Aprender Fotografía es Fácil... en la Zona PREMIUM

Fotografiar es Mentir

Una vez, tomando clases de fotografía, mi profesora dijo que "fotografiar es mentir". Esto quedó en mi mente, hasta el punto que he empezado a ver la fotografía como una mentira en todo su esplendor.

Pero esto no significa que sea algo malo, que se deba evitar o que deshonre a la fotografía. Simplemente forma parte de su lenguaje artístico. En este artículo reflexionaré sobre esta frase y su significado. Puedes estar de acuerdo con ella o no. Se trata, ni más ni menos, que de mi visión de la fotografía.

Fotografíar es Mentir en TODOS los Aspectos

Creo que no hay ni una fase del proceso fotográfico en el que no se mienta. Seguramente estés pensando que cuando hablo de mentira me refiero al procesado de las imágenes, a lo que, quizás, puedas contestar "¡No, yo casi no retoco mis fotografías!". Siento decirte que aunque no mientas en el revelado, ya has mentido al hacer la foto. Incluso antes de apretar el disparador. En el momento en el que escoges qué vas a fotografiar también escoges cómo vas a mentir.

Imagina que has decidido hacerle fotos a una amiga tuya. Lo primero que haces es escoger el sitio en el que vas a hacer la foto. ¿Vamos al parque? ¡Vale, vamos! Y ahí estás, haciéndole fotos a tu amiga.

Este parque es enorme y siempre está vacio. Está lleno de árboles que proporcionan sombra y llenan el suelo de florecillas lilas. Además, ese día soplaba viento y por eso le pedí a mi amiga que se sentara ahí y mirara hacia delante.

O...

Es un parque pequeñísimo, apenas lo que se ve en la fotografía. Quedé con mi amiga en ese sitio y, antes de llegar le tomé una foto mientras una racha de aire despistada sopló por única vez en toda la mañana.

O...

Mi amiga se sentó ahí para abrocharse el zapato, la llamé para que se girara y justo cuando volvió a mirar hacia los árboles, hice click y pillé el pelo moviéndose. Además, las flores del suelo no eran lilas, eran rojas, pero pensé que el lila combinaba mejor con el azul de la camiseta.

¿Cómo puedes saber en qué he mentido y en qué no?

Esto se puede exportar a todos los campos de la fotografía, incluso a la fotografía periodística, que presume de ser lo más objetiva y verídica posible. Mentira. Sólo por el hecho de esperar al momento perfecto para hacer "click" ya estás mintiendo. Ese político que abraza a sus seguidores, ¿se ha pasado el rato abrazándolos? ¿Estaba el evento lleno de gente o ese abrazo es un saludo a los únicos que aparecieron en el miting electoral?

Si utilizas luz artificial, mientes. Si colocas al sujeto para que la luz natural lo ilumine de una forma especial, mientes. Si compones especialmente para que esa mancha de la pared no aparezca en la fotografía, mientes. Aquí podemos entrar, si queréis, en el debate de si ocultar información es mentir o no lo es. Para mí, es mentir y además, queriendo hacerlo. Puedes incluso mentir sin darte cuenta porque a veces es imposible saber qué verá la gente en tus fotografías, cómo las interpretará, qué sentirá al verlas. Si quieres transmitir una cosa con tu imagen y el receptor de ésta interpreta otra cosa, de cara a él estás mintiendo.

Y si, finalmente, quieres seguir defendiendo que tú no mientes fotográficamente... El mundo está organizado en tres dimensiones. ¿Cuántas dimensiones tienen tus fotografías?

Mentir Fotográficamente Puede Resultar Interesante

En ningún momento he dicho que mentir en fotografía sea malo o deba evitarse. Como he comentado en la introducción del artículo, es algo que viene de serie con el lenguaje artístico fotográfico. En nuestro criterio está el potenciarlo o el "intentar" evitarlo.

Si mentir forma parte de la fotografía, en mi opinión, debe potenciarse. Sacarle el máximo jugo, jugar con las mentiras para poder conseguir las imágenes que queremos realizar. De hecho, mentir puede llegar a resultar interesante porque puede ayudarte a inventar historias. ¿Cómo se crearían las narrativas fotográficas si no fuera por las mentiras?

La modelo se gira para mirar a cámara. O ¿se giraba para taparse y yo he colocado las imágenes en el tríptico de manera que parezca lo contrario? Quizás no es una secuencia, sólo tres fotos independientes realizadas en el mismo sitio que han coincidido en un tríptico. Sea como sea, las tres imágenes seguidas transmiten algo. Pero ¿ese algo es lo que la modelo sentía en el momento de realizar las fotografías?

Mentir puede incluso generar debates alrededor de tus fotografías, lo cual siempre es interesante porque consigue colocarte en la mente de los espectadores de tus fotografías.

¿Es Posible no Mentir en Fotografía?

Mi respuesta personal: no. Las imágenes que realicemos siempre tendrán detalles que los espectadores ignorarán, que quedarán escondidos entre otros detalles. La relación modelo-fotógrafo, la luz utilizada, el sitio en el que se realicen las fotografías.

Si pensamos en ello, es posible llegar a la conclusión de que muchas fotografías no llamarían tanto la atención si "dijeran menos mentiras".

Todas y cada una de las fotografías que veáis son mentira. Lo bonito de ellas es no poder decir qué es verdad y qué no lo es.

Ya hemos Mentido. Ahora, ¿Decimos la Verdad?

Aquí el eterno dilema: ¿Decimos la verdad sobre nuestras fotografías o mantenemos el misterio, fomentando, así, la mentira? Yo diría que depende.

De la imagen, de lo que quieras transmitir con ella, de lo que quieras conseguir ocultando o mostrando la realidad, de tus espectadores. Personalmente me gusta mucho mostrar los making of, sobretodo para mostrar que hacer una fotografía no es sólo hacer click sino que hay un trabajo detrás.

Pero a veces puede no interesar. ¿Qué mira la chica de la foto? ¿Quizás la persona que le ha regalado la rosa y ahora se marcha? ¿No creéis que rompería toda la magia de la foto si confesara que la chica estaba vendiendo rosas, la que tiene en la mano era una que se rompió y, por lo tanto, no se podía vender. Y que andaba buscando con la mirada posibles clientes cuando ya hacía rato que no vendía nada? Mejor no decir la verdad, ¿no?

Pero si no dices la verdad de la imagen que presentas a tus espectadores, aunque es cierto que éstos deberán imaginarse la historia que hay detrás de la imagen, nunca sabrán la verdad.

Al principio del artículo os decía que una profesora me dijo una vez que "fotografiar es mentir". No os he dicho que la frase continuó con un "y no decir nunca la verdad". Así que cuando veas una fotografía en la que interpretas algo, no podrás estar nunca seguro sobre si tus suposiciones son ciertas. Ni siquiera si el autor de la fotografía te da más detalles de la fotografía.

Nunca sabrás si hubo algo más, si te lo ha contado todo o, simplemente, si lo que te ha contado es cierto.

En Conclusión

Puede parecer que tengo una imagen muy negativa de la fotografía, pero no es así en absoluto. Mentir puede considerarse algo feo en la mayoría de los casos. Pero las mentiras fotográficas son diferentes, porque hacen volar la imaginación. Porque crean historias, esconden realidades, dan que hablar. No creo que sea necesario evitar las mentiras en la fotografía porque las mentiras son las que llenan de significado las imágenes (paradójico, ¿no?).

Tengo que confesaros algo: sí, soy una mentirosa. Y me encanta.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. LA MENTIRA ESCONDE UNA GRAN VERDAD…

  2. Geniote26 dice:

    Un tema que deja tantas teorías encontradas y tanto para pensar y analizar. Personalmente veo la fotografía como la mirada subjetiva de las cosas, la captación de un momento único e irrepetible, el transmitir sensaciones, emociones… Mentira o no la fotografía para que sea buena debe ser manipulada, citando a Antonio García Martín, en uno de sus comentarios <> (comparto esta postura). Sacando el retoque digital y demás, solo hablando de sacar la foto y todo lo que eso implica. Humilde opinión de un apasionado de la fotografía. :)

  3. jeymurray dice:

    Acerca de este tema tan interesante sugiero la lectura del siguiente post que resume el texto, de Roland Barthes, “El mensaje fotográfico”:

    http://idelmoral.blogspot.com.ar/2012/08/roland-barthes-el-mensaje-fotografico.html

    Y aquí el texto original: http://is.gd/5H8fNo

  4. Que buena reflexión. Yo con mi proyecto 366 vivo digamos creando o inventando situaciones.
    Busco una foto hago un relato corto que la acompaña y digamos que me ubico en la postura de quien visualiza la fotografía sin saber de que se trata realmente.
    Creo que si nos olvidamos de la realidad del momento de la toma podremos crear y componer como con la primera fotografía de las flores y lograr una buena fotografía.

    http://www.esinvisiblealosojos.wordpress.com/

  5. pablopb dice:

    ¡je! interesante visión del tema, ya lo decía Aristóteles, la única verdad es la que uno crea, bah, esa frase es mía a partir del razonamiento de Aristóteles sobre la objetividad de la realidad y la construcción que cada uno hace de ella.

    Si pensamos en fotografías mentirosas, deberíamos decir que las “menos mentirosas” son las que hace la gente no fotógrafa ni aficionada que utilizando una camara común toma la escena de una reunión social… aunque sólo la escena, porque seguro la máquina tiene un control automático que decide los valores de exposición.

    A mi entender sobre el tema, ni mentira ni verdad, la foto es una abstracción de la realidad en todo sentido. La cámara no es capaz de captar quizá ni un 20 por ciento de la gama de colores que pueden percibir nuestros ojos. Si utilizás un gran angular, excedés lo que la visión toma, si utilizás un angular normal, o un tele, estás recortando lo que el ojo toma “de reojo”. La fotografía es estática, un corte en el tiempo, la vida es una dinámica del tiempo. Y ni hablar del punto ciego del ojo humano, que todos poseemos.

    Imposible que una máquina refleje la creación tal como la podemos percibir cada uno de nosotros… la fotografía es una abstración: un ceteris paribus y lo que quedó plasmado en el rollo, en el censor y en la memoria del que revela.

  6. Enrique Juan Sánchez Sostre dice:

    El color de las cosas no está en las cosas, sino en nuestro ojo y nuestro cerebro, y cambia con el color de la luz. En realidad las cosas no son como las vemos. No vemos el ultravioleta en las flores, pero está ahí.
    En realidad los objetos sólidos no son tan sólidos. La materia es permeable a muchas formas de energía y la transparencia de las cosas depende de la película que le pongamos a la cámara. ¿miente una radiografía?
    El agua parece vidrio si la fotografías a alta velocidad, o seda si la velocidad de disparo es baja. Una imagen tomada en la oscuridad con luz infrarroja no es visible por nuestros ojos…¿es real? pero no conserva los colores que vemos al encender la luz.
    ¿y el blanco y negro? ¿y el desenfoque selectivo? ¿y la influencia de la fotografía en la pintura?
    La forma de representar la realidad por los pintores cambió radicalmente desde que existe al fotografía, cambió su lenguaje y la construcción de las imágenes.

    Mentir es manipular la información para engañar. Si yo cambio el color de un coche digitalmente y te quiero convencer de que era verde y no rojo, estoy fabricando pruebas falsas y estoy mintiendo.
    Pero si construyo una historia, unos personajes, un argumento y desenlace, aunque la historia no haya sucedido jamás, te estaré hablando de mi mente, de mi manera de ver las cosas, de mi forma de pensar. Y eso no es mentir, es expresarse.

    Si publico una foto como mía pero no la hice yo, miento. Si cuento una realidad que no sucedió, miento. Si mi intención es dar a entender algo que no es, miento. Con la fotografía se puede mentir, exagerar, engañar…

    Mentir es contarle a los niños la historia de papá noel. Pero también mentir es decirles después que todo eso era mentira, porque lo cierto es que un niño que nunca haya creído en papá noel no va a poder entender a los que sí lo han hecho. Y en nuestra cultura, eso es un robo.

    Lo que contamos habla más de nosotros mismos que de lo que estamos contando. Las hadas no existen, ni los superhéroes, ni la mayor parte de las cosas que nos ilusionan. Pero como no somos máquinas, como necesitamos soñar, como nos creemos nuestros miedos, ideas y limitaciones, fotografiar no es mentir, porque una foto es sólo una imagen, y lo que sugiere una imagen cambia constantemente. Sólo miente quien sostiene que las imágenes reflejan realidades.

    Cuando paseo con mi cámara el paseo es diferente. Cuando revelo una foto recordando aquello que fotografié, la realidad se va volviendo más hermosa.
    Y la belleza, que es lo único que vale la pena en este asqueroso mundo, no está en la realidad, que no es bella ni fea. Está en nuestra mente. Y la fotografía la transmite y la muestra. ¿mentira? No. Ficción, creación, narración, ensoñación, memoria… arte.

    Este comentario no es una realidad sino una opinión, un punto de vista explicado con más o menos acierto. Como una foto.

  7. Jorge Nestor Guinsburg dice:

    En realidad verdad y mentira son como dos caras de una sola moneda. Esto es producto de la naturaleza de la lengua( cualquier lengua y cualquier lenguaje) que tiene como una de sus caracteristicas ¿virtudes? la ambigùedad. Hay una historia contada por los chinos para poner bien claro todo esto: dos chinos se encuentran en un cruce de caminos. Uno le pregunta al otro ¿a donde vas? a lo que el otro responde “a Taipei”. A lo que el primero le dice ” me dices que vas a Taipei porque me quieres hacer creer que no vas a Taipei, porque en realidad vas a Taipei. Si esto es posible con un lenguaje que es un idioma, tanto mas lo será con un lenguaje visual que es mucho mas ambiguo y que gestiona mecanismos no formalizados en su sintaxis y su gramatica.

  8. omontalvo dice:

    Todo proceso artístico conlleva una necesaria y envolvente mentira. La cotidianidad o nuestro sentido de la vida es una versión de nuestro pensamientos sobre la “realidad”. Los paradigmas de la historia descansan en “verdades a medias”. Fotografiar es una interpretación ante la partitura del mundo, sus nexos, incoherencias, atrocidades y sublimes emociones . El significado de un poema. por ejemplo, depende de niveles emocionales e intelectuales de cada individuo. Nada es mas engañoso que la “realidad” y mas certero que las “mentiras colectivas” toda vivencia es compleja. Les recomiendo el trabajo de Edgar Morin aqui el enlace. http://www.pensamientocomplejo.com.ar/docs/files/MorinEdgar_Introduccion-al-pensamiento-complejo_Parte1.pdf
    Vivo de y con la fotografía desde hace 35 años y soy maestro (facilitador) de fotografía en la Universidad del Caribe Mexico. Felicito a la autora del articulo que apoya a desmitificar los procesos del pensamiento fotográfico.

Opina