Mejora La Calidad De Tus Retratos Con Un Fantástico Octabox Por Menos De 30 Euros

Estás harto de escucharnos recomendarte que te hagas con un flash externo si verdaderamente quieres conseguir buenos resultados en términos de iluminación artificial, ¿verdad? Pues bien, hoy quiero decirte que no sólo basta con hacerte con un flash externo. Hay otro accesorio que, especialmente si estamos hablando de fotografía de retrato es, a mi gusto, muy importante. Se trata de un modificador del flash denominado softbox, que en función de su forma, si no es cuadrada o rectangular, sino octogonal, puede también denominarse "octabox".

En el artículo de hoy, quiero presentarte por qué es tan oportuno contar con un modificador de este tipo y aprovechar para darte la buena noticia de que ya puedes hacerte con uno por menos de 30€. ¿No te lo crees?, ¡No te pierdas este artículo!

¿Qué Te Aporta un Softbox? Diferencia Entre Superficie vs Cobertura

Si tratamos de traducir la palabra "softbox", llegamos a una expresión del tipo "caja suave", ¿no? Aunque este nombre pueda parecer un poco extraño, describe muy bien para qué vale un softbox. Lo que pretende es suavizar la dureza de la luz emitida por el flash. ¿Y esto cómo lo hace?, pues incrementando la superficie que emite la luz.

Como detalla muy bien el libro Sin miedo al Flash, de José Antonio Fernández, existen una serie de parámetros asociados a la luz: intensidad, cobertura, dirección, calidad y color. Concretamente, dos de ellos tendemos a confundirlos. Éstos son cobertura y calidad.

El primero de ellos, está asociado al ángulo de los haces de luz que emite nuestro flash y que, por tanto, determinan la cobertura de la iluminación (la región que es capaz de iluminar).

El segundo, la calidad, tiene que ver con lo suave o dura que resulta la luz emitida. Esta calidad viene determinada por el tamaño de la fuente de luz, frente al sujeto iluminado y la distancia entre éstos. Es decir, por el tamaño proporcional (o aparente) de la fuente con respecto al objeto fotografiado.

¿Por qué digo que a menudo tendemos a confundirlos? Porque pensamos que utilizando un difusor de tipo stofen, o ampliando el zoom de nuestro flash, o utilizando un pequeño difusor delante del flash conseguiremos suavizar la luz y, lamentablemente, esto prácticamente no influye en cambiar la calidad de la luz, pues la superficie de la fuente de luz no varía casi nada con estos accesorios.

Si lo que realmente quieres es suavizar la luz, entonces lo que debes hacer es acercar la fuente e incrementar el tamaño de ésta, de modo que su tamaño aparente con respecto al sujeto sea mayor y, por tanto, proporcione una luz más suave sobre el sujeto iluminado.

¿Cómo Incrementa La Superficie Un Softbox?

Un softbox no es más que una "caja" en la que se confinan los haces de luz y que, a través de una de sus caras permite la salida de toda la luz confinada. De este modo, conseguimos, por un lado, incrementar el tamaño de la fuente de luz, pues el nuevo tamaño de la fuente de luz será el de esa cara que permite la salida de la luz. Y, por otro, dirigir de forma precisa la luz.

Éste último aspecto a veces tendemos a olvidarlo, pero es lo que explica, por ejemplo, la diferencia que existe entre el uso de un paraguas y un softbox. Con un paraguas no puedes evitar que la luz se extienda por toda la habitación, mientras que el softbox, especialmente si además usamos un grid, nos permite ofrecer una luz mucho más direccional.

Una Ganga: Hazte Con Un Octabox Por Sólo 30 Euros

Hasta hace no mucho, un accesorio de este tipo difícilmente bajaba de los 60-70 Euros, exclusivamente el difusor. ¿Y si te digo que ahora puedes conseguir en Amazon un octabox de 120cm de diámetro por 30 euros?

Por supuesto, no incluye el pie y la zapata articulada sobre la que deberás montar el flash, pero hacerte con estos accesorios no te costará mucho más de otros 30 euros.

Así que, por poco más de 60 euros podrás hacerte con un juego de accesorios como el que puedes ver en la imagen. Quien diga que la fotografía no es cada vez más democrática y apta para todos los públicos es que no ha visto estos precios. ¿No te parece?

Ventajas

Es posible que pienses que por ese precio, debe haber gato encerrado. Pues no lo hay. Por supuesto que tiene algún inconveniente, pero veamos primero las ventajas:

  • Es un octabox tremendamente portable. Se cierra como un paraguas (es lo que es en realidad), ocupa realmente poco (además incluye una bolsita para poder transportarlo) y es muy ligero. Así que podrás llevártelo donde quieras.
  • El montaje es sencillo, basta abrir el paraguas, introducir el pie a través de un orificio que tiene el paraguas, cerrar dicho orificio y pegar la superficie blanca mediante velcros a cada uno de los ocho lados del octágono. En 2 minutos está listo.
  • Ya lo he dicho, pero lo repito, cuesta sólo 30 euros. Pero es que la suavidad que aporta a la iluminación de tus fotografías hace que ese precio resulte realmente mínimo.

Inconvenientes

Por supuesto, todo tiene sus pros y sus contras. Tienen inconvenientes softboxes que cuestan 3 y 4 veces más que éste, así que, como es lógico, también este difusor tiene algún inconveniente.

  • El primero de ellos es que el flash queda dentro del softbox, así que, si necesitas manipularlo para variar algún ajuste, tendrás que despegar la superficie blanca, o bien utilizar flashes o disparadores que permitan variar estos ajustes a distancia. Esto no sucede con otros softboxes en los que el cuerpo del flash queda fuera del softbox y se pueden variar sus características sin tener que desmontar nada y sin la necesidad de contar con sistemas de comunicación que permitan variar la potencia del flash a distancia.
  • El otro inconveniente también está relacionado con que este softbox encierre en su interior el flash y también la zapata articulada. Concretamente el inconveniente es que para variar el ángulo del softbox debes nuevamente retirar la superficie blanca, ajustar el ángulo deseado y volver a cubrir el softbox. Esto, nuevamente, no sucede con softboxes en los que el mecanismo de giro queda fuera del softbox.

¿Necesitas Controlar La Intensidad De Tu Flash Sin Acceder A Él?

Como ves, con este octabox, el aspecto que resulta más importante tener controlado es la posibilidad de variar la potencia del flash de forma remota.

Pues, lo cierto es que si el precio de accesorios como este softbox han bajado, también lo han hecho, y mucho, los disparadores para flashes.

Si hasta hace 8 ó 10 años, tener unos disparadores que únicamente permitiesen disparar el flash a distancia ya era todo un logro, con el paso del tiempo, han ido apareciendo disparadores por precios muy competitivos que incluso permiten disparar en modo TTL a distancia. Es el caso de los disparadores de la familia Yongnuo YN-622, ¿recuerdas que ya te he hablado de ellos?

Pero, si eres de los que prefieres disparar en manual y no quieres gastarte ni un euro de más por el hecho de que permitan disparar en modo TTL, Yongnuo también te permite hacer esto con el transmisor YN-560-TX.

Transmisor YN560-TX y flash YN560-IV

Es este un transmisor que, por algo más de 30 euros, permite disparar en manual y controlar a distancia la potencia de flashes tipo YN-560-III ó YN-560-IV, que puedes adquirir por unos 60 euros. Y lo mejor de todo, es que el receptor viene incorporado en los propios flashes.

Parece que el hecho de que el flash esté dentro del octabox ya no es tan problemático con el conjunto de disparadores que te ofrece Yongnuo, ¿verdad? Y lo cierto es que hay otras muchas marcas que empiezan a hacerle competencia a Yongnuo no sólo en características, sino incluso en precio.

Como ves, el que el flash quede dentro del octabox no es un inconveniente insalvable. Quizás puede hacer un poco más laborioso el ajuste de la intensidad y el direccionamiento del octabox, pero nada más.

Un Ejemplo Del Uso De Este Octabox

Como cada inicio de curso (aunque este año han pasado algunos meses desde que empezó), me gusta hacer fotos a mis hijas. Es un bonito recuerdo que poder revisar dentro de unos años para ver cómo han ido cambiando.

Retrato realizado con Godox Octabox 120cm. Detalle del eye catchlight en la esquina superior izquierda.

Este año, en lugar de utilizar un octabox que adquirí hace unos años y que me salió por el triple, decidí hacerlas con éste y que así pudieses ver el resultado. Como ves, es una maravilla poder ofrecer a tus retratos una luz de este tipo.

¿Aún no tienes un softbox entre tus accesorios?, ¿a qué estás esperando? Con alternativas tan económicas y efectivas como este octabox de Godox, ya no tienes excusas.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. vegafer dice:

    Lo del flash externo lo lleva utilizando mi padre desde hace mas de 50 años y el gran problema ahora es que venden muchos flash de aficionado ( los que van encima de la camara) y como tienen una buena rafaga de disparo y son potentes hay mas de un listillo que se atreve a llamar profesional sin tener ni idea de fotografia. Y lo del softbox no puedo decir que sea malo ya que asi la luz sera mas suave pero sabiendo utilizar bien la luz de tu flash y sabiendo utilizar el flash claro esta no necesitas tanto ya que yo siempre use los difusores que vienen con los propios flashes profesionales que para mi y para un verdadero profesional como mis 6 predecesores en la fotografia son aquellos que se situan a un lado un poco alejados de la camara. y en su dia los que se llevaban en la mano y claro esta se ponian lejos de la camra que en mi familia tambien los utilizaron ya que empezaron por el año 1930 mas o menos.

Opina