La Regla de los Tercios: Qué Es y Cómo Usarla

Danbo explorando el mundo

La Regla de los Tercios es una de las reglas más básicas de composición fotográfica. Quien más y quien menos la ha oído mencionar alguna vez, aunque es posible que no tengas claro del todo lo que significa. En las siguientes líneas te explicamos en qué consiste la regla de los tercios, y como aplicarla para mejorar drásticamente tus composiciones fotográficas. Tus fotos nunca volverán a ser iguales una vez entiendas qué es y cómo funciona. ¿Te animas?

La Famosa Regla de los Tercios

IMG_39572

La regla de los tercios es una de las reglas de composición más famosas dentro del mundo de la fotografía. Es uno de los primeros recursos compositivos que uno descubre y probablemente sea de los primeros en aprenderse tanto por su sencillez como por lo efectivo que es en sus resultados.

La regla de los tercios es un medio simple de aproximación a la proporción áurea, de la que ya te hablábamos en este otro artículo, y que trata la distribución del espacio dentro de la imagen que genera una mayor atracción respecto al centro de interés.

Con la regla de los tercios conseguirás dotar a tus fotografías de una sensación de profundidad y lograrás que se aprecie un mayor equilibrio, guiando al ojo del espectador directamente al punto de mayor interés.

¿En Qué Consiste Exactamente la Regla de los Tercios?

14151696_10210968693762737_934031951_o
Mira una de tus fotografías y mentalmente divídela en tres tercios imaginarios, tanto horizontales como verticales. La imagen te quedará dividida en 9 partes iguales, y los cuatro puntos de intersección de esas líneas son los que van a fijar los puntos adecuados para situar el centro, o centros, de interés de nuestra foto. De esa forma estaremos rompiendo con la común costumbre de situar a nuestro sujeto o elemento protagonista justo en el centro del encuadre.

P11200612

 

Cada uno de estos cuatro puntos de intersección se denominan puntos fuertes. Cuando estemos haciendo una foto, si solo existe un único punto de interés, es preferible situarlo en uno de los cuatro puntos de intersección mencionados en lugar de hacerlo directamente en el centro de la foto. Esto suele generar mayor atracción en el espectador que cuando el centro de interés esta en el mismo centro de la fotografía.

¿Y Si Tengo Varios Centros de Interés?

En caso de que en la foto hubiera dos centros de interés, es recomendable buscar dos de estos puntos, y siempre que sea posible opuestos, formando una diagonal en la foto. Veámoslo mejor con un ejemplo.

2

¿Qué Consigo Aplicando la Regla de los Tercios?

No en todas tus fotografías tendrá sentido aplicar la regla de los tercios, pero por norma general, tus imágenes serán más atractivas debido a que:

  • Se crea una sensación de equilibrio.
  • La imagen adquiere más interés y complejidad que si colocáramos simplemente al sujeto u objeto en el centro del encuadre.
  • La foto tiene más fuerza y energía.
  • La imagen gana sensación de profundidad y deja de ser plana.

3

Algunos Ejemplos Ilustrativos

Podría hablarte largo y tendido sobre la regla de los tercios, pero sin una imagen que lo ilustre de poco valdría. Por eso, a continuación, vamos a ver algunos ejemplos prácticos con los comentaremos correspondientes.

Tenemos la costumbre de situar los elementos en el medio del encuadre, pensando que de esa forma lo equilibramos más, pero esto no es del todo cierto. Un caso muy recurrente es cuando realizamos fotografías en las que aparece la línea del mar o alguna cadena montañosa por ejemplo.

18062016-_MG_6911-Facebook2

Veamos esta imagen. El protagonista de la imagen es claramente el pueblo, el cual podríamos haber situado exactamente en el rectángulo central de la imagen. Pero hacerlo hubiera supuesto que otro de los grandes atractivos de la imagen, ese cielo con nubes tan azulado, hubiera pasado muy desapercibido. Situando el pueblo en el punto de interés inferior de la derecha, nuestra mirada se dirige a él pero luego podrá admirar el bonito cielo.  En este caso, la regla de los tercios está íntimamente ligado a la regla del horizonte.

Lo de situar al elemento protagonista en una de los puntos de interés para ganar en composición no no solo pasa cuando hacemos fotos de paisajes, sino que también se aplica a los retratos.

Danbo explorando el mundo

Imagina que vas a sacar una foto en la que tu objeto o sujeto protagonista está en el medio del encuadre. A la foto le falta armonía, le falta equilibrio. Prueba a cambiar de encuadre y a situarlo en uno de los puntos de interés, bien sea porque se percibe que el sujeto se dirigirá hacia esa dirección, o porque simplemente es en ese punto en el que le otorga equilibrio a la composición ¿No crees que la imagen está bastante más atractiva? Quien la vea ahora sabe exactamente a qué lugar tiene que dirigir su mirada primero, queda evidente cuál es el foco de interés.

4

¿Cuándo Aplico la Regla de los Tercios?

Seguro que más de una vez has escuchado la famosa frase de "Eso lo arreglo yo después en Photoshop". Por supuesto, puedes seguir la regla de los tercios cuando vayas a editar la foto, pero como todo, lo mejor será que la apliques ya a la hora de al hacer la foto.

IMG_4401fb

No te preocupes si al principio no identificas bien a través del visor o la pantalla de tu cámara dónde se encuentran esos puntos imaginarios. Es normal que al principio te cueste un poco, pero con el tiempo irás cogiendo práctica. Algunas la mayoría de cámaras réflex traen unas guías en el propio visor que te ayudarán a tomar las referencias que necesitas.

Hay incluso quien pega en la pantalla una pegatina transparente sobre la que hace unas marcas, ya que como ayuda puede serte muy útil. Eso sí, no es necesario.

Otra opción como te adelantábamos hace un momento, aunque solo sea recomendable en ciertos casos, es realizar un reencuadre posterior con programas de retoque fotográfico como Photosop o Lightroom. En este artículo te explicamos cómo reencuadrar una foto y aprovecharte de la aplicación de la regla de los tercios de forma sencilla.

Más Ejemplos Sobre el Uso de la Regla de los Tercios

Veamos unas cuantas aplicaciones prácticas de la regla de los tercios. El primer caso lo vamos a ver con una fotografía de paisaje. La toma está hecha en el Monument Valley, y vemos como dentro de ese valle lo que destaca son esas tres formaciones rocosas, sobre todo las dos que se encuentran más próximas a la cámara. Se podía haber situado una en el centro, pero al hacerlo de esta manera, y colocarlas también en el segundo tercio del horizonte ganamos en equilibrio. Además de esta forma se ha podido captar el rayo en su plenitud.

monument-valley-1593318_1280

Otro ejemplo es el de fotografía de flores. Como puedes ver en los siguientes ejemplos siempre queda bien situar el centro de atención en uno de los puntos de interés.

5

Aunque en este caso también hay ocasiones en las que situando la flor en el centro y rellenando el encuadre puedes otorgarle fuerza a la fotografía.

daisies-558501_1280

En retratos la regla de los tercios suele funcionar muy bien. Puedes colocar otro punto de interés con el que el sujeto interactúe, o simplemente dejar espacio vacío en esa parte.

6

En esta otra foto tenemos a un protagonista situado en uno de los puntos principales contemplando el paisaje que tiene ante él. Aquí al seguir la regla de los tercios hemos ganado en profundidad, y además evitamos ocultar uno de los principales motivos del paisaje, el lago.

norway-772991_1280

Si por el contrario la vista que tiene el sujeto no es demasiado relevante, entonces puedes saltarte la regla y colocar a tu sujeto en el centro.

people-690547_1280

¿Te acuerdas cuando te hablábamos del punto de fuga? En este caso te diré que encontrarás más ejemplos en los que no se sigue la regla de los tercios, pero dependiendo de los elementos del entorno seguirla puede ser tan o más interesante.

7

Una de las excepciones en las que en la mayoría de ocasiones suele funcionar mejor colocar el foco de interés en el centro es cuando hay elementos simétricos en nuestro encuadre. Reflejos, líneas paralelas… mira los siguientes ejemplos y compruébalo tú mismo.

8

Y ¿por qué no? A veces simplemente quieres que el centro de interés esté justo en el centro.

drop-of-water-545377_1280

Las Reglas Están para Romperlas

Ahora que te hemos explicado qué es la regla de los tercios y cómo su aplicación puede ayudarte a mejorar la composición de tus imágenes, es el momento de decirte que las reglas están para romperlas. 

Las reglas en fotografía son como una especie de ayuda para guiarnos hacia mejores resultados fotográficos, eso está claro. Pero una vez las conoces, una vez sabes aplicarlas y sacarle todo su potencial, ha llegado el momento de que juzgues si tu próxima imagen tiene que estar sujeta a ella o por el contrario vas a romper con esa regla y mostrar una visión nueva y más creativa. 

Las reglas están para romperlas. Conócelas, aplícalas, mejora y aprende con ellas... y cuando lo hagas, serás libre de hacer uso de ellas o no en tus imágenes para lograr el propósito que persigues.

24440483160_ec59fa0d38_b

Y hablando de reglas, a continuación te dejo un par de artículos que creo que te pueden interesar... Las 13 Reglas de Composición Fotográfica Fundamentales que Deberías Conocer, La Proporción Áurea y Cómo Sacarle Jugo.

Y tú ¿utilizas mucha la regla de los tercios?

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Una vez en una clase magistral de composición de fotografía de naturaleza, nos dijo la persona que la daba (alguien muy bueno y reputado en su campo) que nos olvidemos de las reglas, que no existen en fotografía. Aparte que lo corroborais con el último párrafo, lo importante es que una foto expresse y diga algo, sin pensar en reglas

    • oscar garcia dice:

      razon tenia ¡¡ en el arte no hay reglas, pero si queremos que una fotografia exprese algo……. hay que usar una serie de normas,reglas,dierectrices……llamesmolo como sea,incluso si en una fotografia no quieres que el motivo,o los motivos principales de la misma sean armonicos,hay que usar unas normas,normas contrarias a esas que expresen armonia y equlibrio.pero repito,en el arte no hay reglas,solo las tuyas propias.un saludo.

  2. elprocer dice:

    Quisiera hacer un simple aporte, despues de muchos anos de sacar fotos me quedó esta reflección:
    Cumplí tantas reglas…
    Usé tantos límites impuestos…
    Armé tantos proyectos…
    Que hoy…… solo fotografío mis emociones.

    • Muy buena reflexión! Desde luego, una vez conocemos la teoría y las reglas, es el momento de romper con ellas y empezar a explorar qué hay más allá. Un saludo! :)

Opina