Aprender Fotografía es Fácil... en la Zona PREMIUM

RAW vs JPG: las Pruebas Visuales Incontestables que Te Convencerán

Hace algún tiempo te contamos cuáles eran los argumentos técnicos de peso que te harían decantarte por disparar tus fotografías en formato RAW y no en JPG. En el artículo de hoy vamos a ir otro paso más allá. Voy a tratar de convencerte a través de algunos ejemplos de por qué disparar en RAW puede ser tu mejor opción. ¿Te quedas para comprobarlo?

Hay Vida Más Allá del JPG

Cuando aterrizamos en el mundo de la fotografía y empezamos a configurar nuestra cámara, una de las opciones que nos hará decidir la máquina es el formato con el que vamos a disparar nuestras fotografías. Seguro que una de esas opciones ya te suena bastante, el famoso archivo JPG. Pero se te va a plantear otra opción a la hora de elegir: el archivo RAW.

¿Qué Puede Ofrecerte un RAW que No te Dará un JPG?

El RAW es otro formato con el que podemos disparar nuestras fotografías, y que va a tener una serie de ventajas e inconvenientes a la hora de trabajar. Veamos con detenimiento todo lo que puede ofrecernos este tipo de archivo.

  1. El formato RAW nos va a proporcionar un archivo sin compresión que va a contener toda la información que capta el sensor de nuestra cámara. Este archivo por tanto no está procesado, como sí que ocurre con los archivos JPEG, en los que la cámara ajustará automáticamente parámetros de la imagen como el balance de blancos, el contraste, la saturación o el grado de nitidez, entre otros, para después comprimirlos y ofrecernos el archivo final. Dicho archivo final es un formato de compresión con pérdidas, y es por eso que la edición que podamos realizar posteriormente de un archivo JPG en cualquier programa será destructiva, algo que no ocurrirá en el caso del archivo RAW que es un archivo sin pérdida de calidad y que tiene un margen mayor de edición.
  2. Si disparas en RAW, no hace falta que te obsesiones con el balance blancos. En edición podrás ajustarlo tal y como quieres sin notar ninguna pérdida de calidad en la temperatura de color de la imagen, algo que sí ocurría con los archivos JPEG. d
  3. En cuanto al ajuste de la exposición final de la toma, en edición tenemos bastante más margen para corregirlo en un archivo RAW que en un JPEG. Si te acuerdas de lo que era el rango dinámico (la diferencia entre las zonas más claras y más oscuras de la escena), esto se traduce en que un RAW será capaz de ofrecerte un mayor rango dinámico que un JPEG. Así pues, con un RAW podremos corregir y nivelar esa diferencia entre zonas claras y oscuras (sobreexpuestas y subexpuestas) de una manera mucho más resolutiva que en el caso del JPEG, en el que conforme vayamos ajustando ese desequilibrio notaremos que empiezan a visualizarse fallos en la imagen, porque como decíamos antes se trata de un formato de compresión con pérdidas.
  4. Mientras que el JPEG es un tipo de archivo universal, en el caso de los RAW no ocurre lo mismo. Cada fabricante tiene su propia extensión del archivo RAW, así pues encontrarás que:
    • El RAW de Canon es un CR2
    • El RAW de Nikon es un NEF
    • El RAW de Sony es un SR2
    • El RAW de Panasonic es un RAW2
    • El RAW de Olympus es un ORF
    • El RAW de Pentax es un PTX
  5. El RAW además es un archivo de lectura. Esto quiere decir que por muchos cambios que le apliquemos al archivo en edición, nunca modificaremos el archivo original. Lo que se hace es generar otro archivo ligado al original que es en el que se almacenarán los cambios realizados. 

¿Cuando No Debes Usar el Formato RAW?

¡Ah! ¿Que no debo disparar en RAW siempre? Pues lo cierto es que no… y te explico. Imagina que realizas una sesión de fotos y tienes una tarjeta de poca capacidad. No llevas más, así que tienes que controlar muy bien el número de disparos. Una de las cosas que tiene el RAW es que su peso es bastante mayor al de un JPEG, no en vano es un archivo sin compresión. Así que deberás valorar si quieres menos fotos en RAW, o más cantidad de fotos en JPEG. También puedes plantearte el disparar en RAW aquellas imágenes a las que sabes que luego darás una edición más trabajada.

Otra situación que puede hacer que el formato RAW no sea para ti es si eres un fotógrafo de gatillo fácil. Si cuando vas a realizar una sesión de fotos acompañado de otros fotógrafos, al volver tienes el doble de imágenes que ellos, entonces también deberás plantearte si luego vas a tener tiempo de procesar todos esos archivos. Y no solo el tiempo, sino el espacio extra que vas a necesitar para almacenar todas esas fotos. Ante ello tienes varias alternativas:

Para sacarle provecho a un archivo RAW necesitarás procesarlo, de lo contrario un JPEG resultará más atractivo.

Por último, el RAW no está hecho para ti si no te gusta procesar tus imágenes. Como te comentaba antes, el JPEG es un archivo final, ya está procesado por la propia cámara, por lo que podemos enseñar y compartir ese archivo que estará listo. En cambio el RAW no es un archivo final. Apuntábamos antes como una de sus principales ventajas que con él tenemos mucho más margen de edición para mejorar la fotografía, pero si no la vamos a pasar por un programa de edición, no tiene mucho sentido disparar en RAW, ya que el JPEG que puedas obtener de la toma incluso resultará más atractivo.

Analizando Algunos Ejemplos Prácticos

A continuación vamos a ver con ejemplos lo que realmente nos interesa, lo que vamos a poder lograr ajustando y revelando un archivo RAW y que nunca lograríamos con un JPEG.

1. Recuperar las Luces

Gracias a la cantidad de información que contiene un archivo RAW, si sobreexpones un poco tu toma (un poco, tampoco la vayamos a quemar), siempre tendrás margen para recuperar la información en la zona de las luces o zona clara.

En el primer ejemplo observamos como en la foto en JPEG se ha sobreexpuesto la toma llegando incluso a quemar algunas zonas. Nos falta información y detalle. Pero si tenemos la copia en RAW, esto se puede solventar ajustando la exposición y bajando las altas luces. Las casas del fondo aun siguen sobreexpuestas, pero en el resto de la imagen ya apreciamos muchos más detalles.

En el segundo ejemplo ocurre un poco lo mismo, tenemos la toma sobreexpuesta, y el faro se pierde entre un fondo blanquecino. Gracias al archivo RAW no solo podemos recuperar información en la zona del faro, sino que podremos conseguir dotar de mayor fuerza a las nubes y el mar.

2. Subir las Sombras

También ocurre muchas veces lo contrario, que nos encontramos ante una escena ante la que si queremos conservar cierta información en las zonas claras nos va a tocar subexponer las zonas más oscuras tal y como ocurre en la foto que te muestro a continuación.

En este caso la imagen fue realizada durante un viaje por el sur de Francia el año pasado. El día estaba nublado y uno ya sabía que esos cielos podían dar mucho juego a la hora de hacer la toma. En el momento de configurar la cámara la primera decisión que tomé fue la de querer conservar ese cielo. Lo ideal hubiera sido disponer de un filtro neutro degradado para conseguir un mejor rango dinámico y tener todas las zonas bien expuestas, pero en ese momento no disponía de él. Ante la situación, elegí exponer la toma en un punto medio en el que quedaron subexpuestas las sombras, pero en el cielo conservaba el detalle. Gracias al RAW, en la edición pude levantar las sombras y así mostrar lo que se escondía en ellas (aunque no sea con una calidad máxima), algo que hubiera sido impensable de hacer con un JPEG.

Y en este segundo ejemplo ocurre lo mismo. Tenemos bien expuesto el cielo, pero la parte de abajo está totalmente negra. No sabemos qué hay en ella hasta que levantamos en edición esas sombras.

Y no, si me preguntáis si disparar las tomas mal expuestas es una buena forma de trabajar por supuesto os diré que no. Pero a veces tenemos prisas, no nos da tiempo a configurar bien la cámara o simplemente no tenemos los accesorios necesarios para poder exponer adecuadamente las diferentes zonas de la imagen (como un un trípode, un filtro degradado ND o un flash externo), y en esos casos, un archivo RAW puede marcar la diferencia entre salvar una foto o tirarla a la basura.

3. Ajustar la Temperatura de Color

Seguro que alguna vez has disparado una toma sin comprobar antes el balance de blancos con el que estabas trabajando. Ya te contamos cómo ajustar la temperatura de color paso a paso con Photoshop, pero si dispones de un archivo RAW, el trabajo será mucho más sencillo y no importará que lo hagas en edición, puesto que una corrección fiel estará asegurada.

En este ejemplo se disparó la toma rápidamente y cómo veis, el ajuste de blancos que tenía la cámara en ese momento nos hizo obtener una imagen totalmente azulada. Al ser un RAW, tan solo modificando el balance de blancos ya obtenemos el color que queremos. Y si además hacemos unos cuantos ajustes básicos de exposición, la foto gana bastante más.

En este segundo ejemplo el balance de blancos era correcto, la cámara no se equivocó. Pero dándole unos toques en edición y haciéndolo un poco más cálido, como comprobarás, la foto ganaba bastante. Además aquí también levantamos un poco las sombras para poder ver los edificios que rodeaban la playa.

¿Cómo Configuro Mi Cámara para Disparar en RAW?

img_6192

¿Te has decidido a disparar en RAW? ¡Es una estupenda idea! Ahora tienes que coger la cámara y meterte en el menú para indicar el tipo de formato con el que quieres realizar las fotos.

Si todavía tienes algo de miedo o respeto por disparar solo en RAW, no te preocupes porque tu cámara ha previsto esa opción y te va a ofrecer la posibilidad de disparar la fotografía en los dos formatos a la vez. ¿Por qué? Bueno, puede que hayas hecho la foto y necesites compartirla rápidamente por las razones que sean. El archivo JPEG en este caso hará que esa transferencia pueda ser más rápida que estar cogiendo el RAW, editarlo y pasarlo. O también puede que quieras echar un vistazo o hacer un pase rápido con los amigos y tu ordenador no logre reproducir el archivo RAW porque le falte algún códec. Para esos casos puede serte muy útil disparar en ambos formatos. (Aunque también puedes buscar un paquete de códecs para que tu ordenador pueda visualizar los archivos RAW como este).

Aun así, hoy en día incluso muchos de los móviles que utilizamos permiten editar un archivo RAW, por lo que ya no nos hará falta un ordenador para poder hacer los ajustes básicos y mandar la foto a continuación.

Para procesar tus archivos RAW en el ordenador, tienes a tu disposición programas como Adobe Camera Raw, Lightroom o Capture One. En el caso de los móviles que permiten editar RAW, aplicaciones como Snapseed o RawDroid te permitirán realizar los ajustes desde el dispositivo.

¿Te Pasas Al RAW?

¿Qué te ha parecido? ¿Te convence la idea de pasar a disparar en RAW? Tal y como muestran los ejemplos, el margen de corrección que nos ofrece este tipo de archivo es muchísimo más amplio que el de un sencillo JPEG. Aun así, está claro que debemos intentar siempre sacar el mejor resultado posible ya desde la cámara, y no confiarnos con la típica frase de “Esto lo arreglo yo luego en edición”.

Personalmente, desde que descubrí todas sus bondades se me hace muy complicado no utilizarlo. Y a ti ¿te pasa lo mismo? ¡Cuéntanoslo!

Comentarios

  1. No hay duda de que es mejor en raw.
    Pero los ejemplos que ponéis tampoco son reales ya que los jpg no los habéis trabajado y si los raw.
    Los jpg también se pueden trabajar y solo como ejemplo en el foro hay un montón de fotos que cuelga la gente y los foreros les hacen cambios o arreglos….Estan en jpg.
    No discuto que sea mejor , pero al jpg se le puede hacer de todo.
    Muy buen artículo.

    • Efectivamente Joseba, el JPEG también se puede trabajar. Sin embargo, el objetivo de este artículo era mostrar lo mucho que podemos ganar con un archivo RAW respecto a un JPEG que aparentemente sale ya “bien” de cámara. No quería confundir demasiado con tantas copias de editado/no-editado por tratarse de un artículo más introductorio, pero me anoto como sugerencia para en un próximo artículo cubrir el tema más a fondo comparando ediciones de JPEG y RAW de una misma foto. Muchas gracias por comentar!

    • Noemí León dice:

      Si pretendes trabajar en edición el archivo, te recomiendo que dispares en RAW. El trabajo que harás será el mismo que si editaras un JPG, y el resultado siempre será mejor, ya que desde el RAW conservas mucha más información. Yo he revelado JPGs a los que los tonos de la piel se desvirtuaron sobremanera al aumentar la exposición, que hubieran quedado infinitamente mejor si hubieran disparado en RAW (obviamente estos archivos no eran míos, era trabajo). Y también he recuperado fotos completamente negras de momentos en los que el flash no saltó porque no había dado tiempo a refrescar, cosa que con un JPG hubiera sido imposible.
      Lo dicho, para la gente a la que no le gusta trabajar la foto después en edición, pues que dispare en jpg (a ellos de hecho va dirigido este artículo), pero si vas a trabajarla, RAW sin duda.

  2. Mis últimos cuatro debates subidos a este foro son jpg y es más son con el móvil y luego trabajados en ps.

    • alejogerosa dice:

      eres un crack Joseba! ;)
      Sí, la verdad es que el jpg también da algo de juego y, si está bien expuesto, puede mejorar la foto. Pero claro que, tal como dice el artículo y decís vos, el raw es muy superior.

  3. [email protected] dice:

    iba a pedir que pongan bajar en pdf pero el articulo de joseba me dejo contento, gracias a ´el.

  4. Andrey Alfonso dice:

    Tengo una duda al respecto. ¿Qué tan rápido procesa una cámara fotos en formato RAW?. Es decir ¿si quiero disparar en ráfaga el procesador no se cuelga al tomar fotos de mayor tamaño?

    • yasirax dice:

      Normalmente en el manual o especificaciones de la cámara indica el numero máximo de fotos en ráfaga que es capaz de disparar antes de colapsarse el bufer de la cámara, evidentemente en jpg suele doblar o triplicar ese numero debido a que ocupan menos. Has puesto un buen ejemplo donde si es muy importante pillar el momento es preferible el jpeg a secas por el riesgo de que si tiras en RAW y tu cámara es normalista te deje colgado por llenar el bufer de memoria (luego según la cámara le puede costar hasta varios segundos para que te vuelva a dejar disparar)

  5. andres zazueta dice:

    Gracias Por Sus Información
    Es Excelente Felicidades
    Saludos lo

  6. Montse Mori dice:

    Una duda que me surge, soy nueva en la fotografía y ya estoy tomando en RAW y editando en LR, mi duda es: que se recomienda al revelar, grabar en .jpg? o en que extensión? me gustaría poder imprimir mis fotos y no solo dejarlas en mi compu.
    Gracias!

    • yasirax dice:

      Normalmente cuando la foto ya esta terminada de revelar a nuestro gusto exportamos el resultado a jpeg en máxima calidad para imprimir o guardar, el que tenemos que conservar siempre es el negativo digital (RAW)

  7. bermudez dice:

    Yo hace un tiempo que trabajo en jpg+raw y me va genial,tengo mis negativos de todas las fotos,luego me quedo con los que voy a necesitar y los demas los borro,hoy en dia las tarjetas de memoria son muy baratas.

    • yasirax dice:

      Opino exactamente lo mismo, yo normalmente trabajo así, tiro en Raw+JPEG, intento que el jpeg este lo mas afinado posible para mis preferencias pero siempre lo acompaño del RAW por si quiero corregir algo después o ser creativo, hoy en día como has comentado con lo baratas que están las tarjetas de memoria tampoco tiene mucho sentido ahorrarse el jpeg mas cuando disparamos enorme cantidad de fotos y normalmente solo editamos las mas importantes

  8. manb dice:

    No considero que sean unas pruebas incontestables tal como dice el título y estoy de acuerdo con lo que ya han dicho por ahí. Que es mejor tirar en raw no me queda duda, pero tampoco veo mucho sentido tirar en raw+jpg cuando utilizando lr podemos guardar en jpg aquellas fotos que sabemos “casi” seguro que no vamos a editar más en raw. En cuanto a guardar fotografías en raw, solo lo hago con aquellas que me gustan y considero que algún día me podría interesar editar creativamente.
    Por resumir y teniendo en cuenta de que soy de gatillo rápido, este es mi método:
    1. Tiro siempre en raw y nunca descarto en cámara, a excepción de pifias.
    2. Vuelco con lr y ahí es donde descarto y eliminó las que no me gustan.
    3. A la vez que hago el paso anterior, edito las que crea necesario para mejorar.
    4. Selecciono las que me gusta para recrearme y las mantengo en raw, todas las demás las convierto a jpg de máxima calidad, los demás raw a borrar.

    • Gracias por contarnos tu método! El raw+jpeg es para utilizar en aquellos casos en los que necesitamos compartir la foto rápidamente y no disponemos de un dispositivo para poder ajustarla. Un saludo! :)

  9. konkavo dice:

    Gracias por el artículo Silvia. Controvertido tema este del raw frente al jpg.

    Estoy de acuerdo con los que ya han apuntado muy acertadamente que has comparado raws muy procesados con jpgs sin procesar. Lo de que no has querido complicar el artículo suena una excusa un poco floja.
    Parece que hay consenso general en que el raw contiene más información que un jpg, pero pocos dicen que saber extraer partido de esa ‘mucha información’ no está al alcance de cualquiera. Estoy un poco cansado de oír que basta con tener el original que captó la cámara y podremos procesarlo hasta límites increíbles. Procesar un raw no es cosa fácil. Hay que saber en qué consiste un archivo digital de fotografía, hay que conocer un software que requiere un aprendizaje, hay que saber qué aplicar en cada caso, en definitiva, hay que dedicarle mucho tiempo y conocimiento.
    Mi experiencia con el procesado es que si la foto tiene carencias importantes de exposición o color, el raw da más la talla que el jpg. Pero de ninguna de estas fotos a las que he aplicado un procesado ‘agresivo’ he obtenido nada aprovechable. Vamos, que las fotos que ya vienen mal nunca acaban siendo fotones. Las puedes salvar sí, pero nada más. Pero si la foto está aceptablemente bien, nos va a costar mucho esfuerzo llegar con el raw al nivel que ya nos da el jpg de la cámara. Y si al jpg le aplicamos un sencillo procesado todavía nos va a costar más alcanzarle con el raw.
    Pensad que los algoritmos de enfoque, reducción de ruido, tratamiento del color, contraste, saturación, etc que lleva un jpg de cámara están muy, pero que muy pensados por especialistas de las marcas que se conocen muy bien los archivos raw que generan sus cámaras. Un jpg de cámara no es más que un raw ya procesado por alguien que sabe mucho y que nos da una base de partida muy bien trabajada. No es ningún pecado aprovecharla.

    No quiero enrollarme más. Solo quiero hacer llegar a la gente que no esté muy metida en esto del raw que no se crean que un raw es una panacea. Hay que aprender mucho de procesado para llegar al nivel que lleva un jpg ya incrustado.

    Una última apreciación. Los archivos raw sí son archivos comprimidos, igual que los jpg. La diferencia es que la compresión que se hace a un archivo raw es una compresión sin pérdida. Esto quiere decir que ese archivo se puede descomprimir y recuperar el archivo original sin perder ningún pixel. En un jpg siempre se pierde algo al descomprimir pero, si la compresión está bien hecha, lo que perdemos suele ser inapreciable para un uso ‘normal’ del jpg.

    • Muchas gracias por comentar! Como ya le decía a otros compañeros, me anoto para el futuro tratar el tema comparando el procesado de un jpeg y un raw a fondo. Y siento si suenan a excusas mis explicaciones de no haberlo hecho en este artículo, pero el objetivo era acercarnos un poco más al formato raw desde el principio. Poco a poco iremos avanzando.

      Coincido sin duda en que para que se le apliquen las bondades a este formato hay que saber usarlo y sobre todo procesarlo, y que si una foto está mal ya de por sí, no lograremos tampoco que quede perfecta. Por supuesto, ni el jpeg es malo ni el raw es la panacea, hay que saber aprovecharlos cada uno a su manera.

      Un saludo! :)

  10. [email protected] dice:

    por favor pongan el articulo para bajarlo en pdf

  11. juanpsolf dice:

    Excelente trabajo comparativo. Yo ya estaba convencido de antes, pero el artículo te da más argumentos y ejemplos, muchas gracias.

  12. miguelgmsm dice:

    Qué pedazo de artículo, enhorabuena, Silvia!

  13. ariuli74 dice:

    Excelente nota. Yo sinceramente no sabía para que me podía servir este formato. Desde ya que lo tendré en cuenta para algunas situaciones importantes para mi. Iré aprendiendo sobre RAW sobre la marcha, pero desde ya muchísimas gracias por este DESCUBRIMIENTO.

  14. [email protected] dice:

    FALTA! “y este articulo en version pdf”

  15. Moliendo dice:

    Mi duda es:
    Si no tengo problemas de almacenamiento, ¿siempre es recomendable usar RAW a 14 bits?

    • Si una vez haces las fotos vas a procesarlas, es una buena opción. Pero todo depende de si te gusta la edición y del uso que le vayas a dar a esas fotos. Un saludo y gracias por comentar! :)

  16. fvaras dice:

    Gracias Silvia y a todo el equipo de dzoom por este articulo y todos los otros. Yo lo he aprovechado en todos los aspectos que me interesan, los otros los leo y analizo si me interesan, pero eso no significa que a otros les sirva. Cada uno ve sus propias necesidades.
    Te cuento que saque el artículo en pdf y se lo mande a un amigo que siempre dice que no le gusta modificar las fotos, yo le digo que no se modifican, que solo de procesan.
    Gracias nuevamente y por favor sigan con sus muy buenos y productivos artículos, sean de lectura o video
    Fernando

    • Muchísimas gracias a ti por leernos! Nos alegramos de arrojar un poquito más de luz sobre diferentes temas fotográficos para ayudarnos entre todos. Un saludo! :)

  17. MaikelB dice:

    Opino como muchos de los compañeros, está claro que el RAW es significativamente superior al JPG, pero no se puede hacer una comparación de un JPG tal como sale de la cámara con un RAW ya editado, son incomparables, para empezar uno está editado y el otro no, es de cajón.

    Si la intención era ver la diferencia de rango a la hora de editar debería de compararse JPG Editado VS RAW Editado, ahí si sería una comparación justa, ya que si ponemos el RAW en bruto junto al JPG en bruto seguramente no haya casi diferencia entre uno y el otro.

Opina