Guía de Referencia para Conseguir Exactamente la Foto que Quieres

Guia-referencia-1

El proceso a la hora de tomar una fotografía puede llegar a resultar hasta complejo dependiendo del nivel que tenga cada uno. Sin embargo, con el paso del tiempo y la práctica, hacer una foto es algo instintivo que se hace sin pensar. Sería algo así como cuando aprendes a conducir. Al principio parece que tener que pulsar el embrague cada vez que queramos cambiar de marcha es algo complejo, sin embargo, llega un día en el que conducir es algo automático.

¿Qué vamos a fotografiar?

No hay que olvidar que la fotografía está relacionada con mirar, con ver, y con querer inmortalizar un momento. Y para hacer esto utilizamos la cámara. Pero lo primero de todo es tener claro que hay algo que queremos fotografiar, que nos llama la atención. En ocasiones se tiene muy claro cuál va a ser el encuadre, en otras vemos algo interesante, pero tenemos que darle un par de vueltas antes de disparar.

Por lo tanto, el primer paso sería localizar un sujeto interesante y pensar cuál sería el encuadre.

Para obtener el encuadre adecuado tendremos que desplazarnos. Si utilizamos un objetivo de focal fija tendremos que movernos hacia adelante o hacia atrás, puesto que el zoom son nuestros pies. Si por el contrario disponemos de un zoom podemos modificarlo para determinar qué encuadre nos gusta más.

Sujeto nítido

Guia-referencia-2

Con el enfoque das más importancia a un elemento o a otro. En este caso, lo normal habría sido enfocar al batería, sin embargo, enfoqué al plato.

Una vez tenemos claro cuál será el encuandre, el siguiente paso sería enfocar, aunque sólo sea para ver la escena nítida.

Dependerá de cada situación, y en la mayoría veremos la escena nítida sin hacer nada, pero en otras ocasiones en los que nuestro enfoque haya sido extremo, necesitaremos modificarlo para ver la escena global. Dependiendo de la manera de enfocar que utilicemos, será el momento de pensar si vamos a bloquear el enfoque o a modificar el punto de enfoque.

Midiendo la luz

Ahora llega el momento en el que tenemos que haber decidido cómo queremos que sea el resultado final de la imagen, y para ello tenemos que pensar tanto en el diafragma como en la velocidad de obturación. Estas preferencias son las que tenemos que tener en cuenta a la hora de medir la luz, que es el siguiente paso.

Aquí, dependiendo del modo de medición, cada uno realizará la medición de su manera.

A la hora de medir la luz tenemos que determinar si será el diafragma el que prime sobre la velocidad de obturación o al revés.

En ocasiones los dos serán importantes.

Si lo que prima es la profundidad de campo, entonces tendremos que valorar cuál será el diafragma (número f) que configuremos. Esto estará relacionado con el elemento o elementos que queremos que aparezcan nítidos en la fotografía. Si nos da igual la profundidad de campo, entonces este parámetro no será el que determine la medición.

Puede que el resultado de la fotografía esté determinado por la velocidad de obturación, por lo que éste será el primer parámetro a configurar.

Como podemos ver, habrá ocasiones en las que configuraremos primero el diafragma, y otras la velocidad, todo dependerá de lo que queramos obtener.

Por ejemplo, si estoy ante un paisaje, la velocidad de obturación me dará igual, lo que prima es la profundidad de campo, por lo que fijaré un diafragma que me dé profundidad y calidad. Si hay poca luz tendré que usar un trípode para establecer la velocidad necesaria. Si no dispongo de trípode entonces ya estaré en un compromiso, teniendo que valorar si quiero perder calidad aumentando el ISO, o reduciendo profundidad y calidad abriendo el diafragma. Esto ya es decisión del fotógrafo, pero es el proceso y el análisis que hay que tomar en cada situación.

Guia-referencia-3

Quizás sea el ejemplo más claro en el que podemos ver cómo el resultado varía en función de la velocidad de obturación seleccionada.

Si por el contrario estoy fotografiando el mar y quiero obtener un efecto seda, el parámetro que prima en esta ocasión es la velocidad, estableciendo un valor de varios segundos hasta obtener el resultado que quiero. A partir de aquí, fijaré el diafragma y el ISO una vez haya medido la luz.

Hay que asegurarse de que estamos utilizando el ISO más bajo posible, para no restar calidad. Si estamos utilizando trípode, casi siempre utilizaremos el ISO nativo de nuestra cámara (100 en la mayoría, 200 en algunos modelos de cámara CSC).

Para realizar la medición de la luz lo habitual es que perdamos el encuadre, sobre todo si utilizamos la medición puntual, por lo que una vez hayamos medido y configurado los parámetros tendremos que volver a encuadrar.

Yo suelo volver a enfocar, para asegurarme de que el foco está correcto y no he movido el anillo de enfoque por error.

Comprobaciones que podemos hacer antes de hacer la foto

Ya por último, pulsaríamos el botón de disparo y tomaríamos la foto, sin embargo, hay algunas cosas a tener en cuenta que más vale comprobar.

Por ejemplo, si nuestro objetivo tiene estabilizador de imagen es conveniente comprobar si lo tenemos activado, en el caso de que disparemos a pulso, o desactivado si estamos utilizando un trípode. El movimiento del estabilizador sobre un trípode puede producir el efecto contrario, sobre todo en teleobjetivos.

Guia-referencia-4

Sobre el trípode desactivamos el estabilizador de imagen.

Si utilizamos un trípode, es conveniente utilizar un disparador y configurar el levantamiento del espejo, por lo que tendremos que comprobar que lo tenemos activado y nos acordaremos de que hay que pulsar dos veces, la primera para levantar el espejo, y la segunda para empezar la exposición. También es frecuente comprobar si la cámara está nivelada, ya sea con el nivel electrónico de la cámara o a través de un nivel de burbuja que se le puede poner a ésta.

Guia-referencia-5

Un buen trípode pesado será estable, pero poco transportable. Si vamos a usar filtros o fotografías de larga exposición será necesario. Podemos ver cómo para la fotografía se utilizó un filtro degradado, además del disparador que cuelga por la parte izquierda. Si hace viento es mejor sujetar bien el disparador. Normalmente, también cuelgo la bolsa con los filtros del trípode para tenerlos más a mano.

Una vez tomada la fotografía, toca revisarla y comprobar que el encuadre nos satisface y que el histograma es el correcto. Si nos hubiéramos equivocado tendríamos que corregir los parámetros y ajustar la foto.

También habría que ver si el resultado se parece a lo que queríamos, por ejemplo, si estamos fotografiando una flor y queríamos desenfocar el fondo, comprobaremos si lo hemos desenfocado suficiente o no. Si no nos gusta sería el momento de aplicar la ley de la reciprocidad y modificar los valores para acercarnos al resultado deseado.

Guia-referencia-6

Misma foto pero la primera está hecha con un diafragma f2.8 y la segunda f8 con una distancia focal de 200mm. Se puede observar, no sólo la diferencia de profundidad de campo sino también el viñeteo que produce una apertura tan grande.

Como se puede ver, aparentemente son pocos los pasos a seguir pero no sería la primera vez que a alguien se le olvida medir la luz o enfocar, por ejemplo. En ocasiones se complica un poco más y hay que realizar más comprobaciones pero no es lo habitual.

Sergio Arias Ramón, fotógrafo profesional especializado en viajes y naturaleza. Formación autodidacta centrado en la composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal. Puedes seguir sus trabajos en sergioariasfotografia.es y en facebook, twitter o instagram.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Muy bien sintetizados los pasos. Tengo una duda. El trípode del que dispongo no es muy estable. Al hacer las fotografías noto que la cámara vibra con la acción del obturador. En ese caso ¿Desactivo la estabilización del objetivo o es recomendable utilizarla?

    Gracias por el artículos.

    • Hola beatriz,

      si disparas con trípode, lo más adecuado es que desactives la estabilización del objetivo. No obstante, si ves que la cámara vibra un poco con la acción del obturador lo que te propongo es que añadas peso al trípode para tratar de reducir esta vibración.

      También, como se comenta en el artículo, si utilizas el modo de levantamiento de espejo, seguramente la vibración que se produzca también se mitigue.

      Ciao

Opina