Descubre el Retrato Nocturno Urbano, un Tipo de Retrato Diferente y Original

El retrato es una de los tipos de fotografía más practicados y uno de los más atractivos, porque nos permite captar la esencia de cada persona, y cada retrato es distinto.

Hoy vamos a centrarnos en una modalidad un poco más desconocida, pero que nos permite conseguir unos retratos espectaculares, originales y diferentes: el retrato nocturno urbano. ¿Te animas a descubrirlo?

¿Qué Es el Retrato Nocturno Urbano?

El retrato nocturno urbano es muy diferente a otros tipos de retrato que hayamos podido ver.

  • Del retrato diurno se diferencia en que no vamos a contar con el sol, sino que vamos a tener que valernos de las luces de la ciudad, tanto para iluminar a nuestro sujeto como para “adornar” el fondo, que de otra manera aparecería completamente negro.
  • Del retrato nocturno se diferencia en que no vamos a necesitar el lightpainting para iluminar a nuestro sujeto, ya que no vamos a estar a oscuras. No te preocupes si no vives en una gran ciudad. Cualquier calle con farolas nos va a permitir conseguir buenos retratos.

A continuación encontrarás los mejores consejos para conseguir unos retratos nocturnos urbanos impresionantes.

1. Usa un Objetivo Luminoso para Trabajar con Diafragmas Abiertos

Pese a que nos puede parecer que en la ciudad hay bastante luz, nos vamos a dar cuenta en cuanto cojamos la cámara de que no va a ser tan sencillo exponer nuestra foto correctamente. Contar con un objetivo luminoso nos va a permitir trabajar con diafragmas muy abiertos, es decir, usar un número F bajo. Esto nos va a proporcionar dos cosas muy importantes:

  • Ganar más luz: Uno de los principales problemas con la fotografía nocturna es la falta de luz. Pese a que en la ciudad hay muchas farolas, normalmente no van a ser suficientes para obtener una buena exposición. Abriendo el diafragma al máximo conseguiremos dejar pasar más luz al sensor de nuestra cámara.
  • Conseguir una profundidad de campo pequeña: Usar diafragmas abiertos nos ayudará a conseguir que nuestro fondo esté desenfocado. Una de las características más atractivas de este tipo de fotografía es poder conseguir un bonito bokeh en las luces del fondo, y eso lo vamos a conseguir, entre otras cosas, usando diafragmas abiertos.

2. Usa una Profundidad de Campo Pequeña

Como te comentaba, una de las principales características del retrato urbano nocturno es usar una profundidad de campo pequeña, para que todas las luces de la ciudad aparezcan desenfocadas, ofreciéndonos un bonito fondo con bokeh y haciendo que la atención recaiga en nuestro modelo.

Además, podemos aprovechar las épocas festivas para conseguir desenfoques de colores gracias a las luces de las calles. También lo podemos conseguir, por ejemplo, con semáforos o carteles luminosos.

Para conseguir una profundidad de campo pequeña:

  • Usa diafragmas abiertos: Un diafragma abierto te va a dar dos ventajas: más luz para tu fotografía y una menor profundidad de campo para conseguir un fondo desenfocado.
  • Procura que el fondo esté bastante distante: Al alejar a nuestro modelo del fondo vamos a conseguir que este fondo se salga del plano enfocado y aparezca desenfocado.
  • Usa un objetivo adecuado: Puedes usar una focal fija, que es un objetivo ideal para este tipo de retrato porque no deforma, es muy luminoso, y además tiene una excelente relación calidad-precio. También puedes usar un teleobjetivo para conseguir ese desenfoque del fondo. Eso sí, ten en cuenta que los teleobjetivos más baratos no suelen ser muy luminosos, por lo que quizás te roben luz que luego deberás compensar con el resto de parámetros.

Cualquier parte de la ciudad se puede convertir en un atractivo fondo, si lo desenfocamos lo suficiente

3. Cuidado con el Enfoque

Usar una profundidad de campo pequeña va a suponer que el plano de enfoque sea muy limitado, así que deberás prestar especial atención al enfoque e incluso, si lo crees necesario, ampliar la foto en la pantalla de tu cámara para corroborar que el enfoque es correcto.

Aunque en la pantalla LCD veas la foto enfocada, al ser tan pequeña puede confundirnos. En mas de una ocasión te habrá ocurrido que al pasar la foto al ordenador y verla en grande, te has dado cuenta de que esa foto que parecía perfectamente enfocada, en realidad no lo está tanto. A esto se le llama círculo de confusión, y lo que nos viene a decir es que cuanto más grande veamos una foto, más sensible va a ser nuestro ojo a percibir los desenfoques que haya en ella.

Por eso será importante que, si no estás seguro, compruebes el enfoque acercándote con el botón de + al rostro de tu modelo, y verifiques que el foco está donde debe estar. Normalmente serán sus ojos, pero puedes ser creativo y situarlo en otro sitio, como su mano, sus labios o algún accesorio.

4. Usa Velocidades Lentas

Vamos a necesitar usar una velocidad de obturación lenta para ganar toda la luz que podamos. Ya sabes que cuanto más tiempo mantenemos nuestro obturador abierto, más luz vamos a conseguir.

Sin embargo, tanto nuestro pulso como el pulso de nuestro modelo van a limitarnos este tiempo de exposición, por lo que la velocidad de obturación deberá ser lo suficientemente rápida como para que la foto no se trepide a causa esto.

Normalmente vamos a usar velocidades entre 1/30 – 1/100, dependiendo tanto de nuestro pulso, como el de nuestro modelo y también del tipo de fotografía que estemos tomando, si necesita más o menos movimiento.

Puedes intentar atreverte con menos velocidad, aguantando la respiración e intentando ganar estabilidad apoyándote sobre alguna superficie. Pero piensa que tu modelo deberá hacer lo mismo, o la fotografía se trepidará igualmente, no por culpa de tu pulso, sino por el movimiento de tu modelo.

Como te comentaba antes, si has decidido arriesgar y no estás seguro del enfoque, acerca la foto en la pantalla LCD para comprobar si has conseguido que no se trepide o si necesitas repetir la toma. ¡Si lo compruebas en casa ya no podrás repetirla!

Aunque de lejos una foto te parezca bien enfocada, al acercarte te darás cuenta de si hay o no trepidación

5. ¡No Escatimes en ISO!

La ISO es un parámetro que suele asustarnos subir en exceso. Sin embargo, en este tipo de fotografía vamos a necesitar subirla sí o sí, para ganar cuanta más luz mejor.

Es cierto que cuanta más ISO subamos más ruido va a aparecer en nuestra fotografía. Sin embargo, no siempre menos ISO va a suponer un menor ruido en nuestra fotografía. Si nos quedamos cortos y subexponemos nuestra fotografía, arreglarla después con programas como Lightroom o Photoshop nos va a generar mucho más ruido y más feo, que si hubiéramos subido el ISO hasta exponer nuestra fotografía correctamente de base.

Cada modelo de cámara trata el ruido de manera diferente, por lo que tú mismo deberás conocer cual es el límite de tu cámara. El límite de ISO en el que consigas la máxima luz sin que el ruido que obtengas llegue a arruinar la fotografía resultante.

Deberás ser tú mismo el que decida cuánto ruido es aceptable para tu fotografía

6. ¡Ojo con el Balance de Blancos!

Con tanta luz artificial nuestro balance de blancos es posible que se vuelva un poco loco si lo dejamos en automático. Para tratar de conseguir unos colores lo más parecidos a la realidad posible, vamos a tener que configurar el balance de blancos nosotros mismos.

Podemos intentar usar alguno de los presets que vienen preestablecidos en nuestra cámara. Dependiendo del color de las farolas, deberemos usar uno u otro:

  • Si las farolas son amarillentas, el preset que mejor nos va a venir es el de tungsteno, que aparece con el símbolo de una bombilla.
  • Si son más blanquecinas, normalmente el preset de fluorescente o el de flash nos va a venir mejor.

Cada luz es diferente, por lo que tendrás que probar hasta encontrar cuál es el preset que te va mejor.

Si no te convence ninguno, también puedes configurar el balance de blancos de manera manual, introduciendo en tu cámara el número Kelvin que prefieras.

Será importante que dispares en RAW, ya que en este formato vas a poder ajustar el balance correctamente después en programas como Lightroom o Photoshop. Así, si finalmente no te convence el balance de blancos obtenido, siempre podrás modificarlo a tu gusto sin perder calidad.

Con los deslizadores de Temperatura y Matiz puedes ajustar el balance de blancos de la fotografía a tu gusto

7. Cuida la Luz

En el retrato nocturno urbano tenemos que tener en cuenta que nuestra luz principal van a ser las farolas de la calle. Sin embargo, la luz completamente cenital, es decir, la que viene desde arriba, va a crear unas sombras poco agradecidas en el rostro de nuestro sujeto.

Así pues, colocar a nuestro sujeto directamente debajo de la farola no va a ser una buena idea, si buscamos que salga favorecido. Sin embargo, si estás buscando un retrato más dramático o agresivo, quizás sí que funcione este tipo de iluminación.

Pero si nos centramos en sacar a nuestro modelo favorecido, lo mejor será procurar que la luz le de de manera más lateral para que las sombras en la cara sean más bonitas.

También podemos intentar ser más creativos, y por ejemplo, decirle levante la cabeza y mire directamente a la luz. Experimenta con diferentes posturas y situaciones de la iluminación. ¡Te sorprenderán los resultados!

 

8. Usa un Reflector 5 en 1

Como te comentaba, las sombras en el rostro de nuestro sujeto nos van a dar problemas, sobre todo si la luz le llega de manera demasiado cenital, es decir, desde arriba.

Para paliar esta sombras podemos usar un reflector 5 en 1, un accesorio imprescindible y que además es muy barato. Situando el reflector en la parte contraria a nuestra fuente de luz principal, conseguiremos rebotar esta luz para rellenar las sombras que puedan estar afeando el rostro de nuestro modelo.

También puedes usar el reflector a modo de difusor para hacer que la luz de la farola sea menos dura y nos proporcione unas sombras más suaves.

Misma fotografía realizada sin difusor (izquierda) y con difusor (derecha)

9. Usa un Flash de Mano

De la misma manera que con el reflector, con un flash de mano también vamos a conseguir rellenar esas sombras que afean el rostro. Además, también nos hará ganar un poco más de luz, si no somos capaces de alcanzar una exposición correcta sin subir excesivamente la ISO.

Eso sí, será interesante que la temperatura de color de tu flash sea similar a la de la iluminación del lugar, para que la piel no coja dos tonos distintos. Puedes utilizar geles de color para conseguir que la luz de tu flash se asemeje a la de las farolas.

Si disparas tu flash montado en la zapata de tu cámara, procura dispararlo con una intensidad baja y con algún difusor que haga que su luz no sea tan dura y directa.

Sin embargo, lo ideal es contar con un trigger, que nos permitirá disparar el flash separado de nuestra cámara, montado en un trípode o directamente sujeto por un ayudante. El trigger tiene dos partes, un emisor, que se coloca en la zapata de nuestra cámara, y un receptor que donde se monta el flash. Estos dos aparatos se comunican por radiofrecuencia, consiguiendo así que cuando disparemos nuestra cámara el flash se dispare a la vez.

Así, podremos situar el flash de manera lateral, en un ángulo opuesto al de nuestra luz principal, para rellenar las sombras que ésta produce. También podemos usar un difusor, igual que antes, para que su luz sea más suave, o incluso usar el difusor de nuestro 5 en 1.

Finalmente, si no cuentas con un flash también puedes utilizar luz continua, como por ejemplo una antorcha. Las antorchas led son regulables y suelen venir con un filtro difusor, para que la luz sea menos dura. E incluso algunas cuentan con un difusor en color naranja para darle un tono cálido a la luz, que puede venirte genial si las farolas son amarillas.

Fotografía realizada disparando un flash de manera lateral con la ayuda de un trigger

10. Un Ejemplo Práctico

Ahora que ya nos sabemos toda la teoría, toca pasar a la acción. Vamos a explicar, paso a paso, cómo hemos realizado las fotografías de la sesión. Concretamente, nos centraremos en una de ellas, la que puedes encontrar justo debajo de la explicación, aunque todas tienen una configuración de cámara muy similar.

Hemos situado a nuestra modelo cerca de una farola, para aprovechar su luz, pero no directamente debajo de ella para que la luz no le dé de manera completamente cenital, evitando así las sombras feas en el rostro.

También la hemos situado de manera que tenga el fondo alejado, para jugar con la profundidad de campo y conseguir un bonito bokeh de colores gracias a las luces de la terraza de un bar.

Como lente, hemos usado un objetivo 35mm f/1.8, una focal fija muy luminosa y con buena calidad. Dadas las condiciones de luz que teníamos en ese momento, hemos colocado los parámetros de la cámara de la siguiente manera:

  • Velocidad 1/50, lo suficientemente lenta como para ganar luz, pero lo suficientemente rápida como para que no se trepide la fotografía ni por culpa de mi pulso, ni por el movimiento de la modelo.
  • Diafragma f/1.8, lo más abierto posible para ganar luz y conseguir desenfocar el fondo al máximo.
  • ISO 1250, para exponer correctamente la fotografía.
  • Balance de blancos de 2500K, para conseguir unos colores los más cercanos posible a la realidad, manteniendo el tono cálido de las farolas pero sin perder los matices de otros colores.

Además, nos hemos ayudado de un flash con un difusor para eliminar por completo las sombras del rostro que producían las farolas y, de paso, ganar un poquito más de luz.

Finalmente, en Lightroom hemos terminado de revelar el archivo RAW para darle exactamente el aspecto deseado.

¡Atrévete a Hacer Retratos Diferentes!

Como has visto, la fotografía de retrato nocturno urbano nos ofrece unos retratos completamente diferentes y originales. Pese a que hemos visto diferentes accesorios, tan solo con tu cámara y un objetivo luminoso puedes tener suficiente para crear retratos espectaculares.

Ahora, ya sabes que hay que hacer, anímate, sal cámara en mano, ¡y a practicar! ¿Nos muestras el resultado?

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. diegoliche dice:

    Muy interesante!!

  2. Jacinto dice:

    Hice algunas el ano pasado en la Habana Colonial..una experiencia muy interesante!!! Gracias por todos estos artículos…Que seriamos sin ellos???

  3. Asoma dice:

    Muchas gracias me ha gustado mucho.

  4. sergiocues dice:

    Un artículo muy completo. Yo he hecho retratos nocturnos (sobretodo en fiestas, para aprovechar las luces decorativas) y suelo usar el flash fuera de cámara. Yo trabajo con una D750 y de ISO tiro hasta 3200. Más allá no me gusta por el ruido que genera, pero la verdad es que los resultados son espectaculares. Lo que no se me había ocurrido es lo del reflector de noche, y mucho menos para transformar una luz dura en una luz blanca… Una gran idea.

  5. insectopalo dice:

    Muy buen articulo, pero me surge la duda para el caso de usar el reflector, en qué posición se pondría, y que tipo, en el esquema cámara, sujeto y fuente principal de luz.

Opina