las dos construcciones dan lugar a los mismos puntos en un rectángulo áureo, son los cruces de los tercios los que son diferentes. De hecho, las dos líneas que se cruzan en cada punto con la simetría dinámica son las diagonales de los dos primeros rectángulos de la serie, es más, la primera incluye a las diagonales de todos los rectángulos horizontales y la segunda a las diagonales de todos los rectángulos verticales (creo que en la foto que incluyo se puede entender mejor todo esto).
    Todo esto tiene sentido en un rectángulo áureo, que sería un poco más alargado que una foto en formato 3:2. La razón entre largo y ancho en el áureo es 1’618 mientras que en el 3:2 es 1’5 ¿Qué pasa si utilizamos otro formato? Bueno, para el 3:2 casi nos podía valer todo esto si despreciamos una pequeña franja de la foto, pero si nos alejamos más de ese formato tendríamos que las espirales áureas no pueden construirse, la regla de los tercios nos sigue funcionando perfectamente y la simetría dinámica empieza a comportarse bastante mal: si el formato es muy alargado, los puntos se acercan al borde de la imagen mientras que si la foto tiende a cuadrada se acercan al centro. Si la foto fuera cuadrada, los 4 puntos coincidirían con el centro del cuadrado, es más, en el formato 4:3, muy empleado en cámaras digitales (aunque para mí bastante feo) los puntos de las simetría dinámica ya estarían más centrados que los cruces de los tercios. Como curiosidad, decir que si la razón entre largo y ancho de la foto fuese 1’41, estos puntos coincidirían con los cruces de los tercios.
    Yo resumiría todas estas teorías de composición en una norma menos precisa pero bastante sencilla: Los elementos importantes ni muy al medio ni muy al borde.
    Bueno. como ilustración dejo esta foto:
    http:[email protected]/3113976608/
    Si has leído todo este rollo, gracias por la paciencia.
    Un saludo.

    Raúl.

  20. Naiknatt dice:

    Excelente aporte! Gracias por la info… Saludos desde México =]

  21. Luis inzunza dice:

    Leía el otro día que la grandeza cualquiera la logra en un golpe de suerte, que un fotógrafo debe aspirar a ser bueno, consistentemente, a ser “grandioso” por un golpe de suerte… Y estas reglas de la fotografía nos ayudan a ser consistentes. Si quieres tomar la cámara y disparar al aire a ver si sale algo… Es tu decisión, pero en cualquier intento artístico, lo primero debe ser la intención.

  22. Sebastian Elverdin dice:

    Para empezar a destacar hay que incorporar conocimiento, salvo que uno sea un “genio” que seguramente hay pocos. Quiero decir que si bien no es necesario atarse a las reglas, es impresindible no obstante conocerlas muy bien y dominarlas casi de forma inconsiente. A modo practico comento que en cualquier curso de fotografía de principiantes, vemos que las fotos “regladas”son en casi un 100% superiores a las no regladas..SAludos.

    https://www.flickr.com/photos/basty69/18808817030/in/dateposted-public/

  23. Panchico dice:

    Todo muy bien, excepto que Fibonacci, gran matemático y descubridor de la serie que lleva su nombre no es el descubridor del módulo áureo.
    El módulo áureo es la relación que existe entre las partes de un segmento cuando dividido en dos se cumple que a/b = (a+b)/a. La resolución de esta ecuación da lugar el módulo áureo.
    En la serie de Fibonacci, la división entre n por (n-1) cuando n tiende a infinito, tiende al módulo áureo, pero no se cumple en los primeros términos de la serie, p.e. 2/1 ó 3/2, 5/3 etc.

Opina