Cómo Fotografiar Humo: El Tutorial Más Completo

Fotografiar el humo puede parecer una de las técnicas más complicadas y, sin embargo, es una de esas prácticas que cualquiera puede realizar en casa fácilmente.

Solo vas a precisar de los materiales necesarios (que seguramente tendrás a mano) y armarte un poco de paciencia para obtener unos resultados sorprendentes. Quédate conmigo y en este tutorial te demostraré que fotografiar el humo es mucho más sencillo de lo crees.

Cómo Fotografiar Humo Paso a Paso

Seguro que cuando has visto fotografías de humo te has quedado encantado mirándolas. ¡Son mágicas! Transmiten esa atmósfera enigmática y, al mismo tiempo, elegante, como si el humo danzara sensualmente con el viento. Y es cierto, consiguen crear unas formas únicas y una sensación de movimiento que consigue enamorarnos.

En este artículo vamos a conocer los fundamentos de la fotografía del humo, los materiales necesarios, la configuración de nuestra cámara, y el procesado final de las imágenes con algún truco para añadirle color al humo y experimentar con él. ¿Te vienes a fotografiar humo conmigo? ¡Vamos a ello!

Nikon D7100 - 50.0 mm · f/5 · 1/60s · ISO 1000

1. Reúne el Material Necesario para Fotografiar Humo

Aunque vamos a entrar en detalle para explicar cada uno de los elementos que vas a necesitar para realizar fotografías con humo, voy a hacerte un resumen del material que vas a precisar tener a mano para tu sesión para que lo vayas preparando:

  • Una cámara réflex (con la batería cargada y la tarjeta de memoria formateada)
  • Un objetivo con una focal grande o variable (preferiblemente macro)
  • Un tejido o tela opaca de color negro para el fondo
  • Varas o conos de incienso para crear el humo y un encendedor
  • Un flash externo, o en su defecto una fuente de luz continua potente
  • Un trípode (o dos, si vas a usar un flash de externo)
  • Una mesa estable donde colocar todo el material
  • Un reflector (opcional)
  • Un disparador remoto (opcional)

2. Monta el Espacio de Trabajo

Una vez tenemos claros los materiales que vamos a necesitar tenemos que elegir una zona donde montar nuestro espacio de trabajo y realizar las fotografías. Lo mejor es que elijas una habitación espaciosa y que puedas ventilar fácilmente.

Las formas y trayectorias que dibuje el humo dependerán de la ventilación de la habitación. Si hay demasiada corriente, el humo volará demasiado rápido y nos costará fotografiarlo. Sin embargo, si no disponemos de ninguna ventilación, el humo formará rápidamente una densa nube que inundará toda la habitación y que nos impedirá obtener el efecto deseado en nuestras fotos.

La mejor opción es trabajar en una habitación en la que vayamos haciendo fotos y parando de cuando en cuando para ventilar, pudiendo probar también a dejar una rendija abierta de una ventana que permita ventilar la habitación continuamente pero sin que llegue a haber una corriente que resulte molesta.

El Fondo

Para realizar nuestras fotografías vamos a necesitar un fondo completamente negro. Lo más recomendable es utilizar  algún tejido o alguna tela lo suficientemente opaca como para que no deje pasar la luz a través de ella.

Si elijes una tela demasiado translúcida, otras fuentes de luz podrían intoxicar la escena y se vería lo que haya detrás del fondo. Del mismo modo, evita cartulinas o cartones negros porque, seguramente, absorberán la luz del flash generando destellos.

Igualmente, si utilizamos una superficie plástica en lugar de una tela es bastante probable que también aparezcan los reflejos, así que optaremos mejor por un tejido negro, opaco y sin texturas.

El Esquema de Iluminación

Ahora montamos el esquema de iluminación. Cuando coloques el fondo negro ten en cuenta ponerlo lo más lejos que puedas de la fuente de humo para que sea más fácil difuminarlo y oscurecerlo en el procesado final.

Para la fuente de iluminación principal yo he elegido una lámpara de luz potente y contínua que he colocado cerca del humo y que he ido ladeando para conseguir el efecto deseado. También es conveniente, si dispones de él, utilizar un flash externo en lugar de una luz potente. Si tienes dudas sobre si hacerte con uno, no te pierdas este artículo 5 Buenas Razones para Comprar un Flash Externo.

También puedes rebotar tanto la luz del flash como la luz de tu lámpara con un reflector blanco para así intensificar la iluminación y conseguir mayor homogeneidad. Solo tendrás que colocar el reflector en diagonal a la luz principal, como te indico en el esquema de iluminación de abajo.

3. Genera un Humo Constante

Ahora debemos generar el humo, el protagonista de nuestra sesión. Lo mejor es que evites utilizar velas o fuego ya que son mucho más difíciles de controlar. Ten en cuenta que vas a trabajar con un producto peligroso así que toma las medidas de precaución necesarias al acercarte o aproximar objetos que puedan ser inflamables.

Te recomiendo que utilices unas varitas o conos de incienso que generarán un humo constaste y denso y además aromatizarán tu casa y te ayudarán a relajarte (recuerda que la paciencia será clave en esta sesión)

Como las formas que va adoptando el humo dependen de los cambios de temperatura y las corrientes, es una buena idea probar con dos fuentes de humo superpuestas en lugar de una sola, o utilizar algún objeto para interponer en la trayectoria del humo y crear diferentes figuras.

4. Prepara los Parámetros de tu Cámara

Conocer nuestra cámara es muy importante a la hora de poder configurar correctamente los distintos parámetros con los que vamos a hacer las fotos. Teniendo esto en cuenta podrás configurar tus ajustes como más te convenga.

En mi caso, al no utilizar un flash y optar por una luz continua menos potente optaré, en algunos casos, por subir la ISO y abrir más el diafragma, colocándome más cerca del humo y bajando la velocidad de obturación. De todos modos, vamos a hacer un repaso de los distintos puntos de configuración más recomendables con los que puedes empezar a disparar tus fotografías con humo.

Enfoque Manual

Al contrario que en la mayoría de las fotos que normalmente hacemos, en esta ocasión optaremos por el enfoque manual. La idea es ubicar nuestra cámara fotográfica en un punto fijo con la ayuda de un trípode.

Nos será bastante complicado utilizar el enfoque automático enfocando sobre el humo ya que se encuentra en constante movimiento. Sería muy complicado conseguir una captura enfocada y con una figura que nos guste.

Es por ello que enfocaremos manualmente sobre un objeto que colocaremos en la que consideremos que vaya a ser la trayectoria del humo, y fijaremos el enfoque para trabajar con el enfoque fijo durante toda la sesión.

Apertura del Diafragma

Como habremos enfocado previamente y no podemos controlar el punto exacto sobre el que pasará el humo, la idea es utilizar un diafragma lo suficientemente cerrado como para conseguir una profundidad de campo adecuada.

A la distancia que haremos las fotos, y dependiendo de la distancia focal utilizada, podemos trabajar con aperturas entre 7 y 11. De este modo debería quedar perfectamente nítida la zona del humo y desenfocado el fondo, del que solo deseamos sacar una masa negra.

Si necesitas más información sobre la relación entre la profundidad de campo y la apertura del diafragma, el artículo La Profundidad de Campo Explicada con Ejemplos probablemente te sacará de dudas al respecto.

Sensibilidad ISO

Para este tipo de fotografía lo más recomendable es utilizar el valor de sensibilidad ISO más bajo que nuestra cámara permita. Con una ISO demasiado alta solo conseguiremos añadir ruido a nuestras fotografías, y en este caso no tenemos problemas de exposición ya que estamos utilizando un trípode.

Sin embargo, como te he comentado antes, no debes dejar que la ISO suponga un límite para ti. Si conoces tu cámara y sabes hasta dónde es capaz de llegar sin meter ruido en la imagen, juega con ella. Recuerda que es más prioritario conseguir una buena exposición y que el ruido es más fácil de corregir en un programa de edición.

Controla la Exposición

Uno de los problemas que puedes tener a la hora de hacer fotos de humo es el control de la exposición. Al contrario que en las fotografías convencionales, si juegas con el histograma, comprueba que la mayor parte de la imagen está en la parte izquierda (negros).

Asegúrate de no quemar ninguna parte del humo. El atractivo de estas imágenes es el volumen que se genera con los distintos niveles de luces. Las zonas excesivamente expuestas perderán ese volumen.

Si no tienes claro cómo funciona el histograma, no dejes de leer este artículo.

5. Dispara y Ten Paciencia

¿Ya lo tienes todo listo? Pues a hacer fotos. No te canses de hacer fotografías. Juega con el humo, espera a que haga alguna forma interesante, prueba a situar la fuente del humo a diferentes alturas, ...

En mi caso he utilizado un disparador remoto, ya que el encuadre es fijo y la cámara está enfocada. Con el disparador tan sólo tengo que hacer la foto y esperar a que salga en la pantalla de la cámara, para ver que tal, y seguir disparando.

El disparador lo conseguí nuevo por menos de 5 euros en eBay y desde entonces siempre viaja en mi mochila.

6. Procesa la Imagen en un Programa de Edición

En mi caso, al disparar en modo RAW con mi cámara lo tuve bien fácil, y es que la mayoría de los ajustes los hice sobre el propio RAW.

En el montaje utilizado el fondo que tenía no era excesivamente bueno (no tenía más que una chaqueta negra a mano), y con los ajustes automáticos de la exposición la fotografía tendía a aclararse demasiado, viendose detalles del fondo.

Los problemas los solucioné llevando al máximo el control de las sombras y al mínimo el control del contraste. A partir de ahí, jugué con la exposición para no sobreexponer los blancos.

En Photoshop, podemos utilizar los niveles para llevar las zonas oscuras al negro completo y ayudarnos de un pincel negro para pintar sobre aquellas zonas del fondo que muestren algún tipo de brillo sobre la tela o zonas de humo que no formen parte del motivo principal.

7. Añade un Toque de Color a tus Fotografías con Humo

Nikon D7100 - 50.0 mm · f/5· 1/60s · ISO 1000

Si queremos dar a nuestras fotos un toque adicional de irrealidad, podemos colorear el humo. No hay un método único para colorearlo, por lo que se puede jugar hasta obtener el resultado deseado.

Cuando tomamos la imagen originariamente, el humo es (al menos en mi caso) de un tono azulado.

Si queremos trabajar con el fondo blanco en lugar de negro, simplemente tenemos que invertir la imagen (En Photoshop, Imagen -> Ajustes -> Invertir). El humo cogerá un tono marron o rojizo.

A partir de ahí, podemos utilizar una capa de color sólido o degradado, seleccionando el modo de fusión Color o Tono. Para tener un control mayor sobre los colores por zonas, podemos pintar con pinceles de colores sobre el humo en una capa en modo Color.

Para que veas las diferencias, estas son las imágenes original, invertida, y coloreada. Pinchando sobre las imágenes las podrás ver en un tamaño más grande.

¡Cambia el Fondo y los Colores y Experimenta con el Humo!

Nikon D7100 - 40.0 mm · f/5· 1/60s · ISO 1000

Enlaces Relacionados

Comentarios

  1. Excelente tutorial, felicitaciones.

  2. MUUUUUUUY BUENO!! =D PON
    GAN MAS!!!!

  3. Me gusta, me pongo manos a la obra a ver que sale.

    http://misfotoscbt.blogspot.com.es/

  4. MUY BUENA GRACIAS, aqui unas cuantas siguiendo sus consejos espero les guste http://www.flickr.com/photos/victorino72/8422228585/

  5. Este tutorial es fantástico.

    Le he dedicado una entrada en mi blog hablando de vosotros y poniendo un enlace a ete tutorial.

    Espero que os guste:

    http://www.sirorodenas.com/2013/02/fotografiar-humo.html

  6. http://www.flickr.com/photos/enzocestiarata/sets/72157632368962221/with/8321282548/

    esto fue lo que logre. Jugando tambien con el procesado en RAW, pero creo que estan bien.

  7. naia79 dice:

    Hola, magnífico tutorial! gracias por compartirlo.
    Yo lo estuve probando y quedé muy satisfecha con el resultado, aunque creo que también es importante mencionar que el flash deberia estar situado en una caja de luz (como no tenia utilicé una caja de zapatos), lo digo porqué el flash dispersa mucho la luz y puede crear reflejos en nuestro objetivo y de esta forma lo podemos evitar y la luz queda más concentrada.

    Un saludo a todos
    aquí os dejo el resultado

  8. naia79 dice:
  9. Julieta A. Fontanellaz Lugo dice:

    El resultado que obtuve fue excelente. No puedo dejar link para mostrarles porque todavía no me decido a qué mostrar en las redes sociales; me compré una Canon t3i hace muy poco, la esperaba hace mucho, y estoy completamente conforme con los resultados que vengo obteniendo. Gracias por los consejos.
    He visto las fotos de algunos y me parecieron geniales con respecto a calidad y enfoque (que creo que también tiene que ver un poco con la suerte con respecto a la toma de las fotos del humo), y en mi caso en particular he buscado destacar más algunas otras formas y no solamente como se elevaba el humo.
    Conseguí unas espirales casi irreales, todavía me sorprendo a mí misma.
    Así que eso, muchas gracias.

Opina