Aprender Fotografía es Fácil... en la Zona PREMIUM

Los 9 Consejos Más Importantes Para Hacer Fotografías con Una Caja de Luz

Existen pocos accesorios más agradecidos que una tienda o caja de luz. ¿Por qué? Pues porque es un accesorio fantástico para realizar fotografías de producto, joyas, dispositivos electrónicos, etc. y lograr una iluminación natural y homogénea de forma muy sencilla.

Sin embargo, si al empezar a usarla no tienes en cuenta algunos aspectos básicos, puede que no logres los resultados esperados y optes por guardarla y no usarla más.

Para que no te ocurra esto, he decidido escribir este artículo. Quiero que conviertas a tu tienda de luz en uno de tus accesorios básicos en el campo de la iluminación. ¡Presta atención a estos consejos!

¿Qué Nos Ofrece Una Caja/Tienda de Luz?

Una tienda de luz es un accesorio en forma de cubo blanco traslucido, en cuyo interior se sitúa el objeto a fotografiar. De modo que al iluminar el cubo desde el exterior, sus paredes blancas contribuyen a dirigir una iluminación repartida y que procede de múltiples direcciones, lo que permite reducir sombras y ofrecer una imagen atractiva del sujeto fotografiado.

En las imágenes superiores se aprecia, a la izquierda, el resultado de iluminar la botella con dos flashes laterales desnudos; y a la derecha, el resultado de iluminar la botella dentro de una tienda de luz que ha sido iluminada con dos flashes en posición lateral.

Como puedes ver, el nivel de dureza de la luz y la suavidad de las sombras de una y otra imagen no tienen nada que ver. La imagen de la izquierda ofrece colores más saturados, pero, al mismo tiempo, sombras más duras y desagradables. La imagen derecha, por contra, ofrece una iluminación más envolvente y suave. Pues bien, esto es lo que nos aporta utilizar una tienda de luz.

#1 Usa Cuantas Más Fuentes de Luz Mejor

El primer consejo que quiero darte es que, a pesar de que la tienda de luz contribuya a rebotar luz a través de todas las paredes del cubo, obviamente enviará más desde aquellas paredes que estén directamente iluminadas (desde fuera).

Tienda de luz iluminada con flashes laterales

Por ese motivo, habitualmente se suele trabajar con, como mínimo, dos fuentes de luz, una en cada uno de los laterales del objeto. No estando demás incluso añadir una iluminación cenital desde la cara alta del cubo.

Sólo así lograrás una iluminación realmente envolvente y en la que la cantidad de luz que reciba el objeto desde todas las direcciones sea muy similar.

#2 Mide Y Equilibra Bien La Potencia de Los Flashes

En cuanto pones en juego más de una fuente de luz, debes ajustar muy bien su potencia y su distancia al sujeto iluminado, pues de ello dependerá el resultado y el nivel de iluminación del objeto.

Cuando trabajas con dos flashes laterales es habitual dispararlos de modo que emitan la misma cantidad de luz. El problema surge, especialmente, cuando los flashes no son del mismo modelo.

Si ése es el caso, el problema es que al disparar, por ejemplo, los dos flashes a 1/16 de potencia, seguramente no emitan la misma luz. Así que lo primero que debes hacer es equiparar la potencia de los flashes a través de un fotómetro, o bien con la técnica de la cartulina blanca.

Sólo así llegarás a saber que para que, por ejemplo, el flash A y el flash B emitan la misma intensidad, el A debe estar configurado a 1/16 de potencia y el B a 1/16 + 0.7EV.

En cuanto tengas esta equivalencia, para emitir más o menos luz, deberás ir subiendo o bajando la intensidad de los flashes en el mismo número de pasos, pero tomando como ajustes de partida, los valores alcanzados.

#3 Si Puedes, Incrementa La Superficie de Destello de Los Flashes

La tienda de luz nos permite incrementar la superficie del destello, puesto que ya no es la antorcha del flash la que ilumina al sujeto, sino el lado del cubo iluminado. Sin embargo, salvo que la tienda sea de muy buena calidad, el reparto de la luz no es todo lo homogéneo que nos gustaría.

Por ese motivo y, siempre que puedas, es oportuno, primero, reducir el zoom de la antorcha al menor valor posible (14mm, por ejemplo), y, en segundo lugar, utilizar algún difusor, tipo softbox que incremente la superficie de la fuente de luz y, por tanto, haga posible un reparto más equitativo de la luz que emite hacia el sujeto el lado del cubo iluminado.

Hecho esto, deberías volver a tomar mediciones de la intensidad, pues la reducción del zoom y el uso de un difusor mermará la potencia del flash. Así que, aunque te haya presentado los consejos al contrario, la medición y equilibrio de la potencia de los flashes deberías hacerla tras haber incrementado la superficie del destello, ¿de acuerdo?

#4 Haz Pruebas Hasta Lograr El Blanco Puro

Una vez que tienes los flashes bien posicionados, con los accesorios de difusión adecuados y con la potencia calibrada, es momento para realizar las primeras pruebas hasta lograr obtener el blanco perfecto en el interior de la caja.

Para ello, nuevamente, te vendrá de perlas un fotómetro, o una cartulina blanca en su defecto. Deberás configurar la potencia de los flashes de modo que consigas mostrar el blanco puro (histograma pegado a la derecha) en el interior de la tienda.

#5 Es Importante Un Buen Balance de Blancos

Si disparas en RAW, podrás variar el balance de blancos en el procesado. Pero, por si no es el caso, y, aunque sea el caso, para que tengas una referencia del blanco real dadas las condiciones de iluminacióin, debes también considerar que, aunque la tienda sea aparentemente blanca, siempre puede colarse alguna dominante de color.

Así que no te fíes dejando el balance de blancos en el modo flash de tu cámara. Utiliza una tarjeta de grises, o una carta de colores, de modo que tengas el ajuste adecuado que haga que tu blanco sea blanco y no tienda ni hacia un tono más cálido, ni hacia uno más frío.

En las imágenes superiores se muestra el resultado con distintos ajustes de balance de blancos. Parece claro que el más cercano al blanco es el que está a 5700 K, ¿verdad?

#6 Prueba Con Una Cartulina En Lugar de La Superficie Que Trae La Caja

Normalmente, las cajas de luz incorporan una (blanca) o varias superficies (blanca, azul, negra y roja, generalmente) para utilizar como base y fondo del sujeto fotografiado.

Resultado con el fondo que traen las cajas de luz (con arrugas)

Lamentablemente, como puedes ver en la imagen superior, estas superficies suelen ser de materiales que se arrugan con sólo mirarlos y, claro, estas arrugas acaban haciéndose visibles en las fotografías.

Resultado con una cartulina como fondo (sin arrugas)

Para evitar esto, yo siempre tengo una cartulina blanca para utilizarla en lugar de las superficies que vienen junto con la tienda. Así me ahorro esas imperfecciones, o al menos, el tener que planchar la superficie para que no se aprecien las arrugas.

#7 Dispara Desde Distintos Ángulos

En lo que se refiere propiamente a la toma de fotografías del objeto, os recuerdo un consejo que aplica al uso de cajas de luz, al igual que a cualquier otro tipo de fotografía.

No olvides realizar pruebas variando el ángulo de la toma y, no sólo el ángulo de la toma, sino también variando la posición del sujeto frente a la cámara.

Distintas imágenes variando el ángulo de la toma y la posición del sujeto fotografiado

Esto es muy importante a la hora de describir el objeto fotografiado. No olvidemos que es lo que estamos buscando con estas fotografías: ofrecer en una o varias imágenes la mayor información posible sobre el objeto fotografiado.

En muchas ocasiones, las cajas de luz tienen una pequeña abertura sobre uno de los lados, que es por dónde se debería introducir la cámara a la hora de fotografiar. Sin embargo, eso te obligaría a tener que disparar siempre con un ángulo picado.

Mi recomendación es que te olvides de usar siempre esa abertura. Retira la tela de esa cara (a menudo viene con velcro o adhesivo) y así podrás disparar "a ras de suelo", o, si lo deseas, incluso podrás incrementar el nivel de picado.

#8 Prueba Con Una Corrección De La Perspectiva En Postproducción

También asociado con el ángulo que disparemos y el tipo de objetivo, la perspectiva de la fotografía puede hacer que la imagen presente una apariencia extraña.

Así que, para tratar de mejorar la perspectiva, dentro de las acciones a considerar en la fase de postproducción, te recomiendo que trates de corregir la perspectiva.

Imagen original vs Corrección de perspectiva

En función de la aplicación de edición que utilices, esta corrección puede resultarte más o menos difícil. Si usas Lightroom, verás como su manejo es tremendamente sencillo.

Y también te advierto que la corrección automática a veces puede funcionar y otras no :) Por lo que, a lo mejor, te toca ajustar la corrección de forma manual para mejorar el resultado.

#9 Limpia Bien La Tienda Y Tu Objetivo, Y Si No, Elimina Las Imperfecciones

La fotografía de producto, no olvidemos que es el principal fin de utilizar una caja de luz, se caracteriza por ser una fotografía en la que hay que cuidar los detalles al extremo.

Eliminación de imperfecciones con Lightroom (Opción "Visualizar tintas planas" activada)

Por eso, es fundamental que te asegures de que el sujeto fotografiado esté libre de suciedad, polvo, etc. Y, por supuesto, que además de estarlo el sujeto, también lo esté el fondo y cualquier otro elemento que aparezca en la imagen.

Si no lo has hecho antes de las fotografías, no te preocupes, no todo está perdido. Recuerda que la eliminación de manchas y las correcciones del nivel de iluminación (por si no ha quedado todo lo blanco que querrías tu fondo) son retoques muy sencillos en prácticamente cualquier aplicación de edicióin.

¿Un Último Consejo?, ¡Hazte Ahora Mismo Con Una Tienda de Luz!

¿Necesitas más consejos? Pues ya no tengo más. ¡Ah!, sí, espera, ¡hazte ahora mismo con una tienda de luz! Te garantizo que pasará a ser uno de tus accesorios favoritos e indispensables a la hora de realizar fotografías de producto. En Amazon puedes hacerte con una por poco más de 20 Euros.

Y, una vez que la recibas, ¡ponte a practicar!, sigue estos 9 consejos y enséñanos tus resultados, plantéanos tus dudas, añade otros consejos que crees que pueden ser de interés para quienes se inician con este accesorio y, sobre todo, ¡disfruta de la fotografía!

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. fotografo1 dice:

    Buenos consejos, gracias

  2. konkavo dice:

    Hola Javier. Buen artículo y buenos consejos.
    Curiosamente los Reyes Magos de este año me trajeron una caja de luz y la probé por primera vez el fin de semana pasado.
    Me encontré con casi todas las cosas que comentas y con alguna más que paso a describir.
    En mis pruebas usé un par de productos muy reflectantes, un reloj metálico y una botella de cristal. También usé el fondo negro que venía con la caja y con sus arrugas correspondientes.
    Como bien dices yo esperaba que las paredes de la caja difuminaran la luz y se convirtieran en grandes fuentes, pero en los objetos se veía bastante claramente que la fuente de luz era muy puntual, por lo que me parece muy adecuado lo que dices de aumentar más el tamaño de los flashes con otros modificadores. Lo que hace que no entienda muy bien para qué necesito en ese caso la caja de luz. Dos paraguas o ventanas laterales y un fondo liso harían el mismo papel. Yo pensaba que la caja me evitaría tener que usar esos modificadores.

    Las arrugas de la tela negra aparecen como un espanto que con un poco de suerte puedes corregir en procesado. Y no solo las arrugas, sino que la propia tela negra no sale negra sino más bien gris oscura.

    Al tratarse de objetos muy reflectantes, ocurría que los reflejos que se producían en toda la habitación al dispararse los flashes eran captados por el cristal de la botella por lo que me hubiera venido muy bien la tela frontal con la ranura (mi caja de luz no la trae).

    Es curioso que los flashes hacen aparecer hasta la mínima mota de polvo o imperfección. El trabajo de limpieza con software es casi inevitable.

    Un saludo

    • Hola konkavo,

      Cuando la intensidad de la luz no es muy alta y concentrada (luz ambiente), sí que las paredes cumplen su cometido (difuminar la luz y evitar reflejos indeseados). Me temo que cuando hablamos de un flash desnudo sucede lo que indicas y de ahí la recomendación de anteponer otro modificador que contribuya a reducir el efecto luz puntual.

      Es cierto que con dos modificadores en los laterales puede parecer que no tiene sentido una caja de luz. Pero lo que aporta una caja de luz, incluso en este caso, es proteger al sujeto de reflejos más allá del reflejo blanco que producen las paredes de la caja de luz (y que “multiplican” el efecto de las luces al rebotar en ella y redirigir luz blanca al sujeto).

      En cuanto a la tela en la pared frontal, es cierto que muchas cajas no la traen. Me temo que te tocará “fabricarte” una. Son muy importantes para aislar perfectamente al sujeto del entorno.

      Ciao

Opina