Esquema de Iluminación a 3 Puntos: Fotos Impresionantes en 6 Sencillos Pasos

Cuidar al máximo la iluminación es esencial para conseguir fotografías de calidad. En este artículo voy a realizar una buena fotografía de producto como la que ves a continuación utilizando un esquema de iluminación a 3 puntos y siguiendo 6 sencillos pasos. ¡Toma nota de cada uno de ellos y deslumbrarás con tus fotos!

 

Puede que al ver esta fotografía pienses que se trata de una imagen publicitaria propia de la marca en cuestión, pero no es así. Para realizar esta captura solo he utilizado la técnica de iluminación básica a 3 puntos.

Se trata de un esquema de iluminación muy versátil que debes conocer, puesto que sentará las bases de la mayoría de conocimientos relativos a la iluminación en fotografía realizada en estudio. Es la misma técnica que se suele utilizar habitualmente en cine, televisión e incluso para el modelado en 3D de figuras animadas, por lo que te resultará muy familiar.

En este artículo te voy a explicar cómo montar un set de iluminación de este tipo utilizando 3 fuentes de luz y algunos trucos sobre composición y procesado de imagen para conseguir fotos como la que has visto antes. ¡Y en solo 6 sencillos pasos! ¡Empecemos!

#1. Montaje del Set de Iluminación

El primer paso es montar el set de iluminación. Necesitarás colocar tu cámara sobre un trípode para que quede bien fija frente al elemento que vayas a fotografiar, una mesa estable donde colocar tu objeto fotografiado y los tres puntos de luz que vayas a utilizar. Si el objeto fotografiado es vertical, como es nuestro caso, recuerda que deberás girar tu cámara para encuadrar correctamente el objeto.

Los focos de luz pueden ser flashes o luz continua. No hace falta que dispongas de focos profesionales; para experimentar, puedes comenzar utilizando lámparas o flexos con una luz potente. Recuerda que cuanto más cerca coloques la fuente de luz sobre el objeto mayor dureza e intensidad conseguirás sobre el objeto fotografiado.

Si no dispones de suficientes puntos de luz puedes pedirle a algún amigo que te preste algún flash o hacerte con tu propio equipo de iluminación portátil. Hoy en día en plataformas como Amazon puedes conseguir un kit de iluminación básico de los más completo desde unos 100 o 150 euros. El montaje de este tipo de sets es muy sencillo y podrás transportarlo fácilmente porque no es un equipo excesivamente pesado.

#2. Primer Punto: Luz Principal

Voy a colocar primero la Luz principal o Key Light para que veas como incide sobre el objeto fotografiado. La debes colocar a unos 45° del objeto y por encima de tu cámara. Esta luz debe ser la más potente ya que será la que domine sobre todo el esquema de iluminación.

Además de marcar el ambiente, la dirección y la textura también creará las sombras más marcadas. Esta luz va a ser la que marque el patrón sobre el resto de luces, las cuales tendrás como cometido rellenar, atenuar o complementar el efecto que esté produciendo la luz principal.

Como ya te he comentado, la distancia a la que coloques la luz principal será esencial para conseguir un resultado u otro. Cuanto más la acerques más intenso y duro será el efecto y más necesaria será una luz de relleno para complementar las sombras que genere. Cuanto más la ladees mayor tridimensionalidad conseguirás transmitir, así que juega con la luz principal hasta conseguir el efecto que buscas.

#3. Segundo Punto: Luz de Relleno

Ahora apago la luz principal y coloco la Luz de Relleno o Fill Light, para que veas cómo incide en este caso sobre la botella de cerveza. Este foco de luz lo he colocado a unos 90° de la luz principal, justo en el lado opuesto.

Como ves es mucho menos intensa que la luz principal y como su nombre indica, su cometido será rellenar y suavizar las sombras que esté generando la key light. Al reducir el contraste marcado también proporciona detalles en el lado contrario del objeto fotografiado.

Si la intensidad de la luz principal y la luz de relleno es la misma, el contraste entre ambas será poco apreciable. Aquí es donde podrás jugar con la distancia de una y de otra hasta conseguir que se complementen como tú tienes pensado.

#4. Tercer Punto: Contraluz

Solo nos falta conocer el efecto del Contraluz o Back Light. Si la enciendo de forma independiente podrás ver mejor cuál es su efecto sobre el objeto fotografiado. Seguro que te has dado cuenta de la tridimensionalidad que le aporta a la cerveza esta luz.

Los contraluces se suelen colocar detrás, por encima del objeto fotografiado y orientados hacia la cámara. En este caso la hemos colocado siguiendo ese patrón y ladeándola ligeramente. Como ves, este foco de luz trasero es ideal para separar nuestro objeto del fondo, darle profundidad definiendo los bordes del mismo y remarcando la silueta de la cerveza con un brillo muy agradable.

El material con el que esté fabricada la superficie del objeto que fotografíes también te dará pie a jugar más o menos con la luz. Sobre materiales transparentes o reflectantes siempre tendrás mucho más margen para probar y experimentar con la luz. En nuestro caso, como trabajamos con un objeto de cristal, al ser translúcido y dejar pasar la luz conseguimos unos reflejos muy bonitos que dan más personalidad a nuestra cerveza.

Ya tenemos colocados nuestros 3 puntos de luz en los lugares que le corresponden, con la distancia y la intensidad que más nos gusta. Si los enciendo todos a la vez, como puedes ver en la imagen de arriba, obtenemos nuestro esquema de iluminación completo. ¿Probamos a hacer una foto para ver cómo ha quedado?

Como ves el resultado obtenido es muy satisfactorio. Tanto la luz principal, como la luz de relleno y el contraluz cumplen su función correctamente. Pero... aún podemos mejorar más nuestra fotografía adornando un poco la composición y convirtiendo nuestra cerveza en un objeto de deseo.

¿Cómo? Es más sencillo de lo que crees. ¡Solo estamos a dos pasos de conseguir la fotografía de producto perfecta!

#5. Mejora de la Composición

Una fotografía de producto busca seducir de un solo vistazo al sujeto que la ve por lo que, además de una correcta ejecución en cuanto al esquema de iluminación, necesitaremos adornar nuestro producto para que sea lo más atractivo posible.

En este caso, voy a abrir la botella e introducir media rodaja de limón en el cuello de la misma (que es como se suele servir este tipo de bebida en España) y voy a rociar agua sobre la superficie de la cerveza. Así conseguiremos que parezca que está fría y lista para beber. También voy a colocar medio limón junto a la botella para que, a modo de atrezzo, acompañe a nuestro objeto fotografiado y no se quede tan desangelado.

De este modo estamos transmitiendo una idea muy clara: 'Aquí está tu cerveza, bien fría y preparada para que la tomes antes de que pierda su frescura' Estaremos evocando la necesidad de consumirla y esa sensación de deseo es la base de la fotografía de producto: seducir y provocar al sujeto.

Ahora sí, teniendo nuestro set preparado y nuestra cerveza atractiva y lista para consumir es hora de realizar nuestra fotografía. Puedes elegir el color de fondo que tú quieras, yo al final he elegido un fondo oscuro. De este modo conseguiré que haya un mayor contraste y destaque más el amarillo de la composición, que es el color predominante de la cerveza y el limón.

Pero puedes optar por otras opciones, por ejemplo, si realizas la fotografía con un fondo de color croma detrás de él (generalmente verde o azul) podrás añadir un fondo personalizado posteriormente cuando proceses tu imagen en un programa de edición fotográfico.

Eso sí, deberás iluminar muy bien ese fondo con otro punto de luz para conseguir buenos resultados una vez proceses la imagen. Si te interesa esta técnica, en este artículo te explicamos cómo cambiar el fondo de una imagen con un fondo croma y Photoshop.

Un ejemplo de fotografía de producto con un fondo añadido posteriormente

#6. Procesado de la Imagen

Realiza varias pruebas, cambia de sitio los elementos de la composición, prueba con varios fondos y finalmente elige la fotografía que más te guste. Una vez pases la captura a tu ordenador solo te faltará realizar un último paso para darle el toque final, que será procesar imagen en un programa de edición fotográfico.

Si has realizado tu fotografía en formato RAW tendrás mucho margen para realizar ajustes de exposición, contraste, color o brillo en programas como Photoshop o Lightroom. Ahora es el momento de configurar todos los parámetros que veas necesarios para mejorar tu captura.

Procesando la imagen podrás corregir algún pequeño error, o simplemente enfatizar algún reflejo que no acaba de brillar lo suficiente, añadir textura a algún elemento, oscurecer un poco más el fondo o eliminar esa pequeña y molesta arruga que puede aparecer para pulir del todo tu fotografía de producto.

Una Buena Iluminación de Producto es Sinónimo de Calidad

Ya lo has visto, en solo unos cuantos pasos hemos conseguido realizar fotografías de producto muy apetecibles utilizando un esquema de iluminación básico a 3 puntos. No se necesita un gran despliegue de medios y materiales fotográficos caros para obtener resultados de calidad en fotografías de producto publicitarias.

Montar el set, colocar tres puntos de luz, adornar un poco la escena y ajustar algunos parámetros en el procesado de la imagen han sido suficientes para conseguir una buena fotografía de producto ¿Has visto como era sencillo? ¡Tú también puedes hacerlo! ¿Te atreves a probar?

Enlaces Relacionados

Opina