Todos Los Secretos Sobre el Destello del Flash de Mano

Todo sobre el destello del flash - Portada

La aparición de los flashes de mano, especialmente tras la bajada de precios de éstos durante los últimos años, ayudada de la promoción dada a estos accesorios por corrientes como Strobist, ha permitido que cada vez más fotógrafos, no precisamente profesionales, cuenten con flashes en sus equipos.

Sin embargo, como hemos comentado en múltiples artículos de dzoom, no es un accesorio de trato fácil, especialmente si no conoces cómo funciona. Hoy he querido hablarte del destello del flash y sus características. ¿Por qué? Pues porque sólo sabiendo cómo se comporta el destello de un flash, podrás entender cómo utilizarlo, predecir su comportamiento y configurarlo adecuadamente en función del resultado que deseas.

¿Cómo Se Genera El Destello?

Cuando apretamos el disparador de nuestra cámara y ésta, por el método de sincronización que sea, origina la activación del flash, vemos cómo sale un destello de la zapata de nuestro flash, ¿pero qué ha ocurrido hasta este momento y por qué se produce este destello? Veamos el proceso desde el principio.

El flash de mano, en su cuerpo, incluye un condensador que, desde el momento en que encendemos el flash, comienza a cargarse (a partir de la energía almacenada en las pilas o batería del flash) hasta alcanzar el máximo. De la carga de este condensador es de la que sale la electricidad necesaria para que al disparar el flash se genere el destello.

Por tanto, de la capacidad de este condensador, de la velocidad de carga (en esto influyen mucho también las pilas) y de la potencia que exijamos en el destello de nuestro flash dependerá la velocidad de recarga (reciclado) y, por tanto, la capacidad del flash de emitir múltiples destellos en el menor tiempo posible (incluso de forma continua si queda la suficiente cantidad de energía en el condensador tras el último disparo).

Por último, decir que el destello se genera al entrar en contacto la descarga de electricidad que sale del condensador, una vez que se dispara el flash, con una mezcla de gases que hay en el interior del tubo de cristal de la antorcha de tu flash. Esta mezcla de gases está fundamentalmente formada por gas xenón.

Una vez que sabemos cómo se genera, hablemos de algunas características muy interesantes y que son fundamentales para saber cómo sacarle el mayor partido a tu flash.

#1 El Destello Casi No Emite Calor

La reacción que se genera al entrar en contacto la chispa liberada por el condensador y los gases del tubo genera una fuerte cantidad de luz, pero una despreciable cantidad de energía en forma de calor.

Esto convierte a los flashes de mano en unos estupendos accesorios a la hora de evitar la aparición de calor o sudoración en los modelos que están expuestos a su acción. Nada que ver con el resultado cuando la iluminación utilizada se obtiene a través de luz continua.

#2 Puedes Modificar la Dirección, Cobertura y Tamaño del Destello Para Lograr Resultados Completamente Diferentes

La ubicación del tubo de cristal en una antorcha articulada no es resultado del azar, sino de las posibilidades que aporta al fotógrafo el poder modificar la dirección del destello, por ejemplo, cuando quiere rebotar el destello. De ahí que hoy día no se entienda un flash de mano que no pueda girar la antorcha.

También tiene una explicación el que cada vez más modelos de flash de mano incorporen la opción de elegir un nivel u otro de zoom en el destello. Gracias a éste es posible modificar la cobertura del destello y también lograr un mayor alcance del flash cuando incrementamos el zoom (al concentrar el destello).

Por último, y como ya hemos comentado en múltiples artículos en que hablamos de modificadores del flash, el tamaño del destello (más bien, de la fuente de luz) da lugar a resultados muy distintos: desde una luz muy dura, a una luz mucho más suave (a medida que se incrementa el tamaño de la fuente con respecto al objeto iluminado).

#3 La Potencia Del Destello

A pesar de que los flashes nos permiten elegir la intensidad de luz del destello y pasar, por ejemplo, del total de la intensidad que puede arrojar (1/1), hasta valores tan reducidos como 1/64 ó incluso 1/128 de la intensidad máxima, ¿sabías que el destello que se genera siempre tiene la misma potencia?

¿Entonces cómo es posible variar la intensidad generada? Pues muy sencillo, incrementando o reduciendo la duración de este destello y, así, la cantidad de luz liberada será mayor o menor, en función del tiempo que dure el mismo. Así de fácil.

#4 La Duración Del Destello. Depende De La Potencia Configurada

Como comentábamos antes, la duración del destello dependerá de la potencia definida por el fotógrafo (en caso de estar en modo manual), o bien por el propio flash si estamos hablando de modo TTL.

¿Pero de qué tiempos estamos hablando? Pues estaríamos hablando de 1/50.000 segundos en destellos cortos (que producen poca cantidad de luz) y otros destellos de 1/1.000 segundos en destellos largos (que producen la mayor cantidad de luz que un flash puede arrojar).

Este tiempo de destello es una característica que puede ser interesante comparar en función del uso que vayamos a dar a nuestro flash. Para que te hagas una idea, el destello a máxima potencia de un Nikon SB900 tiene una duración de 1/880 segundos, frente a los 1/125 segundos de un Metz 58 AF.

Duración del destello

¿Que cómo afecta esto? Observa las dos fotografías superiores de un ventilador a toda velocidad. ¿Aprecias la diferencia?

La imagen de la izquierda, en que el flash se configuró para disparar a 1/64 de su potencia, (un destello mucho más corto) permitió congelar las aspas del ventilador.

Por contra, la imagen de la derecha, en que el flash se configuró para disparar al total de su potencia (1/1) y, por tanto, requirió un destello de mayor duración, originó que las aspas apareciesen en movimiento.

Como puedes ver, ambas imágenes fueron tomadas con un tiempo de exposición de 1/60 seg, por lo que el que las aspas aparezcan o no congeladas no se debe a este tiempo, sino al tiempo de incidencia de la duración del destello del flash.

Una vez visto esto, ya sabes, cuando necesites congelar a un sujeto que se desplaza a una velocidad elevada y haga falta luz, olvídate de utilizar tu flash a su máxima potencia y abre el diafragma, o bien aumenta la sensibilidad ISO. Si pretendes resolver la situación incrementando la potencia del flash, la duración del destello de éste crecerá y es posible que no logres congelar el movimiento del sujeto, sino pintar una estela.

#5 La Velocidad de Sincronización

A pesar de que los tiempos de duración del destello de nuestro flash, salvo que exijamos el máximo de su potencia, serán escasísimos (estarán por debajo de los 1/800 segundos), a la hora de disparar el flash entra en juego un tiempo mayor: la conocida velocidad de sincronización.

Esta velocidad marca el tiempo de exposición más breve al que podemos disparar nuestra cámara en conjunción con un flash, para asegurar una adecuada sincronización. Si quieres saber más sobre ella, te recomiendo este completo artículo.

Modo HSS

Esto, por supuesto, salvo que utilicemos modos de superación de la velocidad de sincronización como el HSS (High Speed Sync), aunque con la consiguiente pérdida de potencia que tienen estos métodos.

Eso sí, además de la pérdida potencia, en el caso de que se desee utilizar para congelar objetos que se desplazan a gran velocidad, hay que considerar que el modo HSS tampoco resulta adecuado, pues lo que hace es emitir varios pulsos de luz durante el tiempo de exposición, con lo que no se congelaría un único instante, sino varios.

Si la velocidad de sincronización supone un problema, además del modo HSS, es posible utilizar filtros de densidad neutra, ¿no sabes cómo? Echa un vistazo a este artículo en que te hablábamos sobre los filtros ND como el accesorio definitivo para mejorar tus fotos en exterior.

Recordando Cómo Podemos Manejar La Luz Ambiente Y La Luz Del Flash de Forma Independiente

Después de haber visto todas estas características sobre el destello del flash, sólo me queda recordarte un concepto fundamental cuando trabajes con flash: la separación de luces. Este concepto nos permite saber cómo modificar la iluminación ambiente y la iluminación del flash de forma independiente.

¿Que por qué cuento esto ahora? Pues porque se basa en una de las características del destello que hemos visto: la reducida duración de éste. Que hace que independientemente del tiempo de exposición de nuestra toma, salvo que éste sea realmente reducido (inferior a la duración del destello), no varíe la cantidad de iluminación que el flash aporta a nuestra imagen si mantenemos la potencia de éste fija.

Por tanto, cuando queramos modificar sólo la cantidad de iluminación ambiente en nuestra toma, variaremos exclusivamente el tiempo de exposición, con el consiguiente aumento o disminución de la iluminación ambiente, si aumentamos o disminuimos el tiempo de exposición, respectivamente. Así, si mantenemos el resto de parámetros invariables, apreciaremos que sólo varía la iluminación ambiente y no la proporcionada por nuestro flash.

Si, por el contrario, lo que deseamos es incrementar la iluminación del flash y mantener intacta la iluminación ambiente, tendremos las siguientes opciones:

  1. Incrementar la potencia del flash, si estamos disparando en modo manual, o bien la compensación si estamos disparando en modo TTL.
  2. Incrementar la sensibilidad ISO, aunque deberemos, por la ley de la reciprocidad, reducir el tiempo de exposición el mismo número de pasos para, de este modo, incrementar la iluminación del flash y mantener la iluminación ambiente.
  3. Abrir más el diafragma, aunque, nuevamente, aplicando la ley de la reciprocidad, nuevamente deberemos reducir el tiempo de exposición el mismo número de pasos para mantener la iluminación ambiente.

Como ves, conocer las características del destello del flash no es algo superfluo, ya que, como en este caso conociendo la reducida duración del destello que tiene el flash, podemos conocer cómo variar los parámetros de la toma para controlar de forma separada la cantidad de luz ambiente y la proporcionada por el flash.

¿Conocías todo esto?, ¿o eres de los que pones el flash en modo TTL y cruzas los dedos cada vez que tienes que utilizarlo? Como ves, todo tiene su explicación, y si conoces cómo funciona el flash, conseguir que se comporte como quieres resulta mucho más sencillo, ¿a que sí?

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Lamartine dice:

    Parabéns pelo excelente artigo. Dos melhores que já li. Este os outros!!

Opina