Aprender Fotografía es Fácil... en la Zona PREMIUM

10 Errores que Debes Evitar al Comprar una Cámara Réflex

Si estás pensando en comprar una nueva cámara réflex es muy posible que te asalten las dudas y tengas miedo de elegir la cámara equivocada. Lo sé, una nueva cámara es una gran inversión y no debes tomarla a la ligera, así que haces bien planteándote preguntas antes de tomar una decisión.

Sobre todo si eres principiante, no debes dejarte llevar por la ansiedad de adquirir una cámara cuanto antes, ni sentirte abrumado ante la cantidad de modelos y marcas que hay en el mercado. Encontrarás la réflex perfecta para ti, pero deberás ser cauteloso. En este artículo vamos a ayudarte a elegir la cámara réflex que necesitas haciendo una lista de los errores que debes intentar no cometer antes de comprarla.

#1. Comprar una Cámara que No Necesitas

Lo primero que te debes plantear es qué tipo de cámara necesitas y cuál es el motivo real que te ha impulsado a adquirir una cámara de fotos réflex. Si acabas de empezar en el mundo de la fotografía, no necesitas comprar el último modelo de cámara que ha salido o la que se ha comprado un amigo aficionado a la fotografía. Aunque si tienes dudas, aquí te contamos algunas razones por las que sí te deberías comprar una cámara réflex digital.

Recuerda que 'cámara réflex' no es sinónimo de 'cámara profesional', también hay cámaras réflex muy sencillas y básicas a precios más asequibles. Una cámara más cara no significa que sea mejor para ti. A veces es tentador dejarse llevar por nuestro instinto de 'querer lo último' sin que sea lo que realmente necesitamos.

Piensa con claridad y busca un tipo de cámara que se adapte a ti, porque la mejor inversión es aquella a la que le vas a sacar el máximo provecho. Si adquieres una cámara fuera de tu presupuesto, es posible que haya muchas funciones a las que no les vayas a poder dar uso (al menos de momento). Así que tómate tu tiempo para analizar lo que necesitas y podrás ahorrarte mucho dinero.

#2. Elegir una Cámara sin Investigarla Antes

Otro error habitual es decidirse por comprar una cámara sin haberla investigado a fondo previamente. Si tienes dudas entre varias cámaras, mi consejo es que busques la copia digital del manual de usuario de cada cámara en Internet. Seguramente lo encuentres fácilmente en un pdf descargable y puedas leer todas las características que posee.

También puedes echar un vistazo a foros y blogs de fotografía donde analicen bien la cámara que te interesa. Podrás leer las opiniones de otros usuarios que la han comprado y cuál ha sido su experiencia o los pros y los contras que hayan encontrado. Otra opción es probar a utilizar un comparador online de cámaras, donde podrás ver las especificaciones técnicas de dos o más modelos de réflex a la vez. Así podrás ver claramente los puntos fuertes y débiles de cada una y cuál es la que se ajusta más a lo que andas buscando.

Por último, no dejes de visitar comunidades fotográficas para ver ejemplos de fotografías realizadas con la cámara que te gustaría comprar. Así podrás ver qué tipo de capturas podrás conseguir utilizando uno u otro objetivo.

#3. Pensar que a Mayor Cantidad de Píxeles Mejor Será la Cámara

Existe una confusión muy habitual que consiste en asociar la calidad de imagen de una cámara con la cantidad de píxeles que tiene. De hecho, muchas veces cuando se publicita una cámara se suelen centrar es esa característica para atraer al comprador. Pero los megapíxeles no son necesariamente lo más importante de una cámara, incluso en algunos casos pueden llegar a influir negativamente en la calidad de las fotografías.

Como te comentábamos a fondo en este artículo, lo que realmente determina la calidad de imagen de una cámara son otros aspectos como el tamaño del sensor. Pero tener mayor cantidad de megapíxeles lo único que significa es que obtendremos imágenes de mayor tamaño y con mayor detalle si las ampliamos.

Hoy en día, cualquier cámara réflex ofrece los megapíxeles suficientes como para obtener una excelente calidad de impresión a gran formato. Por lo que céntrate en otras características como el sensor o el procesador para determinar la calidad de tu cámara.

#4. Comprar una Cámara sin Probarla Primero

¿Has sujetado alguna vez una cámara réflex? Seguramente sí, pero ¿has tenido en tus manos la cámara que quieres comprar? Si tienes la posibilidad de poder tocar y conocer la cámara antes de comprarla, sin duda deberías hacerlo. El hecho de sostener en tus manos el modelo de cámara que te interesa te ayudará a evaluar ciertos aspectos muy importantes que, posiblemente, sean decisivos para saber si es la cámara que buscas.

El aspecto, el tamaño, el peso o la disposición de los botones y diales deben ajustarse a tus deseos. No es lo mismo una mano grande que una mano pequeña, por lo que la funcionalidad y comodidad de la cámara es un punto que no debes pasar por alto. Piensa que va a ser tu compañera durante mucho tiempo y sentirla cómoda entre tus manos, será lo que cree esa conexión entre ambos.

Si nunca has hecho fotografías con una réflex, mi consejo es que le pidas a algún amigo que te deje la suya o vayáis juntos a hacer alguna salida fotográfica. Así podrás tener unas nociones básicas de su funcionamiento y te ayudará a quitarte el miedo de pensar que puede ser demasiado compleja para ti.

#5. Dejarse Llevar por una Oferta Exclusiva o un Kit Fotográfico

Este sí es un error muy común que te aconsejo que evites a toda costa. Sueles tener en mente la idea de comprar una cámara réflex y de repente aparece una oferta única (o al menos eso parece) que te impulsa a sacar la tarjeta de crédito. ¡Pero no te precipites! Puede que esa cámara no sea la adecuada para ti. Investiga primero, infórmate sobre ella y luego ya decide si de verdad te interesa comprarla. Las ofertas relámpago o 24h pueden jugarte una mala pasada si no te andas con cuidado.

Por otro lado, los kits fotográficos también pueden resultar una opción muy atractiva, sobre todo si no dispones de lo más básico. Algunos packs están muy bien, pero otros no, así que ándate con ojo. Normalmente, no te estarán regalando nada, sino que el precio se incrementará.

Es posible que si el pack incluye un trípode, una mochila o un objetivo por solo 100 ó 200 euros más la calidad de estos productos no sea la mejor. Si tu idea es ir mejorando como fotógrafo, puede que la mejor idea sea adquirir el cuerpo de tu cámara y comprar accesorios u objetos de mayor calidad por separado.

#6. No Dejar Presupuesto para el Equipo Fotográfico

Este punto está muy ligado al anterior. Cuando compres tu cámara réflex debes pensar en el equipo fotográfico. Por eso, es posible que te convenga invertir menos dinero en el modelo de cámara que vas a adquirir y dejar una parte del presupuesto para los accesorios. Aunque te estés iniciando en el mundo de la fotografía, ten en cuenta que una vez domines lo básico notarás que se te queda corta.

Las cámaras réflex suelen venir con lentes muy genéricas y si empiezas a interesarte por un tipo de fotografía concreto, como el paisaje o los retratos, vas a querer adquirir un objetivo más especializado para practicarlos. Lo ideal es que pienses en el futuro y seas consciente de que vas a necesitar ampliar tu equipo a medio o largo plazo.

Si decides comprar una cámara de una gama media y ahorrarte 300€ y no comprar esa que es más cara, tendrás una parte del presupuesto para comprar un buen objetivo, una mochila cómoda o un buen trípode. Tarde o temprano vas a notar el impulso de querer avanzar, así que de ti y de tu presupuesto depende la decisión que tomes.

#7. Creer que solo Existen las Marcas Nikon y Canon

Sin duda, Canon y Nikon son las marcas más conocidas en el mundo de la fotografía réflex. En este interesante artículo hablamos de la batalla eterna que existe entre ambas. La reputación de estas grandes marcas hace que la mayoría de posibles compradores baraje la opción de decantarse solo por una o por otra.

Sin embargo, a no ser que seamos realmente conscientes de todo el mercado que existe y aun así queramos optar por una de ellas, podríamos estar cometiendo un error.

Sí que es verdad que es más fácil obtener accesorios u objetivos compatibles para estas marcas. Es un punto muy a su favor que las hace más atractivas. Pero mi consejo es que no dejes de explorar y hacer un balance de las ventajas y prestaciones que te pueden ofrecer otras marcas como Pentax o Sony.

#8. Dejar que Otras Personas Decidan por Ti

Lo normal es que acudas a un establecimiento y el vendedor te aconseje bien. Seguramente te ofrezca diversos modelos de cámara a diferentes precios y adaptados a lo que tú necesitas. Sin embargo, poner toda la confianza en una persona desconocida (cuyo objetivo puede ser conseguir una buena venta) no siempre es una garantía para ti. Es posible que esa persona no esté del todo preparada o aproveche tu desinformación e intente venderte una cámara de precio elevado que no necesitas.

Obviamente la opinión de los demás es importante y te puede influenciar a la hora de elegir una marca o un modelo. Sin embargo, lo más recomendable es que, a través de las referencias de los demás y la información que encuentres, crees tu propia opinión y finalmente decidas tú qué cámara quieres comprar.

Mi consejo es que te informes bien por tu lado y luego pidas una opinión a varios vendedores y en diferentes establecimientos. Según mi experiencia, te recomiendo que para la compra definitiva acudas a una tienda de fotografía especializada o una web de confianza como Amazon, antes de optar por grandes superficies.

#9. Pensar que una Mejor Cámara hace un Mejor Fotógrafo

No debes dejarte llevar por las apariencias. Ya te he comentado que, probablemente, la cámara más cara no es la mejor para ti. Y que ni la réflex más grande, ni la más pesada, ni la que más megapíxeles tiene es la que mejor calidad de imagen te va a dar. A nivel artístico, ninguna cámara te va a convertir en un fotógrafo profesional por arte de magia, por muy buena y cara que sea.

Estar seguro de que vas a conseguir hacer fotografías espectaculares solo por el hecho de que vas a comprar una cámara réflex de muy buena calidad... es un error. Recuerda que la fotografía es un arte. Será de tu destreza y creatividad de lo que dependerá que tus fotografías sean buenas o no.

No quiero desanimarte ni mucho menos. Estás más que capacitado para aprender a hacer buenas fotografías, pero necesitarás práctica y paciencia. Solo debes tener en cuenta que la cámara no será la única que haga todo el trabajo, el fotógrafo siempre serás tú.

#10. No Asumir que Necesitarás un Mínimo de Formación

Es una verdadera lástima que una persona se compre una cámara réflex y después de intentar usarla varias veces y ver que no se aclara mucho con ella, la deje abandonada en un cajón. Si vas a comprar una cámara debes asumir que primero vas a tener que superar un pequeño período de aprendizaje. No hace falta que inviertas demasiado tiempo ni dinero en esa formación, pero sí vas a necesitar un buen puñado de motivación y no rendirte a la primera de cambio.

Puedes pedirle a un amigo que te enseñe lo básico en una salida fotográfica, apuntarte a quedadas de fotografía con algún grupo de aficionados a la fotografía o formarte vía online a través de cursos. Incluso a través de blogs, vídeos o artículos como estas que ponemos a tu disposición en dzoom.

Teniendo una pequeña base, conociendo la terminología básica y las reglas de composición irás poco a poco entrando del mundo de la fotografía, pero para quedarte. No será un camino de rosas, repetirás muchas veces hasta conseguir buenos resultados, pero valdrá la pena.

Estás un Paso Más Cerca de Comprar tu Nueva Cámara Réflex

A veces la clave no está en saber qué es lo que debes comprar, sino en saber qué errores debes evitar cometer. Por eso creo que esta lista de errores frecuentes te puede venir muy bien para ayudarte a elegir la cámara réflex que necesitas.

La información va a ser tu mejora aliada para decidir tú mismo cuál es al cámara ideal para ti. No te dejes llevar por la ansiedad o por una oferta relámpago demasiado atractiva, la decisión de elegir la cámara adecuada es muy importante. Además, aunque no tengas un gran presupuesto, siempre te va a suponer una inversión. Si quieres sacar el máximo provecho de la cámara que compres, piensa en tus necesidades y encuentra la cámara réflex que más se ajuste a ellas.

Si eres principiante, no te pierdas este artículo donde te recomiendo algunas cámaras estupendas para iniciarte en la fotografía. Y si no quieres dejar de lado el mercado de cámaras de segunda mano, este artículo también te puede resultar muy interesante para conocer sus ventajas. ¡Ya estás un paso más cerca de comprar tu nueva cámara!

Comentarios

  1. vucente salazar g dice:

    excelente la información de que camara voy a compara y para que la quiero

  2. Lonely owl dice:

    Primero tienes que saber hasta que punto te interesa la fotografía, que aspectos quieres abarcar y, sobretodo, ser consciente que la obtención de resultados aceptables pasa por poseer conocimientos y sensiblidad.

  3. Galeniks dice:

    pues según se mire, se podría aconsejar NO seguir ninguno de estos consejos.

    1.- Me explico: una cámara réflex es relativamente barata. Es barata si consideramos que solo un TRIPODE cuesta más que un cuerpo de cámara réflex de las “de inicio” (ya saben, gastar menos en un trípode significa gastar dos veces).
    Una cámara réflex es barata si consideramos que la mayoría de objetivos cuestan lo mismo o más que la cámara.
    2.- Comprar una cámara “asequible” es comprar una cámara DX, APS-C o de formato recortado. Si el aficionado sigue progresando en su afición más pronto o más tarde se va a plantear si vale la pena pasarse a FF, full format, full frame o FX.
    3.- Lo de más Mpx mejor no, pero sí que el tamaño de impresión quedará limitado, y si apuramos afectará hasta a los recortes y posterior ampliación. O sea, que ni tanto ni tan poco. Hoy día, 12 Mpx en una cámara no sería recomendable. Quizás tampoco 40 o más Megapíxeles, sobre todo porque se necesitará un ordenador potente para su edición y procesado, pero una cámara hoy día de menos de 24 Mpx tampoco la aconsejaría.

    De manera que según se mire, lo más aconsejable es comprar la mejor cámara posible. O sea, una Nikon D750 o D810, o una Canon 5D Mark III. Si te preocupa el peso y el tamaño, la mejor opción probablemente sean las Sony Alpha 7 de full format.

    En el peor de los casos, es muy probable que la afición no cuaje y la cámara acabe arrinconada en un cajón. Y aún así, una cámara “buena” siempre tendrá más salida que una cámara “sencilla”. En otras palabras, si decides venderla, en el mercado de segunda mano, una buena cámara se vende enseguida y a bien precio, las “sencillas” no las quiere nadie porque normalmente han quedado más obsoletas y porque por poca diferencia la gente prefiere una nueva.

    Compren la mejor cámara que puedan permitirse. Les va a costar lo mismo dominarla que una sencilla, y las fotos no van a ser mejores al principio (y quizás tampoco al final), pero evitarán comprar dos veces (o 3, o 4 según se mire si contamos objetivos y accesorios). Si dentro de un tiempo deciden venderla, conservará mejor su inversión una cámara de gama alta.

    Lo peor es que la mayoría vamos muy limitados de presupuesto, y que no alcanza para todo, así que la inmensa mayoría empezamos comprando una cámara barata.

    • konkavo dice:

      Bastante de acuerdo contigo Galeniks, al menos mucho más que con el artículo de dzoom. Pero quizá pides demasiado. Es difícil que alguien que empieza en la fotografía, y en cualquier afición, comience por el top.
      También es cierto que un buen equipo se vende mejor de segundamano que un equipo peor, pero también le pierdes más dinero. Si una cámara de 500 la vendes por la mitad, estarás perdiendo 250. Si la cámara te costó 2500 y la vendes por 1800 ya les estás perdiendo 700. No es una buena inversión, pero la fotografía y las aficiones no hay que mirarlas como inversiones.

    • bakala2 dice:

      no estoy de acuerdo en que un principiante que no ha tocado nunca una reflex se compre un equipo profesional de 6000 euros o mas porque no lo va a aprovechar y seguro que no tiene tanto dinero.
      yo les aconsejaria que en lugar de dejarse todo el dinero que tienen en un equipo de gama alta se compren lo que se puedan permitir y que lo aprovechen bien.
      lo que les diria es que no usen la reflex como si fuera una compacta o un movil, veo a mucha gente que solo usa un objetivo todoterreno, que encuadra siempre por la pantalla y no por el visor, que solo usa el modo automatico, que sujeta la camara en el aire con una mano, que graba el video en vertical, etc…
      yo lo que les diria es que cambien los habitos a los que estan acostumbrados porque si no no tiene sentodo tener una buena camara para hacer lo mismo que con una compacta o un movil.

  4. konkavo dice:

    Muchos artículos como éste se ven por las redes. Dando consejos de cómo adquirir una cámara y siempre me dan la misma sensación. No sirven para nada; solo dicen obviedades del tipo ‘sé tu mismo’, ‘busca en tu interior’, ‘no te dejes llevar por las modas’, etc. etc.
    Ahora mismo hay mucha gente en el planeta que está pensando comprar una cámara o equipo fotográfico. Si da la casualidad de que leen este artículo de dzoom, llegarán al final sin haber sacado ninguna conclusión útil.
    De esas personas que están en situación de comprar una cámara hay dos clases principales:

    – Los que tienen claro lo que quieren.
    – Los que no saben lo que quieren.

    Los que tienen claro lo que quieren son una minoría. Y para esos obviamente este artículo no les va a aportar nada porque ya tienen claro lo que quieren.

    Los que no saben lo que quieren tienen ese problema, que no saben lo que quieren. Y estos artículos lo primero que les dice es que piensen primero lo que necesitan. Cómo van a saber lo que necesitan si no saben fotografía. No saben si les va a hacer falta más o menos ráfaga, éste o aquel comportamiento con el ruido, más angular o más tele, tal o cual disposición de botones en el cuerpo, estos o aquellos accesorios. Para saber lo que necesitas primero tienes que meterte en el mundo de la fotografía y una vez dentro te irán surgiendo, o no, las necesidades.

    Y cada uno se mete por dónde puede. Mi consejo. Si tienes dinero, cómprate la más cara como dice Galeniks más arriba. Si no tienes dinero, cómprate la más cara que puedas pagar. Yo siempre aconsejo esto a quién me pregunta. Piensa en cuánto te quieres gastar, pongamos 600€, después súmale un 25%, ya vamos por 750€, vete a una gran superficie donde tengan muchos equipos a ese precio y los puedas ver y tocar con tus manos. Llévate el que más te guste o píllatelo on-line.

    Pensad que aunque hagáis las mismas fotos con una cámara cara que con una barata, sólo por llevar una cámara más cara que los demás tendrás un plus de motivación. La ropa barata nos sirve para vestir igual que la cara, pero la cara sienta mejor.

    La marca da igual. Todas son buenas. Afortunadamente en la fotografía no hay todavía cámaras Carrefour ni marcas blancas (que yo sepa).

    • detlefsendaniel dice:

      para mi como amante de la fotografia una nikon D5300 O D3200 barata buena facil de usar , para ganar concursos ..

  5. carla gomez dice:

    “Una mejor cámara hace un mejor fotógrafo”. Esto es muy habitual, miren he tenido la suerte de poder poder vivir durante un largo tiempo de la fotografia y he recorrido España con dos cámaras : canon 1 dx y canon 600 D. mas del 80% de mi trabajo lo he realizado con esta última y esto me ha reafirmado una vez mas que lo importante no es la herramienta si no como la usas.

Opina

*