Cómo Conseguir el Efecto Seda Explicado con Ejemplos

'fuente Pixabay'

¿Alguna vez has explorado galerías de Flickr o leído artículos en revistas en las que aparecían fotografías como esta? ¿Le has dado vueltas a cómo habrán conseguido ese efecto con el agua los autores de esas imágenes? ¿Te has preguntado si tú serías capaz de hacerlo?

La respuesta es sí. Si quieres, puedes. Sólo necesitas tener en cuenta unos cuantos consejos para que el resultado sea el deseado.

El llamado efecto seda

¿Qué logramos con el llamado efecto seda? Conseguir que en nuestras fotografías en las que aparece el agua como protagonista, esta se convierta en una especie de manto sedoso. Esto supone avanzar un paso más como fotógrafos, y nos permite jugar mucho más con nuestras tomas con agua en movimiento. Para que esto ocurra, el parámetro que debemos dominar es la velocidad de obturación. Cuando hablamos de velocidad de obturación, hacemos referencia al tiempo durante el que vamos a estar exponiendo la fotografía. Dicho con otras palabras, el tiempo que transcurre desde que el obturador de nuestra cámara se abre para dejar pasar la luz que conforma la toma hasta que se cierra.

Para conseguir el efecto seda emplearemos una baja velocidad de obturación, lo que quiere decir que estaremos más tiempo haciendo la fotografía con el fin de inmortalizar el flujo del agua.

Los 3 elementos necesarios

Hay tres elementos clave para lograr el efecto seda en nuestra toma:>

  • Utiliza el trípode. Para esto tipo de fotografía es imprescindible. Recordemos que estaremos durante varios segundos capturando la toma, por eso no podremos variar el encuadre mientras la foto se esté captando. En el caso de variar el encuadre, aunque sea muy poco, nuestra foto saldrá movida, y creedme que por muy quietos que penséis que estáis, si echáis la foto a pulso durante un segundo la foto os saldrá movida.
  • Lleva un disparador remoto o usa el autodisparador en su defecto. Aunque coloquemos nuestra cámara sobre un trípode, si en el momento en el que hay que disparar la foto lo hacemos manualmente, es decir, presionando el botón de disparo, puede que ese leve movimiento se capte y acabe estropeándonos la toma. ¿La solución? Utilizar un disparador remoto, una especie de mando a distancia, para evitar tocar la cámara en el momento preciso en el que echamos la toma. O siempre tenemos una segunda opción que es la de emplear el autodisparador de nuestra cámara. Sobrará con que le demos 2 segundos, así podremos presionar directamente el botón de disparo, pero la captura se iniciará 2 segundos después de presionarlo para evitar que le afecte el movimiento.
  • Hazte con un filtro de densidad neutra (ND). Si bien es cierto que no en todas las situaciones necesitaremos un filtro ND, es recomendable tenerlo porque seguramente este tipo de fotos las haréis a plena luz del día. A más luz en el ambiente, y teniendo en cuenta que para lograr dicho efecto necesitaremos al menos 1 segundo de exposición, veremos cómo se nos van sobreexponiendo y quemando las zonas de la imagen que aparezcan más iluminadas. Para evitar que esto ocurra, utilizaremos un filtro ND, ya sea variable o fijo. Con este filtro conseguiremos restar luz a la toma. Su función es muy similar a cuando nosotros nos ponemos unas gafas de sol.

Condiciones lumínicas

El mejor momento para hacer este tipo de fotografía, es cuando empieza y termina el día. ¿Por qué? Porque es el momento en el que la luz está más tenue, y podemos estirar más el tiempo de captura para intensificar el efecto seda. En amaneceres y atardeceres el efecto puede ser espectacular. Y además presenta la ventaja de que puede que no tengamos que recurrir al uso del mencionando filtro ND, porque simplemente cerrando diafragma veremos como la toma nos queda correctamente expuesta.

A pesar de este consejo, también podemos hacer este tipo de foto durante horas más luminosas, pero ayudándonos del filtro ND. Conforme más luz haya, más luz tendremos que tapar para que no entre directamente en el objetivo, y por eso utilizamos este filtro.

Parámetros

Antes de nada deberás poner tu cámara en modo manual (M) para poder elegir los valores adecuados. No se puede decir exactamente cuáles son los parámetros que tienes que indicarle a tu cámara para que saques el agua con efecto seda, porque como hemos dicho varía mucho dependiendo de la circunstancia en la que nos encontremos. Aun así, sabemos que nos vamos a enfrentar a dos tipos de situaciones básicamente:

  • Horas menos luminosas. Primeras y últimas del día. Aquí, y sin necesidad de filtro ND en la mayoría de los casos, trataremos de indicarle a nuestra cámara que trabaje con un ISO bajo (100), un diafragma cerrado (f/13 en adelante) y una velocidad de obturación alta (4 segundos o más). Estos valores son orientativos, porque no todos los amaneceres y atardeceres son iguales. Es cuestión de que vayáis probando y viendo cómo afecta el cambio de valores a vuestra toma.
  • Horas más luminosas. Necesitaremos el filtro ND. Cerraremos el diafragma lo máximo posible (f/22 o más) para conseguir por una parte limitar la entrada de luz a la cámara, y por otra para aumentar la profundidad de campo y conseguir que nos salgan enfocadas más zonas del plano. El ISO deberá ser el mínimo, 100. Y lo que variara será el tiempo de exposición, que es lo que deberéis ir probando. Influirá la cantidad de luz que haya, y la que contrarreste vuestro filtro ND. Probad primero con 2 segundos para echar la toma y en función de la exposición que os quede sabréis si tenéis que indicarle más segundos o menos. Es cuestión de probar y experimentar.

Consejos a la hora de tomar la foto

Hablando ya desde un plano menos técnico, hay ciertos consejos que nos ayudarán a que nuestra fotografía resulte más atractiva.

    • Utiliza objetivos angulares para abarcar más campo visual en tu imagen.
    • Mantén limpio tu objetivo. Es importante porque con el diafragma cerrado todas las motitas de polvo o manchas que podamos tener se verán en la foto.
    • Cuanto más fuerte sea la corriente del agua, más se notará el efecto.
    • Incluye elementos estáticos en tu toma. Una roca, un árbol… pero cuidado con el viento, porque si se menean sus hojas, se verá reflejado en la foto causando un efecto poco agradable, como si esa zona estuviera desenfocada.
  • Prueba con un encuadre en vertical. En este tipo de fotos nos encanta ver la explosión de agua en el caso de aplicarlo a cascadas y ríos, por eso es interesante que pruebes con encuadres verticales para captar más zona de agua en tu imagen y enfatizar el efecto.

Y tú ¿tienes más trucos para conseguir el efecto seda en tus fotografías? ¡Compártelo con nosotros!

Silvia Illescas (Valencia, 1989). Licenciada en Comunicación Audiovisual y Periodismo. Su afición desde pequeña ha sido la fotografía y el vídeo, y a partir de ahí ha ido aprendiendo de forma autodidacta gran parte de lo que sabe. Ha realizado fotografías para medios y participado como foto fija y making of en cortos y web-series. Puedes seguir su trabajo en su página de Facebook, en Flickr, Instagram y Twitter.

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. viyelmo dice:

    Trípode, disparador remoto, filtro ND… poco más hay que decir.
    Como dices es cierto que el filtro ND puede no ser necesario. Muchas cascadas o corrientes de agua están inmersas en la naturaleza, y basta con no estar en horas centrales del día para tener oscuridad natural para poder hacer el efecto seda.

    Por decir algo distinto, probaría la edición en blanco y negro, que también da buenos resultados en estas situaciones.
    https://flic.kr/p/ndYxQ8

    Además de la naturaleza, probad con las fuentes en las ciudades. El bullicio de la urbe puede darle un toque atractivo a la composición.
    Aunque no sea el mejor ejemplo de bullicio:
    https://flic.kr/p/rHfLHs

    Inlcuir otros elementos en movimiento como nubes también queda curioso:
    https://flic.kr/p/tdXkca

  2. tropofoto dice:

    Muy buenos consejos, la verdad es que no se me ocurren muchos más que los que aquí expones.
    Os dejo yo un ejemplo que hice a una fuente de Albacete al anochecer
    http://www.tropofoto.com/2011/03/20/la-fuente-de-seda/

  3. Cirilo dice:

    Articulo muy interesante, he intentado sacar dicho efecto con mi Nikon pero nunca he tenido éxito ahora voy a tener en cuenta sus consejos, donde puedo descargar el artículo, por que no veo el link.
    Saludos y gracias

    • Silvia Illescas dice:

      Hola Cirilo,

      Espero que con estos consejos consigas sacar el efecto en tus fotografías. Y por cierto, ya tienes disponible el link para descargar el artículo :)

      Un saludo,
      Silvia

  4. manolov dice:

    Buen articulo, pero con un f22, ¿no comprometemos nitidez?
    Un saludo

    • Silvia Illescas dice:

      Hola manolov:
      Puede que conforme nos alejamos del punto dulce de nuestro objetivo, no logremos toda la definición que este puede aportarnos, tienes razón. Por eso una opción puede ser conseguir un filtro neutro que te reste la suficiente luz cómo para evitar llegar a la situación de tener que cerrar el diafragma tanto. Hay muchas maneras de jugar con las variables para tener resultados óptimos, así que hay que explorar tantas como podamos para ver cuál es la que más nos satisface.

      Muchas gracias por comentar :)

      Un saludo,
      Silvia

  5. konkavo dice:

    Lo difícil de esta fotografía no es tener un filtro ND, ni cerrar el diafragma, ni poner velocidades de segundos. Lo difícil es encontrar un paisaje como el que aparece en las fotografías que ilustran tu artículo. Es parecido a un retrato, hay gente fotogénica, gente muy fotogénica y gente nada fotogénica. Hay paisajes fotogénicos, otros muy fotogénicos y otros nada fotogénicos.
    Otro aspecto que aparece escondido detrás de los pocos segundos de exposición de estas fotos son los minutos, cuando no horas de postprocesado que se requieren para obtener fotos como las mostradas aquí.
    Vamos, que entre una buena foto y un fotón hay un espacio que muy pocos son capaces de franquear. Ni filtros, ni diafragmas nos servirán ahí. Yo no lo he conseguido, y me temo lo peor.

  6. Manuel Boado Taboada dice:
  7. Muy buen artículo.
    He hecho efectos seda de todo hasta de macros y a cualquier hora del día…..pero porque surgía la foto en ese momento….lo ideal es como tu comentas.
    Enhorabuena por tu artículo.
    Un saludete.

    SIno tenéis trípode ni filtro y os surge una foto y es de día:
    Bajáis el isso ha 50 o 100 cerrais el diafragma a 22 y apoyais la cámara en una roca o suelo o donde sea ponéis la funda debajo de la cámara para amortiguar el tembleque y a partir de 1/20sg tenéis efecto seda y con un 18 y esa velocidad a pulso también podéis intentarlo.
    Si surge la foto hay que acerla.
    Para efectos seda no hace falta muchos segundos entre 1/20 y 20 segundos tenéis casi todo eso si dependiendo de la velocidad y en el mar en 20 segundos sube y baja la marea lo suficiente ….lo difícil es cuando disparar si al subir o al bajar eso depende de cada foto.

  8. Entre 1/20sg y 20 sg dependiendo de la velocidad del agua quería decir.

  9. Alberana dice:

    Yo he realizado el efecto seda a pulso, disparando en ráfaga y luego apilando las fotografías en Photoshop y jugando con la opacidad con cada una de las capas, tal y como explica otro artículo aparecido aquí y que también figura en los enlaces relacionados. Prácticamente el efecto es imperceptible, lo puedo garantizar, y además, realizados con una Lumix FZ28, donde el máximo diafragma que te permite es f8:
    El enlace a dicha página:
    https://www.dzoom.org.es/como-conseguir-el-efecto-seda-a-pleno-sol-sin-tripode-ni-filtros-especiales/

Opina