Aprender Fotografía es Fácil... en la Zona PREMIUM

Viajes fotográficos: 7 Claves para Sacarles el Máximo Partido

No sé si será por el hecho de que todos llevemos una cámara con nosotros todo el día, pero la fotografía es algo que gusta cada vez a más gente. Aún no he conocido a alguien que me haya dicho que no le gusta la fotografía.

El hecho de llevar un móvil con cámara hace que, hasta el más tímido se atreva a disparar en algún momento, aunque sea cuando estás de vacaciones o con tu familia.

Precisamente, viajar es otra de las cosas que gusta a todo el mundo. No hay nada más típico que fotografiar nuestros viajes, nuestras vacaciones, y mucha gente que quiere aprender a realizar mejores fotografías lo hace precisamente para aprovechar sus viajes.

Con unos conocimientos básicos de fotografía y sabiendo manejar tú cámara, los resultados mejorarán rápidamente y tendrás esas fotos que hasta ahora no te salían. Sin embargo, para realizar cierto tipo de fotografías es necesario tomarse un poco más de tiempo y evitar las prisas.

Muchos aficionados empiezan haciendo las típicas fotografías de viajes hasta que poco a poco les va picando el gusanillo. El siguiente paso será viajar, pero con la idea de hacer fotos, es decir, ya no hacemos el típico viaje turístico sino que nuestra idea es fotografiar el lugar, por lo que estamos haciendo un viaje fotográfico.

Cada uno se marca sus objetivos a la hora de viajar y sabe lo que quiere fotografiar, de ahí que para realizar un viaje fotográfico es necesario tener cierta planificación para volver con resultados óptimos.

¿Qué queremos fotografiar y cuándo hay que ir?

Si queremos obtener estos colores debemos visitar estos bosques en los días apropiados de Otoño

Lo primero que tenemos que decidir es qué queremos fotografiar y esto determinará cuándo debemos viajar. Las fechas, en ocasiones nos vienen marcadas por la disponibilidad de las vacaciones o por el precio de los vuelos. Dentro de estas limitaciones tenemos que tratar de elegir las mejores fechas para que sea más factible realizar nuestras fotografías.

No hace falta decir que si queremos fotografiar, por ejemplo, el carnaval de Venecia tenemos que ir en Febrero. O si queremos fotografiar la Lavanda las fechas ideales son en Junio. Los tulipanes de Holanda en primavera. Todo esto es muy lógico, pero no sería la primera vez que alguien no tiene en cuenta este tipo de cosas.

Documéntate sobre el lugar y busca buenas localizaciones

Si quieres viajar a un destino determinado será porque, en cierta manera, has visto fotografías del lugar o alguien te ha hablado de él. Es interesante documentarte y explorar por internet para ver lo que te vas a encontrar. La idea no es copiar las fotografías de los demás, sino documentarte. En muchas ocasiones, las fotografías que puedes encontrar en algún blog de viajes, o redes sociales, incluso de mala calidad te sirven para ver el entorno.

El tema de localizar es algo necesario para conseguir buenas fotografías. Es decir, normalmente no llegas a un sitio por primera vez justo en el momento en el que quieres fotografiar, porque lo más seguro que no obtengas la mejor composición posible al no conocer el lugar. Localizar significa visitar los lugares con anterioridad para conocer de primera mano el sitio, probar encuadres, hacer pruebas, imaginar el tipo de luz que habrá cuando vuelvas.

De esta manera, el día de la foto estarás mucho más preparado e incluso ya sabrás qué encuadres quedan mejor.

Habrá ocasiones que desde casa ya sepas qué fotografía quieres hacer. En otras, hasta que no visites el lugar no podrás hacerte una idea real de qué fotografía vas a realizar.

Existen multitud de webs con imágenes que podemos consultar para ver fotografías como puede ser flickr, 500px, pinterest, etc…

Planifícate bien: aprovecha el tiempo

Cuando viajamos queremos ver el máximo número de cosas. Siempre nos falta tiempo y por eso tenemos que organizarnos. Hay que pensar, una vez más, en lo que queremos fotografiar y cuál es la mejor hora del día para hacerlo.

Se establecen las prioridades y en función de eso se realiza una ruta para ir viendo otros lugares. Si yo quiero hacer el atardecer en un lugar concreto que he localizado previamente, me haré una ruta que poco a poco me acerque a dicha localización.

La aplicación que utilizo por excelencia es Google Maps. En esta aplicación podemos marcar lugares de interés por lo que de un vistazo puedes ver dónde están o incluso trazar una ruta.

Si como a mí, te gusta fotografiar tanto al amanecer como al atardecer, las horas centrales del día son ideales para buscar posibles localizaciones para otros días.

Recomiendo estar con tiempo en la localización por lo que pudiera pasar. Además, es importante no ir con prisas, de lo contrario podemos perdernos la mejor foto.

Consulta las Efemérides y otras particularidades de la fecha en que viajes

En los últimos años han estado restaurando el Coliseo. En este viaje se puede apreciar los andamios, disimulados al ser un contraluz y con la edición. El año anterior, los andamios estaban en otra zona de la fachada. Actualmente ya no están.

En ocasiones, es importante comprobar las efemérides que se van a producir durante tu viaje. Por ejemplo, saber si habrá Luna o no y si será posible fotografiarla en las mejores horas de luz.

También es interesante saber si se va a producir algún evento, fiesta o actividad en la zona que te pueda interesar. O al contrario, comprobar que todo va a estar como tú quieres para hacer la foto. Por ejemplo, en Navidad suelen montar mercaditos navideños en las plazas principales. Si viajas a Praga y tu idea es la de sacar una panorámica de la plaza junto a las torres de la Iglesia de Týnn, olvídate.

También es importante, aunque no sea una efeméride, comprobar si algún edificio o monumento está en obras, ya que los andamios no quedan muy bien en la foto.

Para las efemérides relacionadas con la naturaleza existen multitud de aplicaciones para internet o móvil en la que podemos consultar la hora de salida y puesta del Sol y la Luna, como SunMoon, o incluso el lugar exacto, como The Photographer Ephemeris o Photopills.

Practica la parte técnica en casa

No sirve de nada realizar un viaje a un lugar idílico, con un paisaje precioso o una ciudad monumental, con la mejor luz posible si luego no eres capaz de obtener la fotografía que deseas por el simple hecho de que todavía no sabes manejar tú cámara.

Siempre recomiendo saber configurar la cámara en cualquier situación. Conocerte los menús y saber qué le pasa a la cámara cuando algo no sale como tú quieres. No digo que haya que saberse de memoria todos los menús, pero sí las opciones que uses de manera frecuente.

Ponerte a trastear con un disparador, no saber cómo levantar el espejo cuando utilizas un trípode, o no encontrar el histograma de una fotografía durante un atardecer, cuando todo el cielo está de color rojo fuego es perder la fotografía.

Por eso recomiendo que todas estas cosas las practiques en casa, en tu ciudad, en tu entorno próximo donde puedes ir una y otra vez. Aunque la ciudad no sea París, o los paisajes cercanos no sean los Alpes, para practicar la técnica es suficiente.

La técnica es uno de los puntos débiles de la gente que empieza. Saber dónde enfocar, conocer lo que es la hiperfocal, saber utilizar tus filtros  o aplicar la reciprocidad es algo que debe estar controlado.

Elige cuidadosamente el equipo que vas a llevar

En condiciones extremas necesitas ir bien abrigado. Además, en este caso llevábamos crampones para no resbalar con el hielo.

Siempre digo que al principio es mucho más sencillo preparar el equipo porque lo habitual es tener un cuerpo de cámara y un objetivo. Pero cuando dispones de 5 objetivos empieza el dilema y tenemos que saber elegir bien.

Es obvio que para poder elegir el equipo tenemos que saber lo que vamos a fotografiar. También es importante saber cuánto espacio vamos a tener en la mochila y el peso que estamos dispuestos a soportar sobre nuestros hombros durante el viaje.

Pero si la idea es ahorrar peso entonces hay que saber elegir. Si la idea es hacer paisaje entonces lo habitual es escoger un objetivo gran angular (de 16 a 24mm). Si vamos a una ciudad y no queremos cargar con varios objetivos, un todo terreno es lo ideal (de 24 a 200mm).

Si la fotografía es más específica como por ejemplo, fauna, necesitaremos un teleobjetivo. Si lo nuestro es el macro, no lo podemos dejar en casa. O si tenemos la opción de realizar fotografía nocturna pues un objetivo luminoso.

Recordar llevar siempre el cargador y varias baterías.

Respecto al equipo no fotográfico, es recomendable llevar la ropa adecuada para no asarnos de calor y no congelarnos de frío. Si estamos helados querremos irnos y dejaremos de hacer fotos.

Yo siempre llevo mi tablet porque me sirve para ver toda la información sobre el viaje, documentación, fotos, planos, etc...

Por desgracia, yo siempre llevo trípode lo que me obliga a facturarlo. Si no lo necesitas igual te puedes ahorrar el hecho de facturar.

Dependiendo de la duración del viaje es interesante hacer copias de seguridad de las fotos, aunque para ello necesitas llevar un portátil o un dispositivo específico para ello.

Elige bien tu compañía

Mucha gente viaja con otras personas y no es agradable, tanto para el que espera como para el que fotografía ir parándose continuamente. Mi recomendación es que si tu prioridad es fotografiar, deberías ir con gente que sepa que necesitas tomarte tu tiempo.

Lo ideal es ir con gente que también vaya a hacer fotografías de manera que cada uno se tome su tiempo y no os perdáis las mejores fotos. Otra opción y que no a todo el mundo le gusta es la de simplemente viajar sólo.

Por último, otra de las opciones que hay es la de contratar un viaje fotográfico.

Un viaje fotográfico es un viaje organizado por un fotógrafo profesional que conoce bien la zona con la única intención de realizar fotografías.

Lo bueno de estos viajes es que todo el tema de la logística, documentación, exploración, determinar las mejores fechas, etc... te lo ahorras.
Los viajes fotográficos están pensados para visitar los lugares más interesantes y localizaciones que en ocasiones no son fáciles de encontrar, aprovechando al máximo las horas y estando en los sitios a la hora en la que podemos encontrar la mejor luz.

Además, todos esos problemas que comentaba anteriormente relacionados con la técnica son más fáciles de solucionar, puesto que vas con un fotógrafo que te va a ayudar para que vuelvas a casa con mejores fotografías.

Pero lo mejor de todo es que estás rodeado de personas como tú, con las que compartir experiencias, aprender unos de otros y disfrutar de todo el tiempo del mundo para hacer fotografías.

Si te pica el gusanillo y quieres probar un viaje fotográfico, puedes echar un vistazo a los que yo mismo vengo organizando en diferentes momentos del año

Sergio Arias Ramón, fotógrafo profesional especializado en viajes y naturaleza. Formación autodidacta centrado en la composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal. Puedes seguir sus trabajos en sergioariasfotografia.es y en facebook, twitter o instagram.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Jacinto dice:

    Buen articulo….hace poco estuve en las Cuevas de Saturno…antes de bajar se debe pasar por entre una vegetacion bien tupida..era temprano en la manana…para mi asombro frente a mi un Tocororo – ave nacional de Cuba – todo listo..aprete el obturador de mi camara con una toma perfecta y…sorpresa…no tenia tarjeta SD dentro de mi Canon!!!!! Debemos revisar bien antes de salir…

  2. konkavo dice:

    Con suficiente dinero siempre puedes comprar libros de fotografía de aquel lugar que visitéis repletos de fotografías mucho mejores que las que vosotros haréis.
    Y además tendréis tiempo para disfrutar del lugar en lugar de estar haciendo fotos.

Opina

*